Aparecen: , , ,

En el Municipio cada uno hace su juego poniendo en serio peligro el Liderazgo de Inés

Un nuevo escándalo sacudió al Palacio Ramírez de Velasco, que ya mostró varias consecuencias para la interna de la Coalición que llevó a Inés Brizuela y Doria a la Intendencia de la capital riojana. Hoy, Juntos por Carambola, muy por el contrario de ser una Coalición de Gobierno, es un un montón de jugadores que lejos de coordinar y mostrar juego en equipo, salen a la cancha cada uno por separado a mostrar únicamente su juego propio. El liderazgo de la Intendenta se diluye.

Tiempo de lectura:3 Minutos, 41 Segundos

Redacción de RiojaLibre

Para que sirva de guía veamos lo que dice Wikipedia sobre las coaliciones: «Las coaliciones pueden formarse antes o después de la celebración de las elecciones. Pueden ir a la convocatoria electoral con sus listas fusionadas, en cuyo caso se lo denomina coalición electoral, o bien pueden ir por separado para luego unirse a la hora de formar gobierno. Cuando miembros de varios partidos pertenecen a dicho gobierno, se habla de gobierno de coalición.»

Esto describe perfectamente lo que está pasando actualmente en el Municipio. Juntos por el cambio, no es una coalición Gobierno, es una coalición electoral: Juntos por Carambola. Su razón de ser fue ofrecer una oferta electoral para llegar al Palacio Ramírez de Velasco. Y cuando logró el objetivo, entre otras razones por errores ajenos, (el peronismo en capital fue dividido), comenzaron los problemas propios de una gestión que tiene que tomar medidas de Gobierno.

En este sentido, la aparición de la pandemia del Coronavirus, ayudó a que las grietas del Inesismo no se expresaran antes. Pero cuando comenzó el tiempo de jugar, aparecieron (como en el tenis) los errores no forzados. Errores propios que no son producto de las acciones del contrincante.

La primera alarma sonó con el caso del Concejal Herrera, y su detención por presunta violencia de género. Un Concejal del propio espacio de la primera intendenta mujer de La Rioja, era sospechoso de ejercer violencia de género. Sin que se hubiera pronunciado la Justicia, los Concejales de su propio bloque, el vice intendente, y la intendenta lo juzgaron públicamente.

Tal vez buscando el rédito político de embanderarse con la lucha feminista sin serlo (Inés Brizuela y Duría voto en contra de la Ley de aborto hace dos años, una de las principales luchas del movimiento feminista) actuaron precipitadamente. Se inició Juicio Político al Concejal Herrera, con declaraciones de todos sus (ex) correligionarios anticipando que Herrera debía ser apartado del Concejo.

El fallo de la Jueza Cabral sobre la inexistencia de delito en el caso de Herrera, no hizo retroceder al radicalismo. Simplemente no importa que no haya delito para destituir a un Concejal. El Concejal Nazareno Rippa (voz oficial de la intendenta en el Concejo) expresó en sesión que ‘aún sin haber delito, se puede avanzar en el Juicio Político porque son comportamientos que no hacen a la honorabilidad que implica ser Concejal’

La segunda alarma se encendió cuando el Vice intendente Guillermo Galván, tuvo un comportamiento inapropiado y violento con la Concejal Ximena Marenco, quien presentó una denuncia por violencia de género al sentirse amenazada. En un giro pragmático propio de la especulación política, el radicalismo se olvidó de las razones para destituir a Gómez Herrera, y sostuvo al viceintendente.

Este respaldo a Galván, le está costando a la Intendenta el descontento interno. Nadie está conforme: los concejales que le responden cansados por tener que votar en contra de sus opiniones, secretarios que aprovechan para posicionar a sus figuras de confianza, mandos medios que confrontan abiertamente con el Gobernador Quintela, medios de comunicación con una abultada pauta municipal que apuestan al desgaste del gobierno provincial, y por último, el propio viceintendente que busca su juego propio, aún a costa de comprometer el futuro político y la gobernabilidad de la Intendenta Brizuela y Doria.

En definitiva, un montón de jugadores que lejos de coordinar y mostrar juego en equipo, salen a la cancha cada uno por separado a mostrar únicamente su juego propio. Para la intendenta Brizuela y Doria, esto resulta además de complicado, peligroso. Las razones son que además de que este comportamiento de su espacio le puede jugar en contra de la gobernabilidad, su liderazgo se ve comprometido al no poder ordenar la tropa propia.

Toda esta acumulación de errores no forzados puso en peligro la mayoría obtenida en las últimas elecciones. De confirmarse, la imposición de decisiones que viene practicando el radicalismo, va a tener que cambiar para entrar en una fase de negociación y diálogo. Allí será necesaria la pericia de los Concejales oficialistas, para sancionar los proyectos de agrado de la Intendenta. Algo que precisamente hasta el momento, no han sabido mostrar.

Como están las cosas en este momento, Juntos por Carambola ha demostrado ser una buena coalición electoral (ganó la Intendencia), pero una pésima colación de gobierno. De mantenerse esto, no solo el malestar interno se irá profundizando; sino que el liderazgo de Inés Brizuela y Doria se irá comprometiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

La vacuna contra el COVID-19 ya tiene fecha estimada y precio para Argentina: Octubre y $1700

La farmacéutica Pfizer anunció que la vacuna contra el coronavirus que elabora en forma conjunta con la compañía BioNTech SE pasó a la fase 3 de ensayos, y estimó que podría estar lista para octubre a un costo de USD 20. Las pruebas de la última fase por la que deberá atravesar el fármaco llega apenas una semana después de que Moderna INC notificara los resultados en relación a su vacuna.