Debilidad y agotamiento del Gobernador

Debilidad y agotamiento del Gobernador

Las elecciones del Domingo podrían ser un punto de Inflexión en la carrera política de Luis Beder Herrera. Una eventual derrota en las urnas resultarían el tiro de gracia para confirmar los últimos gestos de debilidad que viene mostrando el Gobernador. ¿Se acaba el reinado? ¿Renunciará?

Redacción de RiojaLibre

Generalmente, las PASO no suelen ser de gran importancia porque su carácter definitorio es casi nulo; especialistas la definen como “una encuesta 100% confiable”. Sin embargo, el próximo domingo, en La Rioja podría darse el hecho político más importante de la última década. Ante una posible –y según muchos estudios ‘casi segura’- derrota en las urnas, Beder decidiría terminar con su Gobierno y dar un paso al costado. Los rumores crecen con el correr de las horas: algunos aseguran que “al Beder se lo nota muy agotado y no soportará el golpe, no sorprendería que deje todo en manos de Casas y se vaya a su Finca”. Otros, son más precavidos y afirman que seguirá en su mando pero anunciará públicamente que no irá por la Re-re, y terminará su carrera en el 2015.

De cualquier manera, las PASO pondrían fin al reinado de uno de los personajes más importante de la política en la historia de La Rioja.

Aunque sería ‘la gota que rebalse el vaso’, las elecciones no son la única causa del Fin del Bederismo. El Gobernador debió soportar -en los últimos meses- certeros ‘cachetazos’ de sus propios seguidores y funcionarios, que en otros tiempos su impoluta figura no los hubiese permitido.
Uno de esos golpes, que demuestra la creciente debilidad del Gobernador, los propinan diferentes Intendentes del Interior. Al ya hiper conocido ‘plantón’ de Quintela y Bordagaray (algunos lo definen como ‘el principio del fin’), en las últimas semanas otros jefes comunales le hicieron saber a Beder Herrera que su ‘lineamiento’ llegaba a su fin. El ‘Negro’ Elías fue el primero en plantarse y –desde Chamical- mostró su disconformidad con las políticas llevadas a cabo por la Casa de las Tejas.

Luego de su ‘borrón’ de la lista de candidatos a Diputados Nacionales, otro que puso el grito en el cielo fue Gustavo Minuzzi. “Yo no soy un nene de pecho, no me puede hacer esto”, habría confiado el mandatario a su entorno. Además, ya es de público conocimiento la indignación de Minuzzi cada vez que ve a Beder Herrera con Nicolás Martínes o gente de su equipo. Hugo Paéz (Felipe Varela) se suma a la lista de ‘Intendentes disQonformes’; y la última gran incorporación sería Claudio Saúl, que se cansó de que su líder juegue a tres puntas en su Departamento (Alejandra Oviedo y Guzmán Soria, que tampoco le perdona a Beder la ‘jugada’ que le hizo en 2011 para dejarlo afuera del Congreso Nacional). La lista suma adherentes con el pasar de los días; la ‘bandera’ de la Coparticipación Municipal es la que utiliza el Quintelismo para seducirlos.

Pero no solo en el Interior es palpable la debilidad del Gobernador; sino también dentro de su propio Gabinete. El Gobernador está ‘harto’ de pedirles a Alberto Paredes Urquiza y Néstor Bosetti que encabecen sus respectivas listas, para sumar la máxima cantidad de votos a Tere Madera. Tanto ha decaído el poder de Beder Herrera, que hasta sus propios soldados se le revelan: desde ambos sectores juran y perjuran que sus líderes (Paredes y Tití) no serán candidatos en Octubre.

Como si semejante panorama fuera insuficiente, en las últimas horas llegó un sondeo al despacho del Gobernador, que indica que el 65,18% de los riojanos se opone a una reforma constitucional en la Provincia para permitir un nuevo mandato de Beder Herrera.

Estas son las tres causas más importantes que harían declinar al Gobernador de su intención de perpetuarse en el poder, pero la connotación de falencias en el Bederismo son interminables (crecimiento de Quintela, presencia de ‘antimineros’ -Carina Flores- en listas propias de Diputados Provinciales, internas en El Independiente, rechazo popular en constante crecimiento, etc.). Como dijimos más arriba, las elecciones del Domingo sería el tiro de gracia para este trágico escenario. Sin embargo, un político que ha sabido superar varios escollos y ostenta un poder considerable en la Provincia, no se daría por vencido tan fácilmente y lucharía por revertir la situación de cara al 2015.

No parece ser el caso. Lo manifiestan personas muy cercanas y que tienen acceso a sus actividades diarias: las ansias de vencer ya no son la mismas. Debilidad, agotamiento, extenuación y resignación son las palabras que definen el andar actual del Doctor.