El Intendente dialoga con el massismo riojano

El Intendente dialoga con el massismo riojano

La jornada del jueves estuvo cargada de trascendidos y versiones dentro del paredismo, puntualmente sobre un ‘posible arreglo’ con el Casismo, que -según pudo constatar RL- no existió. El Viernes arranca con una foto entre APU e Ismael Bordagaray, principal referente de Sergio Massa en La Rioja. El  Intendente capitalino analiza repetir la estrategia de Junio de 2017 :  una tercera opción, ni macrista ni kirchnerista. 

Redacción de RiojaLibre

Provincia envía fondos extra para que el Municipio regularice sus deudas, y financia la campaña de APU Intendente, comprometiéndose a no sacar ningún candidato propio que le disputa la Intendencia. A cambio, Paredes Urquiza no saca candidatos propios ni en las PASO ni en la Gobernación en Octubre, y respalda a los candidatos del PJ.

Ese fue el ‘arreglo’ que durante el mediodía de ayer, luego del Congreso del PJ, se comenzó a murmurar en los pasillos del Palacio Ramírez de Velasco. Para alimentar la veracidad de dicho trascendido, Ariel Puy Soria manifestaba públicamente: «con el Frente Patriótico Riojano, el PJ le abre las puertas a todos, Paredes Urquiza debe volver y ser parte».

Sin embargo, a la hora de constatar el trascendido, fuentes de peso en ambos sectores lo desacreditaron ante RL. ‘Hay conversaciones, pero estamos dialogando con todos, todavía nos quedan algunos días para definir‘, confiaron desde el Paredismo a RL. En el Casismo duro, reina la confianza: ‘la elección se nacionaliza, no se municipaliza, con Fernández-Fernández estamos más que bien, ellos (paredismo) nos necesitan a nosotros, no nosotros a ellos‘.

Lo cierto es que -ratificando lo dicho por nuestra fuente paredista- la jornada del Viernes arrancó con una importante foto política: el Intendente Alberto Paredes Urquiza conversando con el principal referente de Sergio Casas en La Rioja, Ismael Bordagaray.

En el paredismo hay un ala dura (encabezada por Guillermo Galván), que cree que se debe concretar la ruptura con Cambiemos, pero no volver al PJ. Es decir, ir con estructura propia a las próximas elecciones, tanto a las PASO, como a las Generales. Para ello hacen falta fondos y recursos, Bordagaray será el enviado a Buenos Aires para ver si Massa está dispuesto a garantizarlos.