#LoMásVistodelAño #Octubre 2017 sin Ganadores

#LoMásVistodelAño #Octubre 2017 sin Ganadores

En nuestra clásica Columna de los Lunes, a cargo de nuestro Editor en Jefe Julio Laboranti, hoy nos proponemos repasas cómo fue el año electoral que está culminando para cada referente de la política riojana. Muchos de los que vencieron en Junio, perdieron en Octubre; y quienes celebraron el #22O deben repasar la mancha imborrable del #4J. No hay Grandes Ganadores, aunque sí grandes perdedores. Los analizamos uno por uno.

Nota Publicada el 30 de Octubre de 2017:

¿Cómo quedan posicionados los potables Candidatos?

¿Cómo quedan posicionados los potables Candidatos?

En nuestra clásica Columna de los Lunes, a cargo de nuestro Editor en Jefe Julio Laboranti, hoy nos proponemos repasas cómo fue el año electoral que está culminando para cada referente de la política riojana. Muchos de los que vencieron en Junio, perdieron en Octubre; y quienes celebraron el #22O deben repasar la mancha imborrable del #4J. No hay Grandes Ganadores, aunque sí grandes perdedores. Los analizamos uno por uno.

por-julio-laboranti

Pasaron las tres elecciones en La Rioja, y los diferentes espacios políticos que tienen aspiraciones serias de ir por el poder real de la Provincia, comienzan a hacer sus respectivos balances; para, a partir de allí, definir el camino y la postura que adoptarán en estos dos años que quedan hacia el 2019. El esquema que dejaron los tres comicios es similar al que nos enfrentamos los riojanos hace dos años, cuando el partido gobernante venció en dos oportunidades, y la oposición Provincial se quedó con la última elección del año.

Tal como pasó en 2015, este año el PJ venció claramente en Junio y en las PASO (donde se puso en discusión ‘lo local’), mientras que perdió a manos de Cambiemos las últimas elecciones del año, en la que se definieron las bancas en el Congreso de la Nación. Por ello, al dibujar el mapa del poder en La Rioja, veremos que el PJ es avasallador en cuanto a la Gobernación y la repartija de Intendencias (17 a 1) y Diputados Provinciales (29 a 7), mientras que la oposición Provincial saca ventajas en el reparto de legisladores nacionales: 5 de Cambiemos y 3 del PJ.

Teniendo en cuenta esa distribución de poder entre oficialismo y oposición, la carrera hacia 2019 se presenta –por lo menos tentativamente- atrapante y pareja. Es que al no haber un espacio que haya ganado todas las elecciones, ninguno de los principales referentes de la política riojana puede catalogarse como ‘el gran ganador’ del 2017. Por el contrario, casi todos tuvieron algún motivo para festejar, pero no pueden desconocer que el presente año electoral les dejó un duro golpe que requiere de autocrítica si se pretende tener posibilidades concretas en el 2019.

En el balance final del presente año electoral, ningún potable candidato en 2019 se consagró como el gran ganador de las elecciones de medio término; aunque sí varios tuvieron un año para el olvido, que los obliga a resignar cualquier tipo de aspiración que tenían para dentro de dos años antes del #4J. Para aportar claridad al análisis, veamos caso por caso el balance de los posibles candidatos a ir por la Gobernación:

Alberto Paredes Urquiza

‘Ya no le quedan grande los Sacos’, repiten en su entorno para sintetizar la confianza y optimismo que desborda al Intendente capitalino tras la última elección. Como chicana post electoral, se trata de un latiguillo muy ocurrente, pero a la hora de hacer un análisis más serio, APU no debería descartar a un modista que le ‘entalle’ el Saco de Gobernador: todavía le sigue quedando grande.

Primeramente, porque fue el 4 de Junio cuando la Ciudad que él gobierna se enfrentó a una elección, y su lista quedó en segundo lugar. El paredismo no debe olvidarse que cuando se eligió en los límites del Departamento Capital, el PJ –con Tere Madera y Ricardo Quintela como candidatos- lo venció claramente, relegando al oficialismo municipal a pelear voto a voto el segundo lugar con Cambiemos. Si Paredes Urquiza elige olvidar el traspié del #4J, no solo estaría muy lejos de la Gobernación, sino que podría perder la Intendencia.

Aliado con Cambiemos se ganó en Capital, con listas distintas se perdió ante el PJ. Esa es la premisa que –en rasgos generales- se impone en el Paredismo como conclusión del 2017. Luego, habrá que definir cómo se reparten los 55 mil votos que se obtuvieron el #22O en el Departamento. Desde el radicalismo dirán que ‘sin APU –en las PASO- Julio Martínez obtuvo 38.000 votos, por lo que Paredes puede reclamar el derecho de propiedad solo por los 17.000 que se agregaron en las generales’. Otro dato que muestran en la Casa Radical: esa cifra se acerca bastante a los 18.500 que logró Felipe Álvarez el #4J.

Luis Beder Herrera

El ex Gobernador –aún al mando de la Casa de las Tejas- sufrió un duro golpe en las urnas el 25 de Octubre de 2015, cuando perdió contra el ignoto Héctor Olivares por más de 10 mil votos. En ese entonces varios (incluso dentro del PJ) se animaron a avizorar que –tras recibir su peor derrota como candidato- el ciclo de Beder estaba cumplido. Fue así que llegamos a 2017 con un PJ debilitado, frente a una oposición que nunca antes se había visto tan fortalecida: no solo por los categóricos triunfos de Octubre y Ballotage de 2015, sino porque contaba con su líder –Julio Martínez- en el Ministerio de Defensa de la Nación, manejando uno de los mayores presupuestos del País.

Con se escenario, Julio Martínez aparecía como el gran favorito para quedarse con todo en 2017, haciendo del período 2017-2019 una larga transición para su ansiado arribo a la Gobernación. Sin embargo, Beder Herrera sacó a relucir su estirpe de Estadista y dio el gran golpe en Junio: no solo ganó en los seis Departamentos del Interior, sino que –contra todos los pronósticos- logró que el PJ venza en Capital, a Cambiemos y al Paredismo. En Junio, la oposición logró solo 4 de las 18 bancas en juego, y el gran responsable de ello fue Luis Beder Herrera.

Poniendo a Menem como candidato a Senador, y utilizando todos sus contactos para que no lo bajen desde Nación, Beder logró que el PJ gané las PASO, aventajando a Julio Martínez por 17.000 votos. Pero el Presidente del PJ no puede ser declarado como el Gran Ganador del PJ, ya que en el tercer comicio del año –cuando se ‘jugaba por los puntos’- Cambiemos logró revertir el resultado, con una elección descomunal en Capital. Quizás la mayor autocrítica que deba repasar el PJ sea el hecho de haber empujado a Paredes Urquiza a jugar activamente con Julio Martínez.

Beder y Casas saben que si en el 2019 APU no juega a fondo con Martínez en la primera elección del año (Gobernador e Intendentes), la continuidad en la Casa de las Tejas está garantizada. Hoy resulta difícil imaginar a APU fuera de Cambiemos, pero habrá que ver que herramientas utiliza Provincia y el PJ para repatriarlo en estos dos años.

Julio Martínez

A lo dicho hasta acá (largó como el gran favorito, fracasó en las dos primeras elecciones pero revivió en Octubre), vale agregar que para seguir soñando con la posibilidad de llegar a la Gobernación, Mashasha debe cumplir con un objetivo excluyente: retener a APU en CambiemosLo difícil no solo será retenerlo, sino hacerlo pero a sabiendas de que la candidatura a la gobernación no está en discusión. Por otra parte, la victoria de Octubre no puede borrar que Mashasha perdió dos veces consecutivas en Chilecito, donde hasta este año era invencible.

En términos pragmáticos: ¿qué tiene para ofrecerle Mashasha a APU que el PJ no le ofrezca? El alejamiento de Paredes del PJ se debe a que el liderazgo de Beder Herrera es indiscutido: sabe que será gobernador quien Beder quiera, que en ese debate (Gobernador) APU no tiene lugar. Sin embargo, Intendencia y otros cargos nacionales entran en el esquema de distribución del poder en el PJ. Consecuentemente, si Martínez le hace saber a APU que la Gobernación no se discute, lo sitúa en una postura similar a la del PJ, y equilibra la balanza para que el Intendente compare sus escenarios.

‘En Cambiemos se puede construir, en el PJ –con Beder a cargo- no’, sostienen desde el Municipio para asegurar que no se volverá al PJ, por lo menos mientras el ex Gobernador sea el Presidente. Esa frase que usan en el paredismo induce un grave déficit para Julio Martínez: consciente o incoscientemente en el paredismo se cree que a Mashasha sí se le puede disputar la Gobernación. En la capacidad de equilibrar entre ‘acá mando yo’ y ‘no te vayas que acá tenés posibilidades de construcción’, está el desafío de Martínez para retener a APU.

Nos hemos centramos en los tres referentes con más posibilidades de disputar el poder en 2019, pero el balance se extiende para todos los dirigentes. Aquí algunos otros casos que vale destacar brevemente:

  • Sergio Casas. El balance es similar al de Luis Beder Herrera, ya que trabajan codo a codo combinando Gobierno y armado electoral. Más allá de la derrota del PJ en Octubre, el Gobernador sigue siendo una de las figuras políticas con mayor imagen positiva de la Provincia.
  • Néstor Bosetti: Sumamente Negativo. Arrancó el año con aires de gobernación, y lo termina sabiendo que su carrera política tiene fecha de vencimiento. Se contó la costillas el #4J, demostrando que su caudal real de votos es 4.194, ni siquiera le alcanza para una banca en la Legislatura, apenas para una Concejalía.
  • Tere Madera. Positivo: logró vencer en la elección donde fue candidata y se posicionó como posible candidata a Gobernadora. Negativo: no pudo contener la avalancha de votos ‘anti PJ’ que revirtieron la elección en Octubre.
  • Ricardo Quintela. Positivo: muchos lo daban por muerto políticamente hablando, y volvió a ser candidato el #4J ganando la elección con el PJ ante el paredismo. El balance final es incierto: mientras El Mirador lo da como posible candidato a Gobernador, Fernando Viano en Nueva Rioja lo considera mariscal de la derrota del PJ, y lo pone como un virtual cadáver político.
  • Silvia Gaitán. Positivo: tras muchos años, logró que el PJ venza a Julio Martínez dos veces consecutivas, en las PASO y en Octubre; queda como una de las ‘ganadoras del año’ y se posiciona para integrar la fórmula del PJ en dos años. Negativo: en Octubre, en Chilecito hubo menos votos para Menem que en las PASO.
  • Marcelo Del Moral. Positivo: en Junio venció claramente en su Departamento, renovando su banca hasta 2021. En las PASO y en Octubre logró que –en Castro Barros- el PJ obtenga una de las mayores ventajas sobre Cambiemos. Negativo: entre las PASO y Octubre, quiso retener a APU en las filas del PJ, pero no pudo ante la embestida del FAA. Ahora, con el resultado puesto, habrá que ver si lo logra. Será fundamental para posicionarse de cara al 2019.