Reforma Judicial: La justicia riojana (bederista) redobla la apuesta del Kirchnerismo

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de nuestra provincia pidió que haya una fuerte participación ciudadana en la elección de los jueces. Vayamos diciéndole Chau al sistema republicano en La Rioja!

El titular del TSJ, consideró que “los riojanos asistimos a uno de los momentos más importantes que ocurre muy pocas veces en la historia institucional de la provincia. Podríamos decir que el momento por el que atraviesa hoy nuestra Función Judicial riojana, es equiparable a lo que aconteció en 1983 con el advenimiento de la democracia”, dijo Brizuela y recordó que en aquel momento la totalidad de los magistrados que habían formado parte de la Justicia provincial fueron puestos en comisión que precedió al recambio de jueces. “En esta oportunidad, la mayoría de aquellos magistrados (jueces de la democracia) se retiran de la Función Judicial luego de más de 30 años de ejercicio de la magistratura, y se acogen al beneficio jubilatorio”.

“Este hecho, es de significativa importancia para nuestra provincia, pues tras la renuncia de los magistrados, se torna necesario designar los que los reemplazarán, produciéndose así en nuestra provincia, un recambio de más del 60 por ciento en nuestros jueces y quienes resulten designados, son los jueces de la provincia por los próximos 20 o 30 años, serán ellos los encargados de dirimir nuestros conflictos de aquí en adelante”.

LOS MEJORES JUECES

El presidente del TSJ hizo hincapié en la “trascendencia de las funciones de los órganos que participan en el proceso de selección de los magistrados que deben actuar con extremada prudencia, sin apuros y ser plenamente concientes de las consecuencias de tan importante misión, de dotar a la provincia de jueces probos, honestos y capaces y responsables de su actuar”. En este sentido, puntualizó que para seleccionar a un postulante a magistrado, hay que atender no sólo a sus conocimientos técnicos, sino a su calidad humana, sus virtudes y defectos. “En el caso de un postulante a magistrado, la lupa debe posarse con más atención en razón de las responsabilidades que el postulante de ser seleccionado, tendrá su rol de juez”.

Asimismo, destacó que se debe “indagar sobre los antecedentes de los postulantes, sobre las cuestiones que atañen a la vida, al cuidado del ambiente, a la salud, a los valores, detectar las virtudes y defectos que ostentan. “La selección no debe ser sólo técnica o de conocimiento científico, sino que debe atender a las condiciones morales de los postulantes, para que sean de probada capacidad y honestidad, con sentido común y hombría de bien”. Afirmó que esta proposición de examinar calidades éticas, encuentra su sustento en las legislaciones a nivel internacional, nacional y provincial.

Por otra parte, consideró que la comunidad debe conocer con antelación los nombres de los postulantes, para poder emitir y probar actuaciones. Sostuvo que “para que esto sea posible, los órganos que intervienen en el proceso deben reglamentar claramente el proceso de selección, los parámetros valorativos para tener en cuenta, los mecanismos de participación ciudadana. Esto debe ser desarrollado previamente a que el concurso de postulantes se materialice”.

Finalmente, resaltó que “si todos nos comprometemos, participamos y ponemos lo mejor, podremos contar con los mejores hombres y mujeres para desempeñarse, no sólo como magistrados, sino en cualquier cargo público”.