Los parámetros que predominan en las definiciones

Los parámetros que predominan en las definiciones

Para elegir al reemplazo de Gastón Mercado Luna, Sergio Casas primó la ‘confianza’ que tiene en Griselda Herrera. No importó que no sea abogada ni su salida poco feliz de Desarrollo Social. Lo mismo pasó con Durán Sabas como Ministro de Gobierno: la lealtad que el abogado demostró con la Enmienda pudo más que el resultado desfavorable en la Corte.  Teniendo en cuenta esos parámetros (confianza y lealtad), crecen sustancialmente las chances de Adriana Olima en la disputa por la Gobernación.

Redacción de RiojaLibre

No está entre los cuatro o cinco nombres (Madera, López, Quintela, Gaitán, Rejal) que ‘todos’ dan a la hora de augurar cuál terminará siendo el candidato a Gobernador del PJ. Pero teniendo en cuenta las últimas dos grandes definiciones de Sergio Casas, no habría que descartar a Adriana Olima en esa disputa.

Quizás sea cierto que la diputada famatinense no ostenta la popularidad de aquellos nombres, pero si nos guiamos por los parámetros que predominaron en la elección de la Secretaria General y el Ministro de Gobierno, Olima le saca varios cuerpos de ventaja a todos. Para elegir a Griselda Herrera y Héctor Durán Sabas, el Gobernador puso -ante todo- la confianza que tiene en estos dos dirigentes, y la lealtad que estos han venido demostrando hacia su figura.

Griselda Herrera tuvo una salida poco feliz de Desarrollo Social, pero lejos de evidenciar su enojo y ‘romper’ con el oficialismo, la ex Ministra siguió acompañando desde el llano, siempre bien cerca de Casas y defendiendo con uñas y dientes al Gobernador. Eso fue lo que primó para que Casas la eligiera como Secretaria General de la Gobernación, a pesar de no ser abogada. Para Casas, la ‘confianza y lealtad’ valen más que la capacitación profesional.

En el caso del Ministro de Gobierno pasó algo similar. Luego del fallo adverso de la Corte, todos creyeron que uno de los impulsores de la Enmienda (Héctor Durán Sabas) pagaría las consecuencias. Todo lo contrario: Casas premió la lealtad de Durán Sabas y lo nombró en lugar de Moriconi. Otra vez, Casas prima la confianza y lealtado por sobre todos los otros factores.

Ahora Sergio Casas debe definir quién será el candidato a Gobernador del PJ. Si sostiene esos mismos parámetros, el nombre de Adriana Olima no solo vuelve a estar en consideración, sino que se ubica como favorito por sobre el resto. Olima es la persona de mayor confianza que tiene el Gobernador en la Legislatura, son ‘sus ojos y oídos’ para garantizar el orden en la Cámara.

Allá por julio de 2018, a pura lealtad, Olima logró que el casismo tomo el timón de la Legislatura. Con Olima al mando de la Cámara, Casas puede dormir tranquilo. En cuanto a ‘confianza y lealtad’, los nombres de Adriana Olima y Florencia López encabezan la lista del Gobernador.

Por último, otro dato que juega a favor de Olima: en 2015 Luis Beder Herrera no podía ser candidato y eligió a su Vicegobernador; ahora, Casas no puede ser candidato y la ‘vice de hecho’ es Adriana Olima.

‘No mide’, será la respuesta de muchos. A ellos habrá que recordarles que cuando Beder Herrera impulsó el nombre de Sergio Casas, en Diciembre de 2014, el entonces Vicegobernador apenas tenía un 2,5 % de intención de voto en toda la Provincia, de cara a la Interna del 8 de Marzo de 2015 que finalmente terminó. El 5 de Julio de 2015, la misma persona que tenía 2,5% meses atrás, se impuso ante Julio Martínez con el 55% de los votos.

Olima no es el nombre que la mayoría espera para ser candidata, pero tampoco lo eran Griselda Herrera para la Secretaría General y Héctor Durán Sabas para el Ministerio de Gobierno. Si Sergio Casas vuelve a predominar la Confianza y Lealtad para definir al candidato a Gobernador, la famatinense podría dar el gran batacazo.