El controvertido dirigente radical con los días contados

El controvertido dirigente radical con los días contados

Desde el PRO están temerosos por la posibilidad de que Bordagaray concrete el acuerdo de boleta con Menem, y su candidato -Julio Sahad- vea peligrar su arribo al Congreso. Es por ello que llevaron a Buenos Aires los números finos de las PASO, con la hipótesis de que -en muchos Departamentos- el martinismo hizo campaña por el Corte de Boleta. En Radio Nacional se le dio ‘mucho espacio’ a Bordagaray.

Redacción de RiojaLibre

No la tiene fácil Brizuela Cáceres en Radio Nacional. No solo porque sus propios empleados le hacen la vida imposible, por diferencias ideológicas, pero -sobre todo- por no compartir la ‘autoritaria’ metodología de trabajo que instauró el Director desde que reemplazó a Martín Illanez.

Es que ahora desde Cambiemos también se pide su cabeza. El PRO -disconforme con los resultados de las PASO- empieza a gestionar en Nación los ‘cargos nacionales’ en La Rioja, que hoy están en su gran mayoría en manos de dirigentes radicales. Las autoridades del PRO llevaron los ‘resultados finos’ de las PASO, donde se demuestra que el radical Julio Martínez sacó alrededor de 6500 votos más que el candidato del PRO Julio Sahad.

‘¿Quién impulsó el corte de boleta?’, es la duda que le dejaron los emisarios riojanos a Rogelio Frigerio. Como prueba aportaron la siguiente captura:

Desde el PRO reclamaron a Nación por qué una radio que ‘debiera jugar’ para Cambiemos, en La Rioja hace campaña por un candidato que compite contra Julio Sahad, el candidato que Macri quiere en el Congreso.

Las especulaciones sobre el trabajo -por debajo de la mesa- del martinismo en favor de Bordagaray y en desmedro de Sahad estuvieron a la orden del días. El ex candidato a Diputado Provincial por el ‘martinismo’ -Diego Martínez- en Facundo Quiroga el #4J, no dudó en traccionar sus votos y hacer campaña por el corte de boleta:

Tras las elecciones de Octubre, la paz llegará a su fin en Cambiemos. Desde el PRO se luchará por todas las delegaciones nacionales que hoy están en manos radicales. Radio Nacional sería la primera gran batalla del PRO.