Se lanza el operativo clamor por ‘Casas 2019’

Se lanza el operativo clamor por ‘Casas 2019’

Era un objetivo que el Gobernador Sergio Casas perseguía desde principios de año: ‘unir’ a Intendentes y Diputados para conciliar posiciones y tirar para el mismo lado. Así como en 1994 existió el Pacto de Olivos que permitió la reelección de Carlos Menem un año más tarde; ayer nació el Pacto de la Quebrada, con la intención de posibilitar la reelección de Casas el año próximo. 

Redacción de RiojaLibre

En cada aparición pública de los últimos tres meses, el Gobernador insistía en el pedido de Unidad, a pesar de que luego se veían gestos por parte de sus funcionarios que parecían ir en contra de ese pedido. Sin embargo, la verdadera Unidad que Casas pretendía era la de Diputados e Intendentes, que tenían posiciones encontradas.

Ayer, con una Cumbre en la Residencia 3 en La Quebrada, Casas lo hizo: Diputados e Intendentes se mezclaron para dejar las diferencias de lado y tirar todos para el mismo lado. Dirigentes departamentales que aparentemente están enfrentados a muerte, ayer se olvidaron de sus antagonismos y participaron juntos del almuerzo convocado por el Gobernador.

Aunque por el momento no se lo admita públicamente, en varios sectores de la mesa se repetía el mismo tema: reelección de Sergio Casas. «No es lo mismo ser Vice que Gobernador, no se está violando el espíritu de la norma constitucional», se escuchó decir a una Intendente. A la hora de pensar en los tecnicismos, las miradas apuntaron para un experimentado Diputado chileciteño: «lo que es políticamente posible, jurídicamente también lo es», aseveró.

La ‘reinterpretación de la Constitución’ será el tema que marque la agenda en las próximas semanas. Por ahora, Casas se mantiene en la posición de ‘no quiero’, pero cuando las encuestas digan que es el mejor hombre que tiene el PJ para vencer a Julio Martínez, se dejará persuadir por el operativo clamor, que irá tomando fuerza hasta tocar su punto cúlmine por fines de Agosto y principios de Septiembre.

A partir de ayer, con el Pacto de la Quebrada en marcha, la Unidad dejó de ser una Utopía. Queda una materia pendiente: Alberto Paredes Urquiza (ver nota aparte), que amenaza con romper si se confirma la ‘reinterpretación de la Consitutción’.