Opinión: el Peronismo necesita un Conductor

Opinión: el Peronismo necesita un Conductor

Se viven días decisivos en el Oficialismo Provincial. Las elecciones del 2017 (y sobre todo, de 2019) se definirán en estas horas. Por enésima vez el ex Gobernador intentará la Unidad del PJ, que -lejos de lo que se dice de la boca para afuera- hasta ahora nunca fue posible. Por el Partido, Beder se inmolaría nuevamente como en 2015: APU Gobernador e Innombrable Intendente en 2019. ¿Logrará unir al PJ? Si no lo hace, la derrota es inexorable. 

Por julio laboranti

Todos lo pensaban y no lo ocultaban, en cualquier reunión con dirigentes del PJ se escuchaba: “si nos seguimos dando entre nosotros, Mashasha nos pasa por arriba el año que viene y se queda con todo en 2019”. Sin embargo, los hechos subsiguientes no coincidían con la advertencia. Al terminar dichos ecnuentros, cada vez con más frecuencia e intensidad, muchos dirigentes ‘operaban’ golpes contra determinados ‘compañeros’.

Fue el #ONGsGate el que les hizo abrir los ojos a muchos, aleccionando de que eso que repetían como un loro en las reuniones porque lo sentían un discurso que ‘sonaba lindo’, era -en realidad- una verdad inapelable. La Bola de Nieve ‘autodestructiva’ que construyó el propio PJ adquirió un tamaño incontrolable, amenazando con llevarse todo por delante. Desde Nación se investiga a tres ONG en particular, pero el sector partidario implicado con estas Fundaciones no se quedó con los brazos cruzados. Apelando al viejo ‘si caigo yo caemos todos’, pidió investigar a todos.

A comienzos de la semana pasada los actores políticos implicados advirtieron el peligro irrevocable que estos enfrentamientos ‘autodestrucctivos’ estaban provocando. Pero a ese punto, la Bola de Nieve era ‘tan grande’ que NO pudieron frenarla. ‘No importa a que sector interno se le apunte, cada Placa de RiojaLibre o Tapa de El Independiente sobre el tema daña a todo el peronismo y le sube varios puntos a Mashasha, que sin hacer nada se está garantizando el poder en 2019’, confió a RL un ‘peso pesado’ dentro del Gobierno Provincial.

Fue entonces cuando debió interceder Luis Beder Herrera, a quien muchos ven como el único ‘Conductor’ posible. Por lealtad, el actual Gobernador cedió el liderazgo a su antecesor, que sigue dominando los hilos más importante en todos los ámbitos de poder. Según pudo saber RL, Beder habló con quienes debía hablar (APU y Sr. Vicegobernador) para iniciar una ‘tregua’ que ponga fin a tanta locura autodestructiva.

No hace falta profundizar sobre la estirpe de Estadista que ostenta el actual Diputado Nacional; consecuentemente, él sabe mejor que nadie que la única forma de que el peronismo no pierda el poder ante Julio Martinez, es lograr la Unidad del Partido; pero la verdadera unidad, no solo la ‘unidad discursiva’ como se viene dando. Algunos aseguran que la derrota en 2017 es inevitable, pero la única manera posible de retener el poder en 2019 es que todos los referentes del PJ –absolutamente todos- tiren para el mismo lado.

Hoy por hoy, imaginar a Alberto Paredes Urquiza y el Sr. Vicegobernador en el ‘mismo bando’ parece una utopía, pero –quienes lo conocen- aseguran que “al Dr. le encantan este tipo de Desafíos”. Durante todo el fin de semana llovieron ‘comunicaciones telefónicas’ y ‘reuniones’ entre los ‘popes’ del PJ. “Vos tenés que hablar con este”, “Vos ablandame a aquel”, “¿Cómo hacemos para controlar a este?”, “Vos encárgate de aquel”, eran las frases que se repetían en las conversaciones del ex Gobernador con sus Operadores Políticos de mayor confianza.

El Plan de Beder

Para conseguir la Unidad que tanto ansía, Beder sabe que debe dar un paso al costado cuando se hable de candidaturas, pero cumpliendo un rol vital que ningún otro dirigente puede ocupar: armador y conductor del PJ. Paredes Urquiza Gobernador y el hoy Sr. Vicegobernador Intendente de Capital en 2019. Esa sería la fórmula que tiene en la cabeza el Dr. para comenzar el proceso de acercamiento entre las dos partes más antagónicas del PJ. Parece difícil pensar en un esquema de poder sin Beder intentando regresar a la Gobernación en 2019, pero no sería la primera vez que el Dr. se ‘inmola’ por el PJ: en 2015 desistió de ir por la Re re (tenía número en la Legislatura y aval de la Justicia para modificar la Constitución) para asegurar el triunfo del PJ en la Gobernación.

El panorama no es para nada sencillo. Suponiendo que Paredes Urquiza y N.B. acepten el escenario que propone Beder para concretar la Unidad, aparecen millones de interrogantes sobre otros referentes del PJ. ¿Aceptará Quintela este esquema? ¿Y los Intendentes del Interior? ¿Tere Madera y Felipe Alvarez postergarán nuevamente su deseo de llegar a la Intendencia? ¿Y los Maza qué lugar tendrán? ¿Mario Guzmán Soria, Alejandra Oviedo, Daniel Elías, Lázaro Fonzalida, Marcelo Del Moral, Tere Luna, etc. aceptarán que Beder siga siendo el conductor? ¿Qué lugar les tocará en el nuevo escenario? Son algunos de las innumerables preguntas que surgen, siempre recordando que –según el propio Beder- para que gane el PJ ‘todos los sectores deben estar incluidos’.

La primera respuesta para comenzar a resolver todos estos misterios parece ser ‘Internas Partidarias’, que el ‘voto popular’ decida el lugar que ocupará cada uno. “Que cada sector vaya por las autoridades en su Departamento y vean quién está en mejores condiciones para pelearle a FCR”, disparó una fuente cercana al ex Gobernador. Inmediatamente, agregó: “pero acá lo importante no es decidir las candidaturas del año que viene, sino incluir a todos en un PJ Unido que tenga como objetivo principal y único retener el poder en 2019”.

Las posibles Internas en el PJ conllevan dos problemas que el seno íntimo de Beder Herrera aún no puede resolver. El primero obedece a la ‘garantías’ que se brindan, o mejor dicho, que NO se brindan: la sensación de que, en unas hipotéticas elecciones, terminará pasando ‘lo que Beder quiera’ (tal como sucedió en el 8M de 2015) predomina en los sectores del PJ ‘no bederistas’. El segundo inconveniente, y al que más se teme, es que en lugar de unir al partido se termina profundizando viejas diferencias. Tomemos como ejemplo Chepes: Guzmán/Soria se enfrentarían a Claudio Saúl. ¿Quién pierda va a aceptar los resultados, va a reconocer a su contrincante como su nuevo líder? El viejo precepto peronista ‘el que gana conduce y el que pierde acompaña’ es una utopía desde hace varios años en La Rioja.

La postura de Nación

El otro gran interrogante sobre el escenario político que se viene para La Rioja es la postura de Mauricio Macri. Por ahora el espacio del presidente mantiene relación con los dos espacios que se disputarán el poder en el 2019. Naturalmente –por su cargo en el Gabinete Nacional- respalda a Julio Martínez, mostrándolo como ‘la cara del Gobierno’ en La Rioja, pero también coquetea con el PJ. Es de público conocimiento que Alberto Paredes Urquiza es uno de sus Intendentes -de todo el País- ‘predilectos’, y –a su vez- Nación invita a Beder y Casas para disertar sobre las SAPEM en un Foro de Inversiones.

Macri NO se definió en La Rioja, y no lo hará hasta que pasen las elecciones del año que viene. Recién luego de conocer los resultados de las legislativas, escogerá la fuerza que lo acompañará en 2019 para ir por su reelección. Si bien hoy tiene a un candidato a gobernador en su Gabinete (Martínez) y también pone fichas a un dirigente peronista (APU), habrá que esperar hasta Octubre de 2017 para saber por quién hará fuerzas el Macrismo para que sea el sucesor de Sergio Casas.

Para algunos ‘falsos optimistas’ que quitan importancia a las elecciones del año venidero, aduciendo que “en las PASO de 2013 ganó Mashasha y luego en 2015 perdió con Casas”, vale recordarles que existe una diferencia crucial con ese período. En 2013-2015 Martínez no solo enfrentó al Gobierno Provincial, sino también al aparato del Gobierno Nacional; si el año que viene vence FCR, en 2019 Martínez enfrentará nuevamente al Gobierno Provincial pero -esta vez- con el pleno respaldo del Gobierno Nacional.

Hasta Octubre de 2017 hoy nos separa una eternidad, mucho más que un año y un mes. La primera decisión política que debemos dilucidar es si Beder triunfa o fracasa en su intento por Unificar al PJ. Sin temor a apresurarnos, podemos anticipar que es la última chance que tendrá: si no lo logra, la derrota del peronismo está sentenciada y el PJ comenzará a ser oposición en La Rioja.