Los Instructores NO son todos iguales

Los Instructores NO son todos iguales

Lo peor que se puede hacer en situaciones límites como la que atravesamos es generalizar y ‘meter a todos en la misma bolsa’. Para que los ‘verdaderos culpables’ sean castigados con todo el rigor de la Justicia, debe investigarse a fondo, y saber que ‘no todos los instructores son iguales’. Hablamos con Policías que pasaron por la Escuela de Cadetes, y te mostramos dos casos concretos: ‘Rodríguez merece lo peor, pero Miranday NO, es distinto, es humano’.

Redacción de RiojaLibre

El asesinato de Emanuel Garay en la Escuela de Cadetes seguramente provocaron un profundo cambio en la Fuerza Policial. Pero para que ese cambio sea positivo, se debe investigar a fondo sin dejarse llevar por el ‘clima social’, y sabiendo que ‘no todos los Instructores son los mismo’. Para ello debe hablarse con los Cadetes, compañeros de Emanuel, y también con los Policías que recientemente pasaron por la Escuela.

Así, se distinguirá quienes son los ‘verdaderos culpables’ de la muerte de Emanuel, y quienes se ‘están llevando de arriba’ las horas de arresto. Es dentro de la Policía donde más enojo hay con las autoridades que mataron a Emanuel.

Luego de hablar con varios Policías, te mostramos una antítesis clara, en la que coinciden todos los que pasaron por la Escuela de Cadetes: Comisario Rodríguez y Oficial Ayudante Marco Miranday.

De la Comisario Rodríguez ya se ha dicho un poco (click aquí), pero solo es un 10% de las barbaridades que ha hecho en la Escuela. “Te humillaba, te daba dura, su objetivo era destruirte; siempre lo hablamos en la Escuela, teníamos la sensación de que iba a desquitarse con nosotros”, es el comentario generalizado de los Cadetes sobre la Comisario Rodríguez, a la que se señala como mayor responsable, ya que es la Jefa de Cuerpo de los Cadetes.

“Te equivocabas en un paso en el ensayo del Desfile y te humillaba delante de todos para que se te caguen de risa, te hacía ranear hasta el Pozo y nos dejaba toda la noche”, continúan los Policías -que por razones obvias pidieron no revelar su identidad- detallando los abusos de la Comisario. Aunque parezca increíble, ante algún error, los jóvenes aspirantes debían pasar la noche en un pozo lleno de agua, sin poder dormir ni alimentarse. “También había una tapa de cloaca levantada, y nos hacían ranear sobre las aguas servidas”, agregan.

Sin embargo, aunque integre la misma Escuela, el Oficial Ayudante Marco Miranday es la antítesis de la Comisario Rodríguez. “Es un Instructor muy humano, todos los Cadetes te lo pueden decir, es una injusticia total que se lo arreste como si fuese igual de culpable que la Comisario”, se quejan los Policías. Es que tanto la Comisario Rodríguez como Marco Miranday integran la nómina de ocho autoridades arrestadas por los abusos en la Escuela.

Veamos dos opiniones de dos ex alumnos de Miranday:

Quizás el término ‘obediencia debida’ no tenga la mejor de las reputaciones, pero para que haya Justicia real con lo sucedido en la Escuela de Cadetes, debe entenderse que había Oficiales que NO COINCIDÍAN para nada con las metodologías utilizadas, pero debían respetar una línea de mando.

Esta antítesis también se da entre Teodoro Gómez y René Maldonado. El pirmero es la ‘cabeza’ de la Escuela de Cadetes desplazada, señalado por todos como el culpable mayor de los excesos. Maldonado -quien reemplaza a Gomez- es rescatado en la fuerza como ‘el tipo más humano que puede existir’.