Nueva Rioja pretende arrebatarle el mote de Ultra Bederista al Mirador Político

Nueva Rioja pretende arrebatarle el mote de Ultra Bederista al Mirador Político

Desde hace unas semanas, Viano pretende se configura como un ‘kamikaze’ Bederista. Dice: Con la cuenta regresiva en marcha hacia las elecciones primarias de agosto, aún no aparece la nómina de los candidatos por el oficialismo. La oposición, mientras tanto, se diluye en sus propias limitaciones.

Panorama político de la semana- Por Fernando Viano

La cuenta regresiva hacia las elecciones primarias, previstas para el mes de agosto, ya está en marcha. Sin embargo, a esta altura de las circunstancias, son muy pocas las certezas y bastantes las dudas en torno a los posibles candidatos, especialmente en lo que respecta al oficialismo.
Inmersos en un escenario que no deja margen para los errores o las equivocaciones, son pocos, muy pocos los que se animan a asomar la cabeza y correr el riesgo de sufrir las drásticas consecuencias de una exposición que puede ser contraproducente y abrir un paréntesis en la carrera política de más de uno.
Será por eso que, entre las sombras, algunos especulan con la posibilidad de una candidatura, mientras aguardan por la bendición del gobernador Beder Herrera, mucho más preocupado por mantener la gestión que viene llevando adelante, que por señalar a este o aquel para que desarrollen la ardua tarea de conservar para el oficialismo las bancas que tanto hacen falta.
Hay en este sentido, apenas, un par de excepciones sabidas y conocidas por todos. Un par de nombres que sobresalen desde hace un tiempo, pero que aún no fueron confirmados por el mandatario provincial y mandamás de la estrategia política oficialista, en una provincia en la que la dependencia de Nación marca hasta la manera en que se deben mover la piezas en el tablero para que no se disguste la “reina”.
Corren épocas de definiciones y una mala decisión, se sabe, puede costar muy caro. Y es en este contexto, precisamente, que se puede contar con los dedos de una mano a quienes podrían llegar a calzarse la camiseta del bederismo y, por ende, del kirchnerismo en La Rioja, más allá de las arrogancias de algún sector que pretende embanderarse como el “único y exclusivo”, al tiempo que plantea alianzas llamativamente anti-K.
A saber, la ministra de Desarrollo Social, Teresita Madera es, hoy por hoy, el nombre que suena con más fuerza entre las filas bederistas y es, al mismo tiempo, la bendecida por Beder Herrera. Claro que esta bendición no es reciente, sino que data ya de un buen tiempo y tiene que ver, fundamentalmente, con la estricta confianza que el Gobernador deposita en Madera y que supo redundar en la ocupación de distintos cargos por parte de la actual Ministra.
Madera, se sabe, es un soldado del bederismo y lo seguirá siendo, más allá del lugar que pueda ocupar dentro del gabinete provincial, en una banca como legisladora, o en el llano. Así lo demostró desde siempre la funcionaria, incluso en tiempos de trabajo mancomunado con el sector de la ahora senadora nacional Teresita Luna, en la actualidad su máxima “detractora” política. Justamente, es tan dinámica la política que en un breve lapso de tiempo puede poner en veredas antagónicas a quienes anteriormente pudieron compartir espacio pero, de seguro, lo que no puede hacer la política es borrar las marcas de un pasado que deja huellas.
De pronto, olvida la senadora Luna la manera en que se hace política en La Rioja y cuestiona el modo en que se trabaja en una materia tan delicada como la social, advirtiendo que es muy crítica la situación en los barrios, a pesar incluso que los datos del INDEC proporcionados por el kirchnerismo que dice representar a ultranza, indican que en la Provincia no hay indigencia.
Contradice Luna de esta manera -en primer lugar-, la postura K en relación a los números que dan un panorama de la realidad provincial y, al mismo tiempo, se distancia de un problema que como tal existe y del que formó parte como funcionaria, sin haberse erigido nunca en una solución.
Sin duda que estas contradicciones forman parte también de un endeble posicionamiento que acercó a Luna al quintelismo, tal vez inmersa en el hecho de no querer resignarse al ostracismo dorado que significa ocupar una banca en el Senado de la Nación, desde donde la realidad se observa definitivamente con otra perspectiva.
Luna se aleja del bederismo y al mismo tiempo pretende erigirse como la representante máxima del kirchnerismo en La Rioja, no sin antes plantear una posible alianza con el quintelismo, otrora kirchnerista y ahora anti K. Una ensalada difícil de digerir, por donde se la mire.
Pero volviendo ya a las posibles candidaturas y especialmente a la ministra Madera, las expectativas crecen en relación a si la funcionaria bederista aspirará finalmente a una banca nacional, o si resignará esa posibilidad, por cuestiones netamente familiares, a una banca en la legislatura provincial.
O si finalmente Beder Herrera considerará que su presencia es mucho más importante en la cartera social que en la función legislativa donde, se sabe, las buenas intenciones muchas veces quedan diluidas en un complejo entramado del que es muy difícil zafar.
No obstante, y más allá de las especulaciones, sacando el nombre de la ministra, todo se torna bastante confuso en materia de candidatos. Sólo el intendente del departamento Arauco, Gustavo Minuzzi expresó públicamente sus intenciones de formar parte de la contienda y, de hecho, rápidamente lanzó su campaña panfletaria en esta Capital.
Pero, según se pudo saber a partir de diferentes sondeos, la figura del aimogasteño no acumula demasiadas adhesiones, y un reflejo de esto se evidenció en el escaso acompañamiento dirigencial que tuvo en los actos por un nueva conmemoración del Día de la Olivicultura en Aimogasta.
Quien si cierra un poco más al arco oficialista, es la figura del ministro de Gobierno Felipe Alvarez, quien en sus últimas apariciones públicas comenzó a marcar la cancha con definiciones que se acercan mucho más a la intención de un posicionamiento político que a la función que le toca encarnar.
A saber, en el marco de las celebraciones por un nuevo aniversario de la Policía de la Provincia, Alvarez fustigó con dureza a la oposición, a la que tildó de “vacía” y dejó entrever su intención de encarar un nuevo desafío político, siempre bajo el ala de un Beder Herrera que supo sostenerlo, incluso, en los momentos más críticos de su gestión.
Y en este mismo sentido, teniendo en cuenta la excelente relación que mantiene con el Gobernador, otro de los nombres que comenzó a sonar en los últimos días es el del intendente chileciteño Lázaro Fonzalida, quien viene desarrollando una interesante gestión en el departamento, a partir de la concreción de una serie de obras que embellecen a la Perla Del Oeste y que son el reflejo fiel de las ingentes misiones que el chileciteño encara frente a Nación, marcando claras diferencias en relación a la manera en que otros pretenden obtener réditos a partir del trabajo y el esfuerzo de la Casa de las Tejas, tal el dramático caso capitalino.

Solo gremial
La oposición, por su parte, no termina de acomodarse y ni siquiera la llegada a la Provincia del dirigente sindical Hugo Moyano, pudo aglutinar a quienes se manifiestan críticos al gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y, como consecuencia, a Beder Herrera.
El anuncio de la llegada del camionero generó una serie de expectativas que luego, con el paso de las horas, se fueron diluyendo en función de la ausencia de otras personalidades, que decidieron bajarse a último momento.
Así, y más allá de las consabidas críticas a Cristina, el arribo a La Rioja de Moyano quedó reducido a un acto meramente gremial que no trascendió ninguna frontera y apenas congregó a un puñado de afiliados a la CGT que en La Rioja conduce Jorge Reynoso.
No obstante, el camionero justificó la ausencia de dirigentes locales, incluido el gobernador Beder Herrera, al afirmar que temen a las reprimendas que puedan recibir desde Nación.
Lo cierto, sin embargo, es que ni siquiera el diputado nacional Jorge Yoma, quien en los últimos tiempos marcó distancias con el kirchnerismo estuvo presente en el acto. Mucho menos el gobernador cordobés José Manuel De La Sota, ni el diputado nacional (con récord de ausencias) Francisco De Narváez.

Rebelión en el zoo
El Municipio capitalino volvió a estar en el centro de la escena, aunque no por la cantidad de calles bacheadas, mucho menos por la recuperación del alumbrado público, y ni que hablar de mejorar el servicio de recolección de residuos.
Tampoco fue por su lucha “consciente” y “constante” contra la minería a cielo abierto, ni por su sólida adhesión al kirchnerismo y a las asambleas populares, ni por el perfeccionamiento del servicio de transporte público de pasajeros, mientras el riojano capitalino aguarda por la Munibus que vendrá a solucionar toda la problemática en este sentido.
Tampoco lo fue por los cambios en el gabinete, ni por la culminación de las obras pendientes, ni por haberse hecho cargo de las denuncias que pesan sobre el sector por el desvío de fondos de los trabajadores PIL.
Si fue noticia, en cambio, por un nuevo incidente en el zoo municipal que, a esta altura de las consecuencias, se asemeja bastante al recinto del Concejo Deliberante en donde los representantes Q demuestran su capacidad para atacar al Obispo y luego recibirlo como si nada hubiera pasado. ¿Acaso puede haber algo más parecido a que un oso le muerda la mano a una niña y la culpa termine siendo sólo de los padres de la criatura?
Distracciones mediante, claro está, el quintelismo repite aquí, al igual que luego de la matanza del león Zupay (fugado en varias oportunidades por las serias falencias estructurales a las que nunca se atendió) la vieja fórmula de mirar para otro lado, de echarle la culpa a otros.
La rebelión en el zoo, no hace más que poner de manifiesto la desidia de un Gobierno municipal que no asume responsabilidades y que no se compromete con las verdaderas necesidades del ciudadano de la Capital que, al mismo tiempo, se plantea tantos interrogantes.
Por ejemplo, son muchos los que se cuestionan -ya que estamos en el ámbito geográfico del zoo- ¿qué ocurrió con la obra que se desarrollaba justo en frente, que en su momento fue valuada en ocho millones de pesos, de los cuales se emplearon cuatro, pero sólo se certificaron 300 mil?