«Son dos niños maravillosos, los adoro»

«Son dos niños maravillosos, los adoro»

Mario Monzón es el dueño de la Gomería, que les permitió a Marcos y Alexandro ‘calibrar las ruedas’ de los clientes para quedarse con las propinas. Mario nunca imaginó que con sus primeras ‘ganancias’, estos dos niños tuvieran el gesto de hacerle un Regalo. “Realmente unos niños maravillosos. Los adoro”, termina el posteo con el que cuenta la conmovedora historia.

Marcos y Alexandro son dos niños que trabajan desde hace varios meses en una gomería de la capital riojana. Tuvieron un pequeño gesto con el dueño, que les permite calibrar las ruedas de los clientes, ganándose unas propinas.

Mario Monzón, el dueño de la gomería, un día fue sorprendido por los niños, porque le regalaron una remera, en un gesto de agradecimiento por dejarlos ganarse unos pesos todos los días.

Un pequeño gesto de los niños que desnuda otras historias y una triste realidad. Vaya saber porqué estos pequeños tienen que trabajar. Lo cierto es que lo hacen de forma honesta, todos los días, por unas monedas.

“Son dos nenes que vienen todos los días sin falta a mi gomería”, publicó el dueño de la gomería, en un posteo en la red social Facebook que tuvo innumerables comentarios. Agregando la foto de los grandes pequeños, que esperan unas monedas para que los clientes tengan las gomas de los autos y motos como corresponde.

“Realmente unos niños maravillosos. Los adoro”, termina la publicación, dedicada a estos dos grandes pequeños que se ganan la vida trabajando.