Los fondos que le faltan a APU para su Gestión

Los fondos que le faltan a APU para su Gestión

A la hora de justificar su faltazo a la reunión del Gobernador con los Intendentes para mostrar ‘Unidad’, Paredes Urquiza fue claro: “15 meses implorando al Gobierno soluciones para Capital…”. Esa frase se traduce en el título de esta nota: al Municipio Capitalino le hacen falta 5 millones más por mes y 16 millones por única vez para ponerse al día con Proveedores. El razonamiento de APU es claro: primero hay que solucionar eso para luego hablar de Unidad.

Redacción de RiojaLibre

Desde que asumió la Intendencia, cuando se empapó de los Números del Palacio Ramírez de Velasco, Alberto Paredes Urquiza comenzó a ‘pedir’ a Provincia que se revisen los ‘números’ de la Coparticipación. La Capital alberga al 55% del total de los habitantes de la Provincia, y -según aseveran en el paredismo- no se están pasando los fondos correspondientes y suficientes.

Cada vez que llegan los finales de cada mes, el Secretario de Hacienda José Martínez se enfrenta al penoso desafío de hacer magia para pagar los sueldos de todos los empleados que tiene el Municipio. Para el paredismo, los números son claros: hacen falta 5 millones más por mes (para poder arfrontar el pago de sueldos sin endeudarse), y 16 millones por única vez (para ponerse al día con los Provedores).

Ese fue el ‘papelito’ que llevó el Intendente al Gobernador hace algunas semanas. A partir de ahí se podría comenzar a hablar de ‘Unidad’. No se puede hablar de ‘segundo y quinto lugar para nosotros’ o cualquier tipo de negociación de una posible lista, sin antes arreglar los números para garantizar una buena Gestión. Esa es la traducción política a los eufóricos tuits del Intendente:

C62SloBWgAAlomk

Para ‘solucionar los problemas de la gente’ hace falta plata. ¿Cuánta plata? La que te detallamos más arriba. En la mesa chica del paredismo existen dos ramas: la que pide solamente los fondos suficientes para enfocarse únicamente en la gestión; y otra más política, que además de esos fondos, exige al Gobernador que deje ‘la vieja política de lado’. Es decir, Ricardo Quintela y Tere Madera (la consideran bederista) afuera de la lista: primero un candidato casista y segundo Felipe Álvarez.

Es decir, un sector del paredismo solo quiere los fondos para enfocarse en la Gestión, dejando de lado la elección de junio, y solo pensar en 2019. La posición de esta rama es la siguiente: ‘la mejor manera de hacer política que tiene APU es no hacer política, hacer una gestión sobresaliente (con ayuda de Nación y Provincia) y recién a fines de 2018 dedicarse a la política para consagrarse como pre candidato a gobernador en 2019’. ‘Quintela se dedicó a hacer política y así le fue, nosotros tenemos que hacer gestión’, subrayan.

Sin embargo, existe un ‘ala dura’ del paredismo, que piensa que ‘además de los números’, Paredes debe exigir a Casas que confronte con Beder Herrera y sea él quien se ponga al frente del armado de la lista. De esta manera, se pretende una lista con caras nuevas, marcando un distanciamiento con la vieja política. ‘No solo que Quintela no debe estar en la lista, sino que no se lo debe ‘habilitar’ (con fondos) para que sea candidato por afuera; solo así accederemos a la unidad’, apunta el ala dura.

Antes de poder dilucidar que sector -dentro del paredismo- se impone, sin ‘los fondos’ no existe posibilidad de UNIDAD posible.