Solorza y Robledo, las caras visibles de la Organización

Solorza y Robledo, las caras visibles de la Organización

Redacción de RiojaLibre Cuatro fueron los aspectos básicos que ‘brillaron’ en la Chaya de Oro, e hicieron posible que en una edición tan importante se tenga el orgullo de batir récords de venta de entrada. Primeramente, las dos caras visibles de la Organización (el Secretario de Prensa Luis Pichi Solorza y el Secretario de Cultura … Sigue leyendo Solorza y Robledo, las caras visibles de la Organización

Redacción de RiojaLibre

Cuatro fueron los aspectos básicos que ‘brillaron’ en la Chaya de Oro, e hicieron posible que en una edición tan importante se tenga el orgullo de batir récords de venta de entrada. Primeramente, las dos caras visibles de la Organización (el Secretario de Prensa Luis Pichi Solorza y el Secretario de Cultura Víctor Robledo) tuvieron una permormance incuestionable: a toda hora se pusieron al hombro el evento, estando atentos a que ningún detalle entorpezca el Festival Mayor de los Riojanos.

En segundo lugar, otra vez Toño Castro y su productora volvieron a deslumbrar: el sonido y la iluminación del Festival fue destacados por todos los espectadores. No es novedad el profesionalismo con que se desempeña Castro Producciones, ya que es solicitado por algunos de los Festivales y Eventos más importantes del País. Cuando en el NOA y/o Norte hace falta Sonido, el teléfono de Toño Castro es el primero en sonar.

A su vez, no se puede dejar de subrayar la ‘atención’ de la Organización con los Medios de Prensa que cubrieron el Festival. No se hizo diferencia entre medios locales y nacionales (como debe ser), y se subió el nivel de acreditaciones con respecto a años anterior. Cada periodista tenía su Credencial profesional (con nombre, apellido, DNI y Foto), que le permitía cubrir el Evento con todas las comodidades correspondientes. La respuesta de los Medios fue más que satisfactoria.

Por último, la puesta en escena de la Chaya de Oro no tuvo nada que envidiarle a ningún Festival del País. Escenario, Sonido, Iluminación y Programación perfecta para que los artistas den su mejor versión a la hora de enfrentarse a las más de 20.000 almas que asistieron, por noche, al Autódromo.

ÚNICO E IRREPETIBLE SHOW DE ULISES BUENO ANTE UN CHAYÓDROMO CASI DESBORDADO

El cantante cuartetero cordobés ofreció un show único e irrepetible en la sexta luna de la Chaya de Oro en un Chayódromo que reunió la mayor cantidad de asistentes en un predio que lució prácticamente desbordado. En la jornada chayera hubo actuaciones muy aplaudidas como las del dúo cordobés “Tupachi”, Roxana Carabajal, La Vuelta Valijera, Chilecito Trio, Yohana Carrizo y Javier Calamaro, entre otros.

La sexta luna chayera se abrió después de las 21.30, tras la bienvenida formal de Juan Manuel Moreno y la voz femenina de la periodista y locutora Ana Argañaraz, subieron al escenario chayero la artista Bárbara Flores, oriunda de Chepes, que dejó sus interpretaciones de cumbia romántica. Después se sumarían a la animación, Walter Montivero, propulsor y difusor del folklore, Ricardo Alberto “Cheto” Ibañez y la presencia infaltable de Homero Coronel Montes.

Mas tarde llegó la presentación de Rubén Montaña, conocido por su origen en el rubro folkórico y ahora incursionando en el cuarteto, para hacer lo propio a continuación Paola Díaz “La Loba”, ex integrante de la recordada banda Super Grupo Manzana, que presentó canciones melódicas, cumbia y folflore mejicano, invitando además a compartir escenario a Bárbara Flores.

Luego Los Labriegos, provenientes de San Juan dejaron un repertorio de canciones folklóricas con estilo propio enraizado en el sonido tradicional cuyano

En tanto, en medio de la fiesta chayera, desde Aimogasta aportó el ritmo de canciones del folklore tradicional Andy Paredes.

Después, llego quien es hijo de una familia y barrio chayero como el San Román, German Nieto quién ha logrado que se inmortalice una particular vivencia como es la chaya barrial que dejó plasmada en “El Camión de German”, el sauceño Pica Juárez.

Nube de harina en el Chayódromo para dar rienda suelta a la alegría y folklore tradicional presentes en la Chaya de Oro, con público local y proveniente de otras provincias, cómplices espontáneos en nuestra celebración ancestral

Luego para mantener encendido ese fervor chayero subieron al escenario los integrantes de Libre para Amar, grupo de la zona rural Este de la capital riojana, que ofrecieron una selección de canciones con ritmo de guaracha santiagueña, un estilo de fusión a partir de la chacarera y el chamamé, que fueron festejadas por el público.

Si de cantar se trata, los jóvenes son quienes heredaron el canto ancestral de nuestros mayores y son quienes llevan viva la llama del coplerio, la incorporación de nuevos instrumentos y una exquisita selección de canciones, describieron a este joven cantor, Andrés Contreras su alegría necesaria para compartir con el público presente en la chaya.

También se hizo presente Javier Calamaro, a quien es difícil encuadrarlo en un genero ya que ha incursionado en rock, lo hace en tango y folkore, incluso se animó a cantar ritmos de chaya, ya sea como lo viene haciendo en condición de solista o bien participando junto a artistas nacionales como su hermano Andrés, Alejandro Lerner, Charly García, Rubén Juárez, Adriana Varela, o locales como Los Legales, actuación que repitió esta noche en el chayero.

En estos tiempos se ha familiarizado con La Rioja a tal punto que está trabajando en un video que filmará en Corona del Inca y acompañará un nuevo trabajo musical. Es también un promotor de los atractivos naturales de nuestra provincia.

Nuestra Sanagasta de la salamanca ha brindado excelentes poetas, copleros y cantores, uno de sus hijos es Ítalo Ferreyra. Dejó en esta Chaya de Oro una serie de canciones que mantuvieron vivo el clima fiestero y fue muy reconocido por el público.

Esta chaya se propuso ser federal, convocando a artistas locales y sobre todo jóvenes, como el caso de Yohana Carrizo, salida de una familia de artistas y que inició su carrera desde niña.

En esta luna chayera demostró con creces las razones que la hicieron merecedora de innumerables distinciones, donde es profeta en su tierra, pero además lleva su voz a distintos escenarios.

Su carta de presentación es un repertorio variado de sayas, tinkus, chacareras, zamba, canción, huaynos, marcando su estilo “folclore festivalero”, temas que contiene su segundo material discográfico denominado “Chaya Morena”.

No son desconocidos para los riojanos, ellos son Gustavo “Toro” Corvalán y César Palavecino hoy las voces de “Tupachi”, generadores de un nuevo proyecto folclórico que nació a mediados de 2018, en la Ciudad de Córdoba.

Este dúo ya presentó su primer material discográfico. Ambos artistas incursionaron por el cuarteto y ahora volvieron al folclore. Corvalán es oriundo de Rosario, fue el ganador de la primera versión argentina de La Voz y acompañó a Soledad en las giras por todo el país, en donde recorrió grandes escenarios y festivales como Jesús María, Cosquín, Villa María, la Fiesta de la Chaya en La Rioja el festival del chamamé en Corrientes y muchos más.

En tanto que el cordobés Cesar Palavecino, se hizo popularmente conocido tras su paso por Operación Triunfo, para luego comenzar su carrera como solista dentro de lo melódico. El dúo hasta se animó a cantar El Camión de German”, gesto que fue muy aplaudido y acompañado con harina desde la platea, recibiendo sobre el final la primera ovación de la noche.

LA RIOJA Y SUS 50 AÑOS DE CHAYA

En la segunda parte de la sexta luna chayera, una vez mas la voz convocante de Homero Coronel Montes pronunció la frase sagrada de la chaya. ¡Salud América, Salud Argentina, Salud Riojanos, La Rioja vuelve a chayar. Con los fuegos artificiales que tocaban el cielo, el Chayódromo impregnado de albahaca y envuelto en harina dio rienda suelta a esta particular manera de vivir el carnaval.

A continuación, sobre las 2 de la madrugada de este jueves llegó uno de los números sorpresas de esta Chaya de Oro, que lo constituyó Roxana Carabajal, artista que le canta al amor, que aquilata más de 25 años carrera, pero que además de sus interpretaciones conocidas aportó canciones de su nuevo trabajo “Autóctona”, algunas de su autoría.

Lleva más de 25 años de carrera y llega esta noche a la Rioja con su nuevo disco llamado «Autóctona» que incluye canciones que ella misma ha compuesto. Roxana le canta al amor, Roxana le canta a su Santiago natal, Roxana Carabajal

Fabián y “Yuyo” Salvatierra retomaron hace poco tiempo el camino de la música para andar nuevamente juntos en festivales nacionales que los vieron crecer artísticamente. Su particular estilo de interpretar canciones del folklore tradicional ha permitido que cosechen el reconocimiento del público en distintos escenarios. El chayódromo los recibió y premió su muy aplaudida actuación, que finalizó con la participación de Gustavo “Toro” Corvalán y César Palavecino, las voces de “Tupachi”.

La voz romántica del folkore de Villa Unión, Hugo Rivera le puso una cuota de remanso a la jornada chayera con sus canciones.

Más tarde subió al escenario chayero el compositor romántico del folklore, Rodrigo Pequeño que dejó su aporte desde presentando canciones de su nuevo disco denominado “Hoy”.

El Oeste riojano dio entre tantos cantores a Chilecito Trio conjunto que Hugo Olmedo, Martín Cabral y Luis Díaz. Formación que logró posicionarse con sello propio y que aprovecho para presentar sus nuevas canciones de un CD de reciente edición.

El sello llanito, ambiente de luchas federales, aportó desde Chamical a los jóvenes cantores de Voces de Mi Tierra, con guitarra, bombo y canto dejando sus canciones en otra noche chayera que no dejaba en ningún momento de generar el marco de una nube de harina desde las plateas hasta la zona de ranchos.

Savia joven, una característica en esta edición de la chaya, le dio lugar a Gabriel Aredes, un cantor y músico local, que puso en alto el grito de chaya, sumando además interpretaciones románticas, que fueron premiadas con el aplauso del público.

Además del broche cuartetero, esta fue una Noche de folklore tradicional y vidalas chayeras, donde Fernando “Sodita” Madrid se ganó el público del Chayódromo. El artista oriundo de Chañar en los Llanos riojanos también fue destacado protagonista y premiado con el aplauso.

CIERRE A PURO CUARTETO

En la última parte de la Chaya de Oro se presentó el grupo bailantero de Chamical, “La Cuartetera”, quienes hicieron saltar y bailar al público del chayero, fieles a su costumbre de brindar alegría en cada presentación que los tiene como protagonistas tanto en reuniones familiares como escenarios festivaleros.

Una de las presencias más esperadas de la noche fue el ritmo cuartetero de la mano del cordobés de Ulises Bueno, que subió al escenario después de la 4 de la madrugada del jueves, cuando el Chayódromo prácticamente estaba desbordado.

Imágenes con manos en alto, celulares encendidos, en medio de una gran nube de harina se convirtieron en el marco permanente de su show que se extendió por poco más de una hora