Descontrol en una fiesta con menores: Stripper se desnudó completamente y simuló relación sexual

Descontrol en una fiesta con menores: Stripper se desnudó completamente y simuló relación sexual

Fuentes inobjetables de departamento Anta (Salta) aseguraron ayer a El Tribuno que lo ocurrido en Apolinario Saravia poco tiene que ver con lo publicado por diversos medios, que no tuvieron acceso al video de la supuesta orgía entre menores que no fue. La fuente explicó someramente que la fiesta fue una despedida de año organizada por el dueño de un boliche bailable de la zona y una profesora de danzas.

La docente llevó a los padres y alumnas para la despedida y el dueño del local a sus amigos, parientes y empleados.

En la fiesta había muchos menores pero también muchos padres con sus respectivos hijos.

Según testigos, luego de la actuación de los chicos de la academia de baile el propietario del boliche dio rienda suelta a los festejos y habilitó la pileta de natación, para delirio de la juventud presente.

Se sabe que el hombre tiene o tuvo roces con la justicia, lo mismo que algunos familiares que están cumpliendo condenas.

Cuando ya estaban los chicos en la pileta llegó al lugar una joven con domicilio en Las Lajitas, quien según testigos se hallaba bajo los efectos del alcohol y otras sustancias, y sin mediar palabra hizo poner música a todo volumen y comenzó a desvestirse, ante el delirio de los jovencitos presentes.

Un video al que tuvo acceso El Tribuno muestra cuando la joven stripper es lanzada a la pileta y uno de los chicos mantiene un simulacro de relación sexual en el agua mientras otros menores optan por huir de la escena casi escandalizados. Inmediatamente después una mujer mayor ingresa vestida a la pileta y saca la stripper a empujones del grotesco show, mientras otras personas le acercan la ropa para que la jovencita se vuelva a vestir.

El hecho se viralizó como si hubiera sido una fiesta de menores, pero no fue así, explicó la fuente.

Era la despedida del año en familia, que se desbordó por cuestiones de droga y alcohol, aunque nadie lo diga, una realidad en el departamento Anta. Sin control

Aunque parezca increíble, los invitados llamaron a la policía por el miserable tratamiento que estaban recibiendo los padres invitados y cuando llegó la fuerza pública la misma labró infracción por ruidos molestos.

Se supo además, después que el escandalete tomara estado público, que la casa pertenece a un particular, que la misma no está habilitada para ser alquilada como salón de fiesta ni muchos menos, pero además trascendió que nadie había solicitado permiso alguno para realizar la fiesta que tenía incluido show de menores (academia de baile).

Además trascendió que el propietario de la casa de las grandes diversiones tiene vínculo estrecho con las principales autoridades del pueblo anteño y que por ese motivo todo quedó en aguas de borrajas.