Conmovedor relato: “la lloro hasta el día de hoy”

Conmovedor relato: “la lloro hasta el día de hoy”

La nota la publicó una periodista de Página 12 (Marina Carbajal) y se titula ‘La Rioja teñida de celeste’. Hacer referencia a la postura de los tres Senadores y el Gobernador en contra de la Despenalización. “Pero luego de someterse al aborto, tuvo una infección y terminó internada en la terapia intensiva del Hospital Regional Enrique Vera Barros”, cuenta Melina.

Por Mariana Carbajal (Página 12)

“Ella no decidió morir. Decidió no ser madre”, dice Melina Villafañe, acerca de una de sus mejores amigas, quien falleció en el Hospital Vera Barro, de la capital riojana, como consecuencia de complicaciones graves por un aborto clandestino. “Es un tema muy doloroso y desgarrador. Ella era como una hermana para mí. Se había graduado en Ciencia Política en la Universidad Nacional de La Rioja, como yo. Tenía 25 años y había ganado una beca para ir a estudiar a Estados Unidos, cuando supo que estaba embarazada, y tomó la decisión de abortar con su pareja”, contó Melina a Página/12. La muerte de la joven ocurrió el 9 de enero de 2013. “La lloro hasta el día de hoy”, dice, compungida por el recuerdo. Melina decidió contar lo que le pasó a su amiga para desmentir a quienes afirman que el aborto no es un problema en La Rioja.

La nota fue compartida por varias actrices, entre ellas Carla Petterson:

Melina prefiere no identificar a su amiga, porque su familia vive en un pueblo pequeño de Catamarca y quiere preservar su intimidad. V. es la inicial de su nombre. Su caso muestra la cara más dramática de la criminalización del aborto en el país, en una provincia, La Rioja, cuyo gobernador, Sergio Casas, del Frente para la Victoria, prefiere negar la realidad y mirar para otro lado. El miércoles, Casas se fotografió con el pañuelo celeste, símbolo antiderechos, y se pronunció en contra de la ley de despenalización y legalización de la Interrupción Voluntaria del Embarazo en una reunión en su despacho, en la que recibió a representantes de la ONG “Marcha por la Vida” –que esa mañana se movilizó por el centro riojano– y a diputadas provinciales partidarias del aborto clandestino. Durante el encuentro, Casas anunció que le pidió “expresamente” al senador y ex presidente Carlos Menem “que vote a favor de las dos vidas y me confirmó que lo hará”. Menem fue uno de los firmantes de “Los peronistas decimos sí a la vida y no al aborto”, un documento con el cual un grupo de dirigentes justicialistas se posicionaron contra la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo. Lo paradójico es que Menem encarna la doble moral sobre el tema: hace 19 años, Zulema Yoma, su ex esposa, contó a Página/12 que se practicó un aborto, con el respaldo de su entonces pareja, y fue él quien consiguió donde hacerlo (ver aparte).

Otra senadora riojana, la radical Inés Olga Brizuela y Doria, también adelantó su voto en contra del proyecto con media sanción de la Cámara de Diputados. Su hija adolescente está a favor y participó de la vigila en la previa de la media sanción, que hizo la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, en la plaza principal de la ciudad. En su cuenta de Instagram, se ve a la adolescente, con el pañuelo verde.

El tercer senador de la provincia, de Cambiemos, y ex ministro de Defensa, Julio Martínez, todavía no adelantó su voto. En su entorno recuerdan que siempre estuvo a favor de la despenalización y legalización del aborto, pero advierten que podría oponerse porque tiene intenciones de presentarse como candidato a gobernador en las próximas elecciones y no quisiera enemistarse con la Iglesia Católica. Cabe recordar que la mayoría de los diputados nacionales de esta provincia –cuatro de los cinco– votó por el aborto clandestino en la mañana del 14 de junio.

“Tenía otros proyectos”

El caso de V. se recuerda en la Universidad Nacional de La Rioja, donde la joven estudió Ciencia Política. A Melina le impactó tanto la muerte de su amiga como consecuencia de un aborto clandestino que a partir de ese momento empezó a participar de cada marcha que se hizo en la capital provincial, donde vive, para defender los derechos de las mujeres y, en particular, la despenalización y legalización del aborto. “Yo no era muy activista”, dice. Ahora, el pañuelo verde es parte de su atuendo. Su amiga, recuerda, habló con ella de su embarazo y de la decisión de interrumpirlo, y reconoció que a fines de diciembre de 2012 ya se había contactado con un médico. Había acordado todo con su novio. Pero luego de someterse al aborto, tuvo una infección y terminó internada en la terapia intensiva del Hospital Regional Enrique Vera Barros, adonde ingresó en muy grave estado. “Murió el 9 de enero de 2013. No me lo voy a olvidar nunca”, contó Melina (28 años), quien trabaja en la UNLAR. “Su ex pareja y el médico están vivos. Ella no eligió morir. Eligió no ser madre en ese momento, básicamente por las mismas razones que tantas jóvenes. Era una chica muy activa, tenía otros proyectos. Ya se había graduado y se había ganado una beca para ir a estudiar a Estados Unidos. Tenía que viajar en los primeros días de febrero”, subrayó Melina. “Era sobresaliente. Yo le decía que era sonriente, fuerte y valiente, y ella se reía”, la evoca. “Nos conocimos siendo estudiantes en la UNLAR. Ella me llevaba un par de años y me orientó en mi tesis”, agregó Melina, quien repite que “la lloro hasta el día de hoy”.

  • Gabriel

    No sólo se mató ella por tomar esa decisión sino a su hijo por eso no ahí que permitir que el aborto sea legal al contrario educar a las adolescentes de a
    Hoy sobre lo importante que es la vida y Como cuidarla