#Opinión Federalismo: La Rioja dio un paso adelante

#Opinión Federalismo: La Rioja dio un paso adelante

Al finalizar la semana pasada, el Ministro de Hacienda Ricardo Guerra pateó el tablero al desestimar el Proyecto de Boleto Estudiantil Gratuito que habían presentado los Diputados Ricardo Quintela y Teresita Madera. Institucionalmente se argumentó -correctamente- la decisión desde el Federalismo: en lugar de invertir 6 millones en Capital, se invertirán 3 en la Ciudad y 3 en los Departamentos del Interior. La lectura política es inevitable: los tres protagonistas son pre candidatos a Gobernador. 

Lo sucedido durante la jornada del Viernes -cuando Guerra confirmó que no habrá Boleto Estudiantil Gratuito- tiene dos lecturas e interpretaciones posibles.

Desde el punto de vista meramente institucional, las declaraciones del Ministro de Hacienda Ricardo Guerra, tienen un argumento sólido e inapelable. En cada oportunidad que tiene, sobre todo en actos oficiales, el Gobernador Sergio Casas le reprocha al Presidente de la Nación que “no alcanza con proclamar el federialismo, sino que hace falta profesarlo con acciones y políticas concretas”.

Al respecto, el máximo mandatario riojano expone un ejemplo clarificador que sirve para entender la diferencia entre ser equitativos y garantizar la igualdad de condiciones. Imaginemos una tapia de 1,50 metros, con tres personas detrás intentando superar el límite para ver un partido de fútbol. Una persona mide 1,75 mts, otra 1,50 mts y la tercera 1,25 mts.

Si hay 3 bloques de 25 centímetros cada uno disponibles, y se les da uno a cada uno, se estaría siendo equitativo; pero solo dos de esas personas (las que miden 1,75 y 1,50)  podrían alcanzar el límite de la tapia para ver el partido de fútbol. A la más alta, que no le hacía un bloque para ver el partido, la equidad le posibilita ver el Partido desde más arriba aún, mientras que el más bajo sigue sin poder ver el partido.

Para garantizar la igualdad, la distribución no debiera ser equitativa, sino justa: ningún bloque para el que mide 1,75 (la naturaleza lo bendijo siendo alto), un bloque para el de 1,50, y dos bloques para el de 1,25. De esta manera, todos quedarían a 1,75 metros de altura; es decir, todos quedarían iguales. Moraleja: siendo equitativos no siempre respeta la igualdad de oportunidades. 

Escenario similar sucede con la distribución de los fondos nacionales: izando las banderas del Federalismo, Casas expone que no se puede medir con la misma vara a todas las Provincias cuando todas estas son distintas. La Rioja no tiene las mismas condiciones para desarrollar su actividad económica que -por ejemplo- Córdoba, por la tanto -si se pretende ser 100% federal- no puede haber equidad para distribuir fondos entre La Rioja y Córdoba. Si se lo hace -como pasa actualmente- no habrá igualdad de oportunidades para riojanos y cordobeses.

Esa es, basicamente, la diferencia ideológica que distancia cada vez más a nuestra Provincia del Gobierno Nacional. Consecuentemente, resultaría ilógico que el Gobernador haga puertas adentro, lo mismo que le reclama hasta el hartazgo al Macrismo.

Actualmente, el Gobierno de la Provincia invierte tres millones de pesos en el transporte urbano de la Ciudad de La Rioja para que los Estudiantes puedan viajar a mitad de precio, cosa que no hace en ninguno de los otros Departamentos. Para que el BEG sea una realidad, hacía falta que Provincia invierta otros 3 millones más; es decir, un total de 6 millones de pesos.

Se pretendía que se ‘gaste’ 6 millones en los estudiantes capitalinos, mientras se gasta $0 en los del Interior. Un ejemplo que vale la pena destacar: en San Blas de los Sauces un niño debe pagar $60 diarios para asistir a la Escuela. ¿Dónde está el Federalismo si al capitalino se lo hace viajar gratis, mientras a los del Interior (que menos tienen) no se les brinda ningún tipo de ayuda?

Retornando a nuestro ejemplo inicial, se le estaría dando los tres bloques a quien mide 1,75; mientras que los 17 Departamentos del Interior (que miden 1,25) seguirían ‘muy lejos’ de la Tapia. Con atino, Casas y Guerra definieron sostener -por el compromiso de campaña del PJ en las últimas elecciones para Diputados Provinciales- los 3 millones que se invierten en San Francisco, pero comenzar a invertir 3 millones de pesos en el Transporte Urbano del Interior.

Mientras la noticia no cayó para nada bien en Capital, a minutos de leer las declaraciones de Guerra en RL, varios Intendentes y Diputados del Interior llamaron por teléfono al Ministro de Hacienda para felicitarlo por la valiente decisión, manifestando un respaldo irrestricto a la medida.

Reemplazando el BEG por el BEF (Boleto Estudiantil Federal), Casas y Guerra dieron sustento pragmático a lo que se reclama a Nación. En materia de Transporte Urbano, La Rioja será más federal que antes.

La Política mete la cola

Sin embargo, cuando el camino a la Interna del PJ para elegir el candidato a Gobernador ya está en marcha, es inevitable la interpretación política que se desprende de esta ‘medida federal’. Quien da de baja el BEG -prometido y anunciado por dos pre candidatos a Gobernador- es otro pre candidato a Gobernador.

Lo que más ruido hizo en el microclima político no fue el anuncio en sí (como lo argumentamos más arriba, es ‘inapelable’ desde el Federalismo que se proclama), sino quién fue el artífice de la baja del BEG. Ricardo Guerra es el pre candidato a ‘quien todos le temen’ en el PJ, no por su carisma o llegada con la gente (de hecho, es el menos popular de la lista de los 7) sino por lo que representa en el imaginario político de la distribución de poder: Guerra no solo es el ‘delfín’ de Beder, sino quien maneja la Caja de la Provincia.

Será difícil competir con Guerrita, cómo se hace para ir a pedirle plata para la campaña a quien tenés que vencer; es como decirle dame plata para usarla en contra tuyo‘, fue el comentario -muy similar- que dos precandidatos confiaron a RL cuando difundimos -el viernes a primera hora- una nota que ratificaba a Guerra como ‘candidato fijo’ en la Interna (click aquí).

Si bien entendimos lo expuesto, horas más tarde se evidenció un ejemplo práctico de lo que estos dos pre candidatos nos advertían. Los Diputados Ricardo Quintela y Tere Madera (ambos dentro de la lista de 7 pre candidatos) anunciaron públicamente que ‘el sueño del BEG sería una realidad para los estudiantes capitalinos’. Para ello, el Ministerio de Hacienda tendría que invertir 6 millones de pesos. Finalmente, Hacienda consideró que ‘el BEG no es necesario’.

El mensaje político que todos deducen -correcta o incorrectamente- es: ‘Tere y el Gitano le fueron a pedir 6 palos a Guerra para ganarse unos cuantos votos jóvenes en Capital, y ante el temor de que ello suceda, Guerra los sacó carpiendo’.

El Viernes quedó claro -por si alguien lo dudaba- quién maneja la Caja en La Rioja. Pero, incluso, existe un mensaje más profundo que desmotiva a ‘los otros 6 precandidatos‘: ‘esto no es algo de Guerra, obviamente no se larga a hacer semejante jugada política solo, detrás de esto está Beder’. Se especula que la gran apuesta de Beder Herrera -si sostiene la postura de no presentarse él mismo- para suceder a Sergio Casas es Ricardo Guerra, y lo ocurrido el Viernes lo ratifica.

A pesar de contar con ‘la Caja’ y la bendición de Beder, el camino de Guerra hacia la candidatura no será sencillo; movidas como las del Viernes ‘acercan’ a los demás precandidatos. A minutos de difundirse la caída del BEG, Tere Madera y Ricardo Quintela se mostraron juntos en San Lorenzo de Vergas, con motivo del relanzamiento del Programa Compartiendo el Pan. ‘La Tere y el Gitano no van a arrugar, van a ir juntos contra Guerrita, no se la van a hacer fácil’, disparó efusivamente un operador político desde el acto político en Vargas.

Mientras tanto, desde el paredismo y el martinismo miran más a largo plazo aún, advirtiendo sobre la ‘mente maquiavélica’ del ex Gobernador en la Baja del BEG. ‘Si había alguna duda de que Beder será el candidato del PJ, el Viernes se disipó‘, disparó desde el Palacio Ramírez de Velasco uno de los funcionarios más íntimos del Intendente. ‘Beder lo va a impulsar fuertemente a Guerra, de manera que los otros pre candidatos entiendan que no lo van a poder vencer; será entonces cuando Beder les de a elegir a ‘la dirgencia’: o él (Guerra) o yo. Para entonces, el operativo clamor ya estará en marcha…’, argumentó nuestra fuente.