Opinión: una elección crucial para discutir el poder

Opinión: una elección crucial para discutir el poder

La tercera elección del año que tendremos los riojanos en apenas 13 días excede la contienda de Julio Martínez versus Carlos Menem y la disputa por las cinco bancas riojanas en el Congreso Nacional. El #22O La Rioja definirá cuál es el escenario político que tendremos los riojano en los últimos dos años de gestión de Sergio Casas. La verdadera elección de Octubre en La Rioja es entre Gobierno Paralelo vs Fortaleza Institucional.

por-julio-laboranti

Quienes entienden en la materia aseguran que mientras mejor sea la interpretación de una contienda electoral, mayor será la utilidad que el elector le de al sufragio. Si al entrar al cuarto oscuro sabemos qué se está votando, qué estamos eligiendo, solo así podremos afirmar que le estamos dando una utilidad correcta a nuestro voto. En la presente columna intentaremos hacer un aporte al respecto.

Si bien los candidatos que se enfrentan el #22O son Carlos Menem y Julio Martínez (la polarización del comicio hace que cualquier otra alternativa resulte superflua) disputando una banca en el Senado de la Nación, la elección tiene un sentido mucho más profundo. Generalmente, toda elección de medio término tiene un significado simbólico: al no elegirse cargos ejecutivos, el elector tiende a respaldar -o castigar- a un determinado proyecto o espacio político. En su gran mayoría, el ciudadano no conoce con precisión qué banca/s están en juego, ni quiénes las disputan realmente, sino que -con su voto- legitima el Proyecto que cree conveniente.

Incluso, dentro del #22O la elección tiene una gran significancia simbólica: Martínez y Menem son los que ‘ponen la cara’ pero ambos tienen garantizada su banca en la Cámara Alta del Congreso, quienes realmente se enfrentan por la tercer banca en juego son Florencia López e Inés Brizuela y Doria. Si gana el PJ (Menem) López será Senadora, si gana Martínez (Cambiemos) la banca irá para la actual Diputada Provincial radical.

Pero más allá de estos detalles, existe una cuestión de fondo que los riojanos definiremos en la elección de Octubre: la gobernabilidad de la Provincia en el período Diciembre 2017-Diciembre 2019. Si gana Cambiemos, el Macrismo terminará de instaurar un Gobierno Paralelo en la Provincia, dejando de lado al Gobernador y preparando el escenario para el arribo de Julio Martínez a la Casa de las Tejas en 2019. Si gana el PJ, se reforzará la figura de Sergio Casas en Nación, demarcando con claridad los límites: el Macrismo gobierna en Nación pero el Peronismo Gobierna en La Rioja.

Frigerio anticipó el escenario que vislumbra Cambiemos

Lo sucedido el Miércoles pasado en Casa Rosada bien sirve como advertencia de cuál es el esquema de gobernabilidad que imagina el Macrismo para La Rioja, y que una victoria de Julio Martínez el #22O le daría la legitimidad necesaria para ejecutarlo. El Ministro del Interior junto al Candidato a Senador de Cambiemos -Julio Martínez- y sin la presencia del Gobernador Sergio Casas -ni ninguna otra autoridad Provincial- informó la noticia más importante para La Rioja durante el año que viene. Frigerio y Mashasha difundieron un comunicado de prensa donde aseguran que ‘los fondos extracoparticipables’ estarán en el Presupuesto 2018, y serán actualizados con el correspondiente índice de inflación.

La ‘noticia que dio Cambiemos’ resulta un golpe a la institucionalidad provincial de una severa gravedad, pocas veces vista en los últimos años. Tanto el Ministro del Interior como el principal referente de Cambiemos en la Provincia, pasaron por encima del Gobernador, brindando una información que le corresponde dar a Sergio Casas. Durante años, Julio Martínez y compañía se quejaron por los ‘gobiernos paralelos’ que el Bederismo instauraba en los Municipios que no le respondían políticamente; hoy, son ellos las principales piezas del Gobierno Paralelo que el Macrismo le pone a Casas en la Provincia. El Gobernador viene peleando por la confirmación de los fondos extracoparticipables desde hace meses… ¿Cómo puede ser que Nación -al fin- de la buena noticia sin el Gobernador presente?

En la legalidad, esos fondos extracoparticipables todavía no existen: en la Planilla número 18 del Presupuesto que el Poder Ejecutivo de la Nación envió al Congreso esos ‘fondos’ NO figuran. Los riojanos solo debemos agarrarnos de una poco seria declaración de Frigerio, sin ninguna ‘firma’ de por medio, para tener tranquilidad de cara al 2018. Insistimos: se trata de la ‘plata’ con la que dispondrá La Rioja para afrontar el año entrante.

Al respecto, existe un fuerte trascendido que incluso desde la oposición Provincial se reconoce: no habrá Planilla oficial para fondos extracoparticipables, pero Nación no abandonará a La Rioja. ¿Cómo se explica esa contradicción? Con una sola palabra: discrecionalidad. Al no incorporarlo en el Presupuesto Oficial, Nación tendrá ‘libre alberdío’ para disponer de los fondos ‘extracoparticipables; no solo en cuanto a la ‘cantidad’ sino también en cuanto a ‘quiénes’ se lo da para que lo traigan a la Provincia. El Gobierno provincial está pidiendo 5.600 millones por compensación. Nación no nos dará esa plata, pero se estima que alrededor de 3.500 millones llegarán a la Provincia por afuera de la Coparticipación.

Ahora bien, al no incorporarlo en las Planillas Oficiales del Presupuesto, Nación le quita al Gobernador riojano la posibilidad de reclamar por esos fondos cuando no lleguen. Nación podrá disponer libremente cuándo mandarlos y con quién mandarlos: Mashasha será un virtual Gobernador Paralelo que traerá todas las ‘nuevas buenas’ a la Provincia. Fue Martínez quien ‘anunció’ -junto a Frigerio- que esos fondos extracoparticipables estarán, y seguramente será él quien los traiga el año que viene.

Claro está que para que ello sea posible Cambiemos necesita ganar las elecciones de Octubre. Si Julio Martínez vence al PJ en toda la Provincia dentro de dos semanas, se habrá ganado la posibilidad de ser el Gobernador Paralelo del Macrismo en el período 2017-2019. Ante las quejas que surjan desde Casa de las Tejas por el avasallamiento a la institucionalidad, Nación responderá -con los resultados del #22O en la mesa- que Mashasha cuenta con la ‘legitimidad de las urnas’.

Si gana Menem, gana Casas

Una nueva derrota de Cambiemos en La Rioja -ya perdió el #4J y en las PASO- eliminaría de cuajo la posibilidad del esquema anterior, quitándole todo tipo de legitimidad a la Gobernación paralela del Macrismo. Con una derrota, FCR sabe que Martínez no podrá pelear por la Gobernación y deberá refugiarse en el Senado hasta 2023, y recién ahí quizás retornar a la Provincia para ‘jubilarse políticamente’ -por qué no- con una prestigiosa rectoría en la UNDeC. Lejos de pensar en una Gobernación Paralela, una nueva derrota en las urnas obligará a los radicales a ocuparse de la búsqueda de nuevas figuras para enfrentar al oficialismo. Con Mashasha e Inés ‘saturados’, el radicalismo queda huérfano de líderes, dejando vacante el rol opositor para que lo ocupe el Intendente Capitalino.

En la vereda de enfrente, la sensación de fortaleza será inmejorable. Con una victoria el #22O, Casas y Beder habrán culminado un 2017 soñado, con un ‘invicto en las urnas’ impensado -a principios de año- hasta por el más ultraperonista. Con un resultado favorable el #22O, el Lunes 23 Casas y Beder pedirán una audiencia con Macri para comunicarle un mensaje claro: en La Rioja gobierna el Peronismo.

Lejos de ‘romper’ con Nación, Provincia buscará mejorar considerablemente la relación, pero adviertiendo que es el de Provincia -y no el de los radicales o el Municipio- el teléfono que debe sonar cada vez que Casa Rosada necesita algo de estos pagos. Gobernabilidad a cambio de Gobernabilidad: Casa de las Tejas se comprometerá a colaborar en cuanto a legitimidad con Nación a cambio de que Nación colabore con fondos, sin ninguna maniobra de por medio.

Obviamente, lo que venga para los dos últimos años de gestión dependerá mucho de lo que pase en el resto de las Provincias, sobre todo en Buenos Aires. Si Cambiemos vence a Cristina obtendrá el ‘aire’ suficiente para Gobernar sin problemas hasta el 2019; un triunfo de la ex Presidenta, en cambio, presionará a Macri a ‘negociar con el peronismo’ para no terminar su presidencia como lo hizo el último presidente ‘no peronista’, Fernando De la Rúa.

Más allá de la coyuntura nacional, un triunfo en La Rioja le dará la fortaleza a Sergio Casas para ‘sentarse’ en la mesa con el Presidente. Es un hecho que Macri buscará la reelección en dos años, y solo mirará a los ‘ganadores’ del #22O para consruir políticamente de cara al 2019.

El ex Gobernador Luis Beder Herrera lo reconoció en una entrevista radial el último Jueves: “Macri se sentará con los que ganen en Octubre, si el PJ pierde en La Rioja, a Casas lo tendrán en el fondo sin prestarle atención, pero se gana el PJ Casas irá con el pecho inflado, y se sentará en la mesa de los privilegiados, de los ganadores“. La claridad del mensaje es inapelable: para que La Rioja sea tenida en cuenta, por derecha y sin gobiernos paralelos de por medio, el PJ debe repetir el triunfo de las PASO en Octubre.

Los riojanos estamos a menos de dos semanas de saber cuál es el escenario político que se viene en los próximos dos años. No solo se elegirán tres Senadores y Dos Diputados (cuatro de esos cargos ya están definidos, la única incógnita pasa por la tercera banca de Senador), sino que se definirá dónde estará la discusión del poder real en dos años: puertas adentro del PJ, o puertas afuera con un Gobierno Paralelo con más fondos disponibles que la mismísima Casas de las Tejas.