La impugnación que la ex menemista Crabbe no hace

La impugnación que la ex menemista Crabbe no hace

Ayer, Marcela Crabbe (en la foto cuando era Menemista) pidió la impugnación de Carlos Menem por considerar que no está habilitado moralmente para ser candidato. Lo curioso es que en la lista de Cambiemos, el Candidato a Diputado Nacional fue multado e inhabilitado por el Banco Central por causas de corrupción. ¿Sahad sí está habilitado moralmente?

Redacción de RiojaLibre

El candidato a Diputado Nacional Julio Sahad ostenta una ‘conducta financiera’ que contrasta plenamente con la Transparencia que se impulsa desde la lista de Cambiemos. Curiosamente, Marcela Crabbe mira para otro lado a la hora de repasar el pasado oscuro de su propio candidato.

La ‘condena de la corrupción’ de la Gestión K (con Lázaro Báez y José López presos, y Cristina y Julio De Vido en el ojo de la tormenta) es lo que le permite al Gobierno de Mauricio Macri sostener parte del respaldo popular, pese a las ‘impopulares’ medidas que lleva adelante y que golpean directamente en el Bolsillo del ciudadano. Es decir, la búsqueda de la transparencia es lo que alarga el ‘veranito’ en la relación de Gobierno con la gente.

Es por ello que resulta llamativo que en La Rioja se haya elegido a un candidato a Diputado con un pasado muy poco transparente. Julio Sahad fue investigado e inhabilitado por el banco central en el año 2002, multado con una suma que pasa los 2 millones de pesos.

Veamos la resolución del Banco Central donde figura la pena e inhabilitación a Sahad:

sahad

Su pasado como uno de los Directores del Banco Rioja, con el cual se sospecha que habría financiado las empresas que hoy posee, y las cuales están en Litigio porque su Hermano dice que se las robo  (expte  38.525 /2007 /S  SAHAD JULIO ENRIQUE C/ELIAS SAHAD – EXCLUSION  ), hacen pensar que en Política (en Cambiemos también) solo vence el que mas plata tiene.

A Sahad y sus seguidores habría que preguntarle con qué moral pretenden impugnar a Carlos Menem, cuando el propio Banco Central de la Republica Argentina lo inhibió por 10 años y le puso una multa millonaria, algo que no encaja con la transparencia y aires de cambio que pregona el partido del Presidente.