La construcción del Casismo va más allá del 2019

La construcción del Casismo va más allá del 2019

Los Intendentes del Interior, y la totalidad del Gabinete Provincial están convencidos de que la única salvación del PJ es Sergio Casas 2019. ‘Hay que elegir al mejor hombre que tiene el PJ’, repiten ante los micrófonos, y cuando estos se apagan aseguran que ‘ese mejor hombre es -según todas las encuestas- Sergio Casas. Algunos, como Florencia López y Yamil Sarruff, ya se animan a pedir su candidatura públicamente. El PJ sueña con la fórmula Casas-Paredes Urquiza.

Redacción de RiojaLibre

Cuando el martes de la semana pasada el Gobernador definió la salida de Ricardo Guerra del Ministerio de Hacienda, marcando un punto de inflexión en su mandato, lo que a muchos ‘no le terminó de cerrar’ es por qué se había definido ‘tan tarde’, a solo un año de finalizar su Gestión. Quizás, la respuesta sea que no lo hizo ‘a un año’, sino ‘a cinco’ de dejar Casa de las Tejas.

Es que la construcción de poder en la que trabaja duro el Casismo desde principios de año no tiene fecha de vencimiento el año que viene, sino que -por el contrario- va más allá del 2019. Por el momento, el propio Gobernador deja trascender que ‘es él quien no quiere’, pero se trataría de una inteligente jugada del casismo: cuando los medios consultan a distintos referentes de la Cámara de Diputados, los legisladores se agarran de ese ‘él no quiere’, pero dando a entender que es posible. Si dentro de unos meses, Casas sí quiere, no habría frenos para una nueva interpretación.

El equipo de abogados y constitucionalistas del Gobierno sostiene que no es necesario reformar la Constitución Provincial, sino que solo hace falta una ‘interpretación distinta’ que no amerita una consulta popular y cuyo proceso es mucho más simple que la reforma; sería algo similar a lo que se hizo con Beder (completó el mandato de Maza hasta 2007 y después tuvo dos mandatos consecutivos: 2007-2011 y 2011-2015).

Cuando los funcionarios e Intendentes aseveran que ‘Sergio es el mejor hombre que tenemos’ no es un simple acto de chupamedismo: todas las encuestas coinciden que el Gobernador es el dirigente del PJ que mejor imagen positiva tiene. Incluso en Capital, un terreno históricamente adverso para el Justicialismo, Casas logro guarismos que alcanzarían para garantizar el triunfo con la ventaja que se consigue en el Interior.

Casas-Paredes es la fórmula con la que sueñan en la Casa de las Tejas, convencidos que con Beder distanciado, el Intendente capitalino no tiene excusas para retornar al PJ. En este sentido, desde ambos entornos aseguran que durante el fin de semana podría concretarse un encuentro a solas entre el Gobernador y el Jefe Comunal.

¿Por qué APU aceptaría la Vicegobernación de Casas si ya la tiene garantizada en Cambiemos? Primeramente, porque no estaría traicionando al peronismo en una Provincia que es netamente peronista y en el futuro le podría pasar factura; y en segundo lugar -lo más importante- porque en 2023 Mashasha podría ir por la reelección y Sergio Casas NO, dejando el camino abierto a que el entonces vicegobernación lo suceda, tal como pasó en 2015.

Ayer, en RL dimos la posibilidad a los lectores de votar sobre una posible candidatura de Sergio Casas. Los resultados sorprenderán a más de uno: votaron 1.854 riojanos y más de la mitad cree que Casas puede ser candidato el año que viene:

Por último, el repudiable ataque de Jorge Lanata a la figura del Gobernador tuvo el efecto boomerang: en lugar de hacer dudar a los riojanos sobre el estado mental de su conductor, los unió a todos -sin reconocer distinciones partidarias o ideológicas- para solidarizarse con Casas. Hasta los Diputados y dirigentes de Cambiemos se solidarizaron con el Gobernador.