#NuevaSección #SabiasQue #DiquedelosSauces

#NuevaSección #SabiasQue #DiquedelosSauces

Hoy damos inicio a una nueva sección en RL: Sabías Qué…? Todas las semanas te contaremos un dato oculto de alguna institución o polo turístico de los tantos que cuenta nuestra Provincia. Empezamos con El Dique de Los Sauces, obra magnífica de ingeniería destinada al embalse de las aguas para riego y consumo de la capital. Fue inaugurado el 4 de enero de 1931 por el ingeniero Carlos A. Volpi .

En 1932 se decía: “Construido para almacenar 21 millones de metros cúbicos en solo dos aportes anuales de las vertientes del río debido a las lluvias en las sierras, ha embalsado en la actualidad un volumen de agua que oscila entre los 6 y 8 millones de metros cúbicos, habiendo formado un lago con un espejo de agua de más o menos 80 hectáreas.

Placa que recuerda al Ing. Carlos Volpi

Esta hermosa obra, tan criticada, objetada y desacreditada hasta por aquellos que han tenido que participar de ella porque pensaban erróneamente que sería un fracaso, está dando ya sus buenos resultados (1932) garantizando el riego oportuno a buen número de hectáreas que si no llegan a ser todavía el que se calculó, No por eso dejan de estar mucho más beneficiados que antes, sin que aún haya derecho a suponer que no aumente el caudal y por lo tanto no se pueda aumentar la zona de riego.

El agua para beber que anteriormente a la terminación del Dique de Los Sauces se consideraba muy buena por tomarse directamente del río con el embalse de las aguas y su estancamiento, el enorme arrastre de materia orgánica en las primeras crecientes y posiblemente filtraciones del fondo de gases extraños, después de conectarse a las cañerías distribuidoras, el agua llegaba a las canillas con un aspecto muy oscuro y barroso y con un olor desagradable que se percibe con mucha intensidad en el dique, siendo muy natural la alarma que tal hecho suscitara.

Pero posteriormente y a medida que el agua fue aquietándose y se le trabajo en los filtros, su aspecto cambió, se clarificó y al venir la segunda descarga de la creciente del último verano si bien se enturbió un poco, volvió a componerse a los dos días. El resultado actual es que, después del recorrido de 10 kilómetros en el fondo del río en donde se agita y oxigena, pasa a los filtros y allí se la trata por el cloro para destruir toda bacteria peligrosa, entrando después a las cañerías de distribución de la ciudad,de tal modo que analizada el agua tomada en cualquier canilla no se le encuentra Bacilos”. Años más tarde se anunciaban la ejecución de obras de mejoramiento a lo largo del Tajamar, como así también la realización de trabajos de reparación en el camino al Dique Los Sauces.

 

Referencias:
Ref. 1 – Cuenca del río Grande o de La Rioja:
Se origina en la falda Sur oriental de las Sierras de Velazco y tiene numerosos afluentes, algunos de curso temporario; sus aguas provienen de las lluvias de verano. Aguas abajo de Huaco recibe el nombre de Huaco o Grande; corre entonces encajado por una estrecha quebrada, sus aguas son captadas al final de la misma y se infiltran en el relleno aluvional del Valle de Sanagasta. Aflora periódicamente y llega hasta el dique de Los Sauces ; en este tramo recibe algunos afluentes, como los arroyos Salamanca, Chilecito y Alumbre. Al salir del dique, su cauce toma una dirección más o menos hacia el sur; luego se pierde hacia el este en la llanura arenosa. También llegan al río de Los Sauces otros ríos secos, en la mayor parte del año, como el río del Mal Paso, el Tala, el Talamuyuna, La Cañada Los Mogotes, que son de carácter torrencial. Su aprovechamiento es para la producción de energía, usos domésticos y también riego. Las obras de mayor envergadura son la construcción del dique, galerías filtrantes y perforaciones sobre el río de Los Sauces, de aguas aptas para todo uso.

Ref. 2 – Carlos A. Volpi:Carlos Volpi nació en Buenos Aires el 9 de noviembre de 1890. Obtiene su título de ingeniero civil en la orientación hidráulica en la Universidad de Buenos Aires en el año 1913. Becado a Europa, realizó estudios en Alemania. Fue el organizador de la Dirección General de Irrigación de la Nación del MOP, creada en 1915. En su larga actuación profesional en la Ex-Dirección de Irrigación participó de la época que dio brillo a la ingeniería argentina, en que un grupo de pioneros, proyectó y construyó las grandes obras que a lo largo y ancho del país abrieron rutas, construyeron puentes, canalizaron ríos e hicieron diques para regular el flujo de las aguas. El ingeniero Volpi dirigió además las obras de embalse de la Quebrada de los Sauces, en los diques: Cruz de Piedra, San Felipe, San Roque y Nihuil. En 1950 fue integrante del Directorio de la Comisión Nacional de Energía Atómica en el período inicial de esa institución, asesor científico de la Dirección de Agua y Energía y desde 1940 hasta 1968, año de su fallecimiento, fue miembro Titular de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. Poseía un espíritu jovial, comunicativo, amable y sumamente cordial.

FUENTE:
Textos: Miguel Bravo Tedin – Crónica de 4 Siglos
Webs: www.tribunet.com.ar, www.wikipedia.org, www.unq.edu.ar, www.ancefn.org.ar,
Fotos: Fredy Páez Lucero.

Edición web: OAD