El Juez Federal ‘inspeccionó’ la UNLaR

El Juez Federal ‘inspeccionó’ la UNLaR

Durante la tarde noche del Jueves, el juez federal subrogante, Nicolás Azcurra, se presentó en la UNLaR para realizar una inspección ocular y detallar la situación de la Toma que mantienen los alumnos. Para sorpresa de muchos, Azcurra sentenció: «Soy honesto, no he visto ningún acto de violencia ni daños».

El juez Azcurra aseguró que no sólo no constató daños, sino que presenció una marcha pacífica y masiva de estudiantes en las calles internas de la Universidad.
Azcurra manifestó «soy honesto, no he visto ningún acto de violencia ni daños». Hicimos nuestro trabajo objetivamente, con dos testigos y con gente de la universidad acompañando el recorrido”, para comprobar la veracidad de la denuncia del rector renunciante Enrique Tello Roldán por daños en contra de los que realizan la toma de la casa de altos estudios.
Azcurra aseguró que todo el recorrido fue pacífico y que el predio se encuentra, a simple vista, en perfectas condiciones de seguridad e higiene. “Recorrimos todos los sectores, incluso fuimos testigos de una marcha de cuatro cuadras de estudiantes por las calles internas. Hemos visto todo sin daños ni roturas, sólo uno o dos vidrios rotos, pero lo demás todo pacífico”, indicó el magistrado que ocupa la titularidad del Juzgado Federal en este caso, por inhibición del juez Herrera Piedrabuena en los casos relacionados a la UNLaR.
Finalmente, Nicolás Azcurra contó que el paso inmediato luego de esta inspección ocular será girar el expediente de vuelta hacia la oficina del fiscal Illánez para que éste se expida sobre el tema.

Estela Palis, directora de Comunicación Social, denunció amenazas

En Comisaría Séptima se presentó Estela Palis, directora de la carrera Comunicación Social, quien denunció amenazas por mensaje de texto, indicando que le sugirieron que tenían “un regalo” para su persona dentro de la universidad.

El subcomisario Tomás Peñaloza, informó a Radio Fénix que en la jornada del miércoles, la Comisaría Séptima receptó la denuncia de una docente de la universidad.

Se trata de Estela Maris Palis, que denunció amenazas emitidas por teléfono, donde le indicaban: “feliz martes, la seguimos esperando en la UNLaR y tenemos un regalo para usted”.