Los niños prefieren una Navidad sin sorpresas

Los niños prefieren una Navidad sin sorpresas

Lo reveló una encuesta nacional a nenes de entre 5 a 11 años. En 2014 el porcentaje era menor, 64%. Los tecnoregalos vienen en alza: la mitad ya tiene su propio celular o computadora. Cuando el reloj marque las 12 y los chicos empiecen a desenvolver sus paquetes habrá grandes gestos de alegría, pero no de sorpresa. Y es que la gran mayoría, debajo del arbolito, encontrará los juguetes que esperaba: los que había pedido. A lo sumo, si hubiera algún misterio, será cuál de todos sus deseos le será concedido esta vez por Papá Noel.

Así lo sugiere, al menos, una encuesta a más de mil chicos de todo el país a la que Clarín accedió en exclusiva. En el estudio Kiddo’s 2016, realizado por la consultora Markwald, La Madrid y Asociados, 7 de cada 10 niños argentinos de entre 5 y 11 años dicen que son ellos mismos quienes tienen la última palabra sobre los juguetes que les compran.

Consultados sobre quién elige sus juguetes, surgió que en el 57% de las familias es siempre el chico y que en otro 14% de los hogares lo hacen los menores casi siempre. Así, en el 71% de los casos Santa se limita a cumplir los deseos de la cartita que los chicos les escriben. En 2014 había respondido igual sólo el 64% de los chicos y 10 años antes -en 2004- un 63%.

El dato actual se completa con que en otro 20% de las familias los juguetes se eligen entre el chico y los adultos, en una suerte de negociación. Sólo en un 7% de los hogares los grandes deciden según su propio criterio, sin darle voz ni voto a su futuro usuario. En 2010 eran un poco más: la proporción llegaba al 11%.

“Los chicos sienten que tienen gran poder de decisión. Por supuesto, eso no significa que los grandes les vayan a comprar todo lo que quieren, porque sería imposible. Pero queda claro que ellos participan muy activamente en el proceso, haciendo sus pedidos y hasta acompañando al adulto a comprar. Lo que nos dicen los números es que son muy pocos los chicos a quienes no les hacen caso sobre lo que quieren”, interpretó Mónica La Madrid, la investigadora a cargo del sondeo.

La especialista remarcó que la influencia infantil en la compra de juguetes es mucho más alta en Argentina que en Brasil, donde sólo al 34% de los chicos de 5 a 11 les dejan elegir. Aunque contó que nuestro país queda por debajo de México, donde 81% de los niños decide.

“Acá los padres suelen comprar lo que les piden -agregó La Madrid-, pero aplican un filtro en función del presupuesto, de lo que consideren bueno y de lo que a ellos mismos les gusta. Los chicos ganaron influencia en parte porque ahora tienen su propio dinero y les dejan gastarlo en lo que ellos quieran.”

En ese sentido, una encuesta de la Universidad Abierta Interamericana publicada por Clarín este año había mostrado que el 50% de los chicos porteños recibió alguna vez dinero como regalo en fechas especiales como sus cumpleaños, el Día del Niño y Navidad.

Jugueteros confirman que los padres llegan a los locales con las listas de los pedidos y sólo definen cuál de todos comprar, según el presupuesto disponible.

Darío Melmestein, comerciante juguetero y presidente de la Asociación Argentina de Empresas de Juguetes, confirmó que “muchas veces los padres llegan con pedidos concretos”. “Se da más en Navidad que en otras fechas porque las publicidades crecen fuertemente y eso influye bastante en los deseos de los chicos”, precisó.

Y comentó: “En los meses previos los padres llevan a sus chicos a la juguetería como un paseo y aprovechan para ver qué les gusta. También los chicos van haciendo pedidos. Y luego los adultos compran según sus posibilidades. Por lo general, si no es lo que les pidieron, tratan de que al menos sea algo parecido”. Para esta Navidad, detalló Melmestein, los padres vienen llevando un promedio de dos juguetes de unos $ 300 a $ 350 cada uno.

El estudio internacional Kiddo’s detectó que también en la compra de ropa para chicos la opinión de ellos ganó influencia, aunque aún resulta bastante menor a la que tienen en la juguetería. En las tiendas de indumentaria, sólo en el 42% de las familias los niños eligen con qué vestirse. En otro 44% la decisión es compartida con los mayores.

Otra tendencia en alza es la de regalarles dispositivos informáticos. Como efecto, año a año los “tecnoregalos” se van acumulando y hoy, según la investigación, el 52% de los chicos ya tiene celular propio antes de los 11 años. Los que poseen computadora de uso exclusivo son ahora el 45% y el 39% son dueños de una tablet.