A Quintela no hay que inventarlo, Quintela está

A Quintela no hay que inventarlo, Quintela está

Hasta el momento, todas las encuestas coinciden que -sin Casas en carrera- el pre candidato a la gobernación que más mide dentro del PJ es -por lejos- Ricardo Quintela. En cualquier sondeo de opinión realizado en toda la Provincia, el ‘Gitano de la Gente’ trepa por cualquiera de sus competidores dentro del PJ. En Capital sostiene un alto caudal de votos propios, y en el Interior es la figura con más índice de conocimiento en todos los Departamentos.

Redacción de RiojaLibre

‘Si Casas no es candidato, y el PJ está decidido a no buscar su candidato ‘afuera’, las encuestas dicen que Ricardo Quintela es nuestro candidato natural’, es la frase que repiten cada vez más dirigentes peronistas a lo largo y ancho de la Provincia.

En la búsqueda de un camino consensuado con el poder de Gobierno, por la militancia y por la dirigencia del PJ, Quintela es el nombre que surge naturalmente. Históricamente, ante cada proceso electoral en el peronismo siempre se impuso la necesidad de ganar: llegado el momento de las definiciones, se miran las encuestas, se dejan las diferencias de lado, y se elige al candidato con más chances de vencer a la oposición.

En esa línea de análisis, Ricardo Quintela saca varios cuerpos de ventaja sobre los otros nombres puestos consideración: el Gitano, por antecedentes y vigencia, mide mejor que cualquier otra figura oficialista; siempre, claro está, teniendo en cuenta que Sergio Casas no puede ser candidato. La fórmula Quintela Gobernador – Casas Diputado Nacional es la ‘garantía’ que tiene el PJ para sostener el poder en la Provincia. Esa es la sensación creciente en la dirigencia justicialista.

Con la coyuntura actual que atraviesa el PJ riojanao, hoy desde un frente amplio que abarca a todos los protagonistas del peronismo riojano, con el lugar que cada uno debe ocupar, muchos creen que llegó la hora de un diálogo abierto y sin exclusiones de los que representen una ideología peronista, nacional y popular.

En dicho diálogo se debe contar con la participación de fuerzas progresistas, sindicales y sociales para construir esa unidad inclusiva y fuerte, que se pueda imponer a una maniobra nacional, unitaria y neoliberal, representada en La Rioja por la UCR, PRO, Cambiemos, con supuestos peronistas negados a sumar por otros intereses.

Desde el quintelismo sostienen que «Quintela acompañó, acompaña y acompañará al ‘compañero’ Sergio Casas, tanto en su Gobierno, como en la enmienda de la Constitución, lo hizo como siempre; con lealtad y sin recibir nada a cambio». «Quizás ningún otro dirigente dio las muestras y pruebas de lealtad que le tocó dar a Quintela: en 2015 resignó sus aspiraciones sin recibir absolutamente nada a cambio. Siendo el Intendente y líder absoluto del Departamento Capital, no integró la fórmula, no fue principal candidato a Diputado Nacional, su espacio no recibió ningún Ministerio o área de Gobierno, pero el Gitano estuvo, acompañó, y fue determinante para que el PJ venciera a FCR», agregan.

Algunos creen que -si resulta ser ‘el elegido’- Quintela desembarcaría con su espacio propio (quintelismo) en la Casa de las Tejas, dejando a los otros sectores del peronismo afuera. Pero quien conoce al Gitano, sabe que nada más alejado de la realidad; Quintela propone generar una coalición peronista de Gobierno, donde participen todos y cada uno de los peronistas, de Capital y del Interior, que sean representativos del Pueblo y que sean parte activa del mecanismo de construcción electoral.

A su vez, son cada vez más los dirigentes que miran con buenos ojos la candidatura de Quintela porque se respetaría la sucesión generacional en el peronismo. Varios peronistas sostienen que si se elige a Florencia o cualquier otro ‘sub 40’, se tirarán varias generaciones peronistas por la borda con el ‘verso de la renovación’.

Hay visiones diversas, habrá habido errores o no, pero sin dudas si hay que buscar un camino de necesidad y urgencia a recorrer para derrotar las aspiraciones de Macri en La Rioja, el nombre de Ricardo Quintela surge con lógica y naturalidad, como peronista, como dirigente, como administrador, demonizado algunas veces por quiénes sabían que no había nadie más peronista que él.

A Ricardo Quintela no hace falta inventarlo, no hace falta ‘hacerlo’, constuirlo como candidato; el Gitano tiene peso propio. Quienes se lo quieran apropiar indebidamente con intereses contrarios al Peronismo, tienen que recordar que el ‘compañero’ Quintela pertenece a ese Peronismo, a los humildes y a los Trabajadores, antes que a cualquier otro interés en particular. Hoy -tras el fallo de la Corte- Sergio no puede, y siendo el peronismo el Pueblo, a Ricardo Quintela no hay que inventarlo, simplemente está. El Peronismo tiene candidato.