El peronismo riojano a contramano de la Historia

El peronismo riojano a contramano de la Historia

En nuestras columnas semanales te venimos advirtiendo que la severa crisis que padece el peronismo riojano, se debe al vicio de ‘premiar a quienes pierden elecciones‘. Hoy te vamos a contar uno de esos casos: Claudio Saúl, que perdió el poder en Chepes el año pasado y fue premiado con el Ministerio político del Gabinete Provincial. No mide para Diputado Provincial en su propio Departamento, pero aspira a ser Diputado Nacional.

Redacción de RiojaLibre

Prestigiosos Historiadores coinciden en sintetizar la predominancia del PJ en el poder desde su nacimiento con una polémica frase: ‘En el peronismo se perdona la traición, pero NO la derrota’. «El peronismo puede perder una batalla, pero no la guerra. El movimiento, sin una ideología definida, está pensado para obtener el poder y retenerlo el mayor tiempo posible. Hace 70 años que se recicla y regenera para regresar a la primera línea después de cada revés», explica Fernando Gualdoni para El País, culminando su artículo con la frase citada: ‘En el peronismo se perdona la traición, pero no la derrota’.

En La Rioja, las actuales autoridades partidarias van a contramano de la historia del peronismo. Año a año, no solo se decide ‘perdonar la derrota’, sino que se la ‘premia’. El 5 de Julio de 2015 el espacio comandado por Claudio Saúl (con su hermana Cristina como candidata a Intendente) perdió el poder en Chepes, tras 12 años de ‘reinado’. En Buenos Aires, esa derrota sería imperdonable; pero en La Rioja Beder premió al ‘derrotado’.

Primero, Kito fue candidato suplente en las elecciones para Diputados Nacionales de Octubre; y luego -el premio mayor- Saúl fue ratificado en el Ministerio más codiciado políticamente hablando (Gobierno y Seguridad) cuando asumió Sergio Casas y anunció su Gabinete. El Intendente Chamicalense Daniel Elías no tardó en exteriorizar públicamente su descontento: «Casas tiene un Gabinete de Perdedores»

Mirando hacia 2017, en estos meses se comenzarán a definir los nombres de los candidatos para las elecciones Legislativas de 2017. El Oficialismo deberá elegir 10 nombres (Tres Senadores titulares y tres suplentes, y dos Diputados titulares y dos suplentes)  para que lo represente, e -increíblemente- Claudio Saúl vuelve a estar sobre la mesa.

La intención del ex Intendente Chepeño es encabezar la lista para Diputados Nacionales, acompañando a Beder Herrera como Candidato a Senador. Lo curioso es que en el Departamento de Saúl se renuevan tres bancas Provinciales, y algunas encuestas que ya comienzan a circular amenazan a su espacio con ni siquiera obtener una banca (que hoy ostenta Cristina Saúl). El oficialismo (Pérez-Oviedo-Guzmán Soria-Rodríguez) se quedarían con dos bancas, mientras que FCR le arrebataría la restante al ‘Saulismo’.

Ese es el escenario que presenta el peronismo riojano: un dirigente que perdió el poder tras 12 años de hegemonía, y podría quedar ‘cuarto’ en la próxima elección en su Departamento; tiene el ‘caradurismo político’ de exigir al partido un lugar protagónico como candidato a Diputado Nacional.

A su vez, el Jefe del Partido -que perdió abrumadoramente con un ‘fantasma’ en Octubre- será el máximo candidato en las próximas elecciones. Beder esquivó cualquier tipo de autocrítica y va por la ‘revancha’ (o destrucción total del Partido) en 2017, acompañado por otros perdedores como -por ejemplo- Kito Saúl.

Ante este panorama, el Intendente de Chepes -Cristian Pérez- ya manifestó su total disconformidad y adelantó una ruptura en el PJ. Pérez es uno de los pocos ‘ganadores’ del PJ en 2015, que ven como en el partido se sigue apartando a quienes triunfaron, y se renueva la confianza en quienes fueron derrotados. Integra el denominado G8 (Grupo de los 8 Intendentes) que junto a un puñado Diputados Provinciales y otros dirigentes de peso dejarían el oficialismo.

Muchos lo acusarán de ‘traidores’, por abandonar el Proyecto que comanda Beder y ¿Gobierna? Casas. Con la ‘conciencia tranquila’, retrucarán: «EL PERONISMO PERDONA LA TRAICIÓN, PERO NO LA DERROTA».