#Opinión De ir por todo a poder quedarse sin nada

#Opinión De ir por todo a poder quedarse sin nada

En las próximas semanas el Intendente capitalino deberá tomar una decisión que repercutirá directamente en su futuro político. Hoy, APU tiene dos alternativas: jugar dentro del PJ o consolidar su salida y jugar para Cambiemos. En esa definición -y los posteriores resultados electorales- el Jefe Comunal puede obtener dos destinos radicalmente opuestos. En la columna de hoy te contamos los distintos escenarios que analiza el paredismo.

El miércoles por la noche, el Intendente de la Ciudad de La Rioja -Alberto Paredes Urquiza- juntó a su dirgencia en la Zona Sur para intentar aclarar el panorama dentro del espacio. El líder natural del paredismo fue claro: primero se debe tener un Proyecto de Provincia y un plan de Gobierno, para luego hablar de candidaturas. «No al revés», puntualizó. Sin embargo, minutos después enfatizó en que tiene intenciones y ambiciones de comandar la Provincia.

No se trata de una contradicción o incongruencia del Intendente, sino de una declaración de principios ante su entorno dirigencial para que sean ellos los que bajen el mensaje hacia los vecinos: ‘vamos a trabajar en un Proyecto de Provincia para postular a Paredes Urquiza como candidato a Gobernador‘.

Trabajar primero, poder mostrar una Gestión en Capital merecedora de un premio popoluar (voto), y a partir de allí presentar un Proyecto para Gobernar la Provincia. Esa es la premisa en el Paredismo. Ese es el eje estructural que predomina hoy en el espacio; lo ‘demás’ es decorado. Parte de ‘lo demás’ son las innumerables consultas que recibe diariamente el espacio sobre ‘por qué partido’ APU pretende ser candidato.

‘Estamos enfocados en la Gestión, en trabajar, ya habrá tiempo para ello‘, es la idéntica respuesta que comunican quienes pertenecen al entorno íntimo del Intendente, y que entienden a la perfección la ‘línea’ que baja el Cabrito. La excelente relación que el Municipio tiene con Nación, sobre todo con áreas que colaboran fuertemente con la Gestión, parece ser la única preocupación del Paredismo.

Entre Cambiemos y el PJ

Aunque el Intendente y sus principales colaboradores aseguren no estar ‘ocupados’ en el tema estrictamente político electoral, lo cierto es que este camino avanza independientemente de lo que haga el paredismo y -ante la proximidad de las fechas- cada vez con más celeridad. Tal como te lo anticipamos en RL el Jueves pasado, las elecciones Generales para Gobernador, Intendentes, Concejales y -en 11 Departamentos- Diputados Provinciales- serán en la primera mitad del año.

Incluso, en el encuentro de Beder Herrera con Diputados Provinciales el último Miércoles, se puso un mes tentativo al comicio: Mayo. En la oportunidad, se mencionó a la segunda quincena de Noviembre de este año como la fecha elegida para concretar las Internas del PJ. En ese cronograma, son pocos los ‘meses netos’ de campaña que les queda a los interesados en participar de la contienda.

Un entendido en la materia confió a RL: ‘en marzo y abril algún revoloteo va a haber, pero sin certezas; luego, a partir de la segunda quincena de Mayo entramos en la fiebre del Mundial y ‘nos olvidamos’ de todo; entre la segunda quincena de Julio y Agosto se terminarán de definir los precandidatos, y quedarán solo dos meses y medio de campaña: Septiembre, Octubre y primera quincena de Noviembre’.

Con este calendario, el tiempo apremia, y la discurso de ‘solo enfocarse en el Trabajo y Proyecto de Provincia’ puede terminar arrinconando a Paredes Urquiza. Aunque hoy el Intendente ratifica que su Proyecto está en Cambiemos y lejos de la estructura actual del PJ, algunos ‘paredistas’ se ilusionan con ‘volver’ al PJ para ser parte de la Interna, siempre y cuando -aclaran- Beder Herrera no esté en competencia.

‘APU viene diciendo que él no vuelve al PJ si sigue comandado por Beder, si el ex Gobernador da un paso al costado y deja que los nombres que están en danza se enfrenten en igualdad de condiciones, no es descabellado imaginar a Alberto en esa Interna’, asegura a RL un importante operador paredista y luego concluye: ‘en cada oportunidad que tiene, Alberto insiste que sigue siendo peronista, que nunca dejará de serlo’.

La asuma o no, hoy es una de las alternativas más promisorias que tiene el Intendente capitalino para concretar el sueño de la Gobernación: participar de la Interna, vencer a Quintela, Guerra y Madera, y consagrarse como el Candidato del PJ. En un escenario con APU dentro del PJ, la elección General pierde todo tipo de misterio: sin el paredismo traccionando votos para Mashasha, el peronismo retendrá el poder sin sobresaltos.

Una interna del PJ con Paredes Urquiza en competencia se transformaría en la virtual elección, anticipada, del próximo Gobernador. En gran parte del paredismo esta variable ‘no se descarta’; por el contrario, ilusiona y mucho: varios ‘peronistas’ que acompañan la Gestión del Intendente no ven la hora de que se ponga fin al quiebre con Provincia.

Sin embargo, conocedores de la calidad de estratega -con cierta dosis maquiavélica- de Beder Herrera, en el paredismo desconfían de sus palabras cuando jura y perjura que no será candidato. El propio Intendente es de los que dice, en off, que el Candidato del PJ tiene nombre y apellido: Luis Beder Herrera.No queremos que nos usen de forros: nos van a tentar ofreciendo el oro y el moro, y cuando digamos que ‘sí’ al PJ, sin vuelta atrás en Cambiemos, Beder va a decir que ‘a pedido del Partido acepta ser el candidato», es el duro análisis de un pilar del paredismo.

Pero más allá de la desconfianza eterna que habrá en el Presidente del PJ, el paredismo sabe a ciencia cierta que sus chances de quedarse con la candidatura a Gobernador en Cambiemos son más improbables aún que en el PJ. Para afuera (microclima y medios) el paredismo repite que ‘en Nación ya nos dijeron que llegado el momento se va a medir y el que mejor esté entre Mashasha y APU, será el candidato; no existen compromisos ni deudas con el radicalismo‘.

Pero puertas adentro, los principales asesores del Intendente creen que nada ni nadie le impedirá a Julio Martínez ser candidato a Gobernador. Es difícil imaginar una Interna en Cambiemos: el Macrismo no se va a arriesgar a ‘fisurar’ su frente a pocos meses de la elección general. Más improbable aún es visualizar a Julio Martínez entrando a la Casa Rosada para recibir sumisamente un ‘no rotundo’ a su aspiración de lograr aquello por lo que viene luchando fuertemente durante la última década.

Existe una realidad inapelable que el Paredismo no puede discutir: Julio Martínez es el máximo responsable del tambaleo del PJ en La Rioja; fue él quien -con su histórica victoria en las PASO de 2013- comenzó a resquebrajar la hegemonía -incuestionable hasta el momento- que ostentaba el PJ en toda la Provincia.

Sin lugar en la Interna del PJ (por miedo a ser ‘usados’ por Beder) y con la certeza de que Julio Martínez terminará siendo el candidato de Cambiemos, a Paredes Urquiza poco le servirá el esfuerzo en construir un Proyecto de Provincia. Agotadas las posibilidades bi partidistas, APU podría conseguir respaldo de una parte del Gobierno Nacional para poner su proyecto a consideración, transformándose en la ‘tercera vía’. En ese caso, las posibilidades de triunfar serían nulas, solo serviría para oficiar de árbitro y definir la elección para uno u otro lado.

¿La Intendencia está en Peligro?

En un segundo nivel de análisis, el paredismo no debe desatender la estrategia para conservar el Poder en Capital. El Intendente sabe que se le viene un año muy duro de Gestión, por la ‘tirante relación’ que existe con Provincia, y por la debilidad que expone su espacio tanto en el poder Legislativo como Judicial.

El PJ logró conservar los ocho concejales que le garantizan la mayoría en el Concejo Deliberante, teniendo a mano un arma muy potente y amenazante para poner en vilo al Ejecutivo. La primera sesión del año se llevó a cabo con las autoridades legislativas impuestas por la oposición (Vera-Leguizamón), y la Viceintendencia no deja de ser un dolor de cabeza para el paredismo.

Por otra parte, el Caso Felipe Álvarez deja en evidencia que el Tribunal de Cuentas Provincial es quien tiene el poder como principal órgano contralor. El mensaje fue claro: Álvarez presentó las rendiciones en el Tribunal de Cuentas Municipal, pero no lo hizo en el Tribunal de Cuentas Provincial. Felipe Álvarez NO pudo asumir como Diputado. Conclusión: para no ‘padecer consecuencias indeseadas’ los funcionarios y legisladores municipales deberán tener los ‘números en orden’ en el TdC Provincial.

Con lo sucedido con Felipe, Sirerol, Luna y Buso; y lo que pueda suceder en las próximas semanas o meses (¿José Martínez?), Provincia está enviando un claro mensaje político al Municipio a un año de las elecciones: en contra de nosotros, la Intendencia no será fácil. Esa es la lectura que -para Provincia- el Paredismo debe hacer a la hora de dfinir su postura en 2019.

Si APU ratifica su salida del PJ, desde Provincia se trabajará fuertemente para entorpecer la reelección en el Municipio. No solo desde la Mayoría del Concejo y el TdC Provincial, sino con una estrategia electoral que apunte a recuperar la Capital para el PJ. Al respecto, sigue sonando fuerte la posibilidad de varios candidatos fuertes (Madera, Quintela, Velardez, Bazán, Vera y -por qué no- Casas) con Ley de Lemas.

En cambio, si APU decide participar en la Interna del PJ y ‘colaborar’ para que se cumpla el deseo de Sergio Casas de entregarle el poder a un ‘compañero justicialista’; sus últimos dos años no solo serán tranquilos desde la Gestión, sino también con la certeza de que la continuidad en el Municipio no corre peligro.

Presentarse en la Interna del PJ, perderla y luego lograr la reelección como Intendente -con todo el respaldo del Partido- sería el ‘peor escenario’ -para nada despreciable- con APU dentro del PJ. Confirmar su salida del PJ, no pudiendo lograr la candidatura a Gobernador (Julio Martínez), y perder la Intendencia frente a un PJ con sed de revancha (Ley de Lemas) sería el peor escenario -una pesadilla cada vez más recurrente- para APU fuera del PJ.