Quieren imponer su nombre a una Escuela

Quieren imponer su nombre a una Escuela

Desde Tama llegan noticias que exacerban la capacidad de asombro: el Diputado Florencio Bazán presentó un Proyecto de Ley para imponer el nombre de Alberto Paredes Urquiza a una Escuela local. Por su parte, el Secretario General de Gobierno le habría dicho a una gestora de ayuda para la UNLaR: “Yo soy como Joaquín Víctor González”.

Redacción de RiojaLibre

La noticia es tan increíble que si no te mostramos el orden del Día en la Legislatura tiene un alto grado de incredulidad. Por ello, miralo con tus propios ojos:

21 bazan

EXPTE. 18-a-00203/14 – DEL DIPUTADO JUAN FLORENCIO BAZÁN:

Proyecto de Ley, imponiendo el nombre de Dr. Alberto Paredes Urquiza a la Escuela N 168 de jornada completa con orientación llaboral de la localidad de Punta de Los Llanos, departamento Angel Viccente Peñaloza.” 

¿Qué más se puede agregar? Solo interrogantes: Habiendo tantos caudillos y próceres en la Historia de La Rioja, ¿es correcto hacerle un ‘homenaje en vida’ a Paredes Urquiza? ¿Qué méritos tiene el Secretario General de Gobierno para ser acreedor de semejante homenaje? Los que tenga, ¿Alcanzan?. Al parecer, no solo tenemos que bancarnos el ‘Ponele a todo Néstor’, sino que la ridiculez de nuestros políticos permite que se venga el ‘Ponele a todo Cabrito’.

El Conservador que APU lleva adentro

Además de dicha locura legislativa, RiojaLibre averiguó otro hecho que pone al descubierto el marcado interés de Paredes Urquiza por tomar un protagonismo que no le corresponde. Ante el pedido de ayuda para gestionar debates en la UNLaR, el Secretario de Gobierno accedió, pero con la condición de que “se debata y revalorice la figura de Joaquín Víctor González”. 

“Quiero que se hable de Joaquín V González, se destaque y revalorice su labor, yo soy el JVG del siglo XXI”, habría disparado el Secretario ante la mirada atónita de la gestora.

Más allá de los ‘delirios de grandeza’ de APU, en RiojaLibre no nos dejamos de sorprender por la admiración de un bederista hacia un ícono de la política conservadora. Recordemos que Joaquín Víctor González era ministro de educación (y hombre de máxima confianza) del ex presidente Julio Argentino Roca, figura a la que hoy se pone en tela de juicio por su ‘cuestionada’ Campaña del Desierto.