“No voy a aceptar las recetas del FMI, no me arrodillo”

“No voy a aceptar las recetas del FMI, no me arrodillo”

El gobernador Sergio Casas expresó su apoyo al reclamo por los recursos de las universidades públicas del país y reiteró el pedido al gobierno nacional para que la Provincia de La Rioja reciba los fondos que le corresponden. “No estamos pidiendo más de lo que nos corresponde, eso lo tienen que entender”, dijo y agregó que “vamos a apelar a todas las herramientas de diálogo para que nos reconozcan los que nos deben”. Casas también reiteró el pedido de unidad a todos los riojanos.

Por su parte el rector de la UNLaR Fabían Calderón destacó el apoyo del gobernador Casas, en el marco del reclamo por mayor presupuesto y en contra de los recortes al sistema universitario.

Casas formuló declaraciones a la prensa el viernes por la noche tras asistir en la UNLaR a la colocación de grados, donde uno de sus hijos egresó como arquitecto.

Al ser consultado por la prensa sobre la situación económica nacional y las últimas medidas dispuestas por el ministro Nicolás Dujovne, el mandatario sostuvo: “espero que le vaya bien, quiero que le vaya mejor” y pero recalcó que “el dólar cada vez está más descontrolado, la economía está descontrolada y no hay producción”.

Casas reiteró que desde nuestro gobierno “hemos aportado institucionalmente y lo vamos a seguir haciendo” e insistió en que “queremos que les vaya bien a ellos y también a nosotros, porque “primero está la Patria, después los movimientos y por último los hombres,”.

El gobernador reafirmó que “no voy a aceptar las recetas del Fondo Monetario Internacional; si la idea es arrodillarnos, solo me arrodillo ante Dios, para pedirle que nos de fuerzas”.

Casas alertó “no nos vamos a doblar ni nos vamos a arrodillar. Vamos estar de frente, luchando por lo que queremos, por los sueños de todos los riojanos. La Rioja tiene que ser digna”.

En cuanto a los recursos que reclama La Rioja sostuvo que los fondos equivalentes a un punto de la coparticipación, que le arrebataron a La Rioja en 1988, en la actualidad significarían 5.600 millones de pesos, pero en el Presupuesto 2018 solo nos contemplan 2.800 millones de pesos y nos depositan 1.400 millones de pesos, es decir 116 millones de pesos por mes, no obstante “podemos seguir pagando los sueldos, que no serán los que todos anhelan, pero los pagamos en tiempo y forma”.

Señaló que “en caso de ser necesario voy a salir a la calle y me voy a poner frente del reclamo”, pero “mientras tanto vamos a apelar a todas las herramientas de diálogo para que nos reconozcan los que nos deben”.

Con respecto a las expresiones de la gobernadora de Buenos Aires María Eugenia Vidal sobre cómo debe materializarse el financiamiento a la universidad pública, Casas dijo “yo ya me expresé, ahora les voy a pedir a los intendentes y legisladores provinciales y nacionales, que también se manifiesten, adhiriendo al documento de los rectores nacionales. Que hagamos escuchar la voz de los riojanos”.

El mandatario resaltó: “voy a defender al lado de los alumnos la universidad pública y su presupuesto”, (institución donde egresó como contador) pero además “también voy a defender el presupuesto de la provincia”.

Ponderó además la UNLaR que brinda educación gratuita y accesible no solo a jóvenes riojanos sino también a estudiantes provenientes de otras provincias y países vecinos.

El gobernador sostuvo “no nos quedamos en la crítica ni en el discurso”, sino que “estamos construyendo un proyecto que es de vida”.

Mencionó algunas de las espiraciones de La Rioja y las provincias del Centro y Noroeste del país, como es concretar el Corredor Bioceánico, la Hidrovía Paraná-Paraguay-Uruguay. Es el mundo que necesita los alimentos y nosotros la tecnología”.

El mandatario reiteró sus anhelos de unidad en La Rioja, manifestando: “debemos hermanarnos, lejos de banderías políticas, de los egoísmos, de los individualismos y personalismos, en unión verdadera”.

Dijo además “los que quieren pelear que peleen, los que quieren ver correr sangre que lo hagan, pero afuera, aquí no, aquí estamos unidos”.