El temor a que se esfume la ‘presunción de poder’

El temor a que se esfume la ‘presunción de poder’

Ya pasó el fallo de la Corte, se suspendieron las elecciones del 12 de Mayo, y el peronismo deberá rearmar su estrategia electoral comenzando desde foja cero. Sin embargo, el Gobernador no debería dilatar las definiciones, ya que cada día que pase, su poder se menguará progresivamente. A mayor rapidez en las decisiones, más injerencia tendrá Casas. El rol de Beder, Paredes Urquiza, Ricardo Quintela y Florencia López.

En 1926 un periódico de Wisconsin le dedicó un artículo al entonces presidente Calvin Coolidge titulado ‘Making a lame duck of Coolidge’ (Haciendo de Coolidge un Pato Rengo’) Desde entonces, en Estados Unidos se utiliza la expresión ‘Pato Rengo’ para referirse al Presidente que encara sus últimos meses de gestión sabiendo que no puede ir por la continuidad en el poder.

La expresión está vinculada estrechamente con lo que en La Rioja se conoce como ‘poder de caja’: mientras el líder ejecutivo está al frente del Gobierno, y define cuáles son las prioridades económicas, ‘todos’ estarán atentos a congraciarse con el Jefe para tener garantizados sus recursos.

Metiéndonos de lleno en el caso puntual de La Rioja, los Intendentes y Diputados de nuestra Provincia no dudan -desde el 4 de Junio del año pasado- en calificarse como ‘casistas’ para que los fondos que necesitan mes a mes se acrediten en tiempo y forma. Así como hasta el 4 de Junio eran ‘bederistas’ (hasta entonces el hiper bederista Ricardo Guerra estaba al frente de Hacienda), pasaron horas para que los Jefes Comunales y Legisladores comiencen a militar el ‘casismo’.

Ahora bien, con el fallo de la Corte Suprema, es un hecho que a partir del 10 de Diciembre Sergio Casas dejará de ser Gobernador. Los Intendentes y Diputados que antes juraban admiración, lealtad y subordinación por el Gobernador, saben que desde Diciembre lo tendrán que hacer por otra persona.

Es allí donde aparece la expresión ‘pato rengo’: la conducción y el liderazgo lo tiene Sergio Casas, pero sabiendo que desde el 10 de Diciembre deberá traspasar dicho poder a su sucesor. En el proceso de definición del ‘sucesor’, cada Intendente y Diputado deberá hacer su apuesta y respaldar a un determinado pre candidato, sabiendo que si acierta su recompensa a partir del 10 de Diciembre será más que importante.

Dominar el poder sabiendo que dicho poder tiene fecha de vencimiento es un examen de conducción que muy pocos aprueba‘, solía decir al respecto el ex Secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger. Esa prueba es la que enfrenta desde el Viernes Sergio Casas. Hasta entonces, todos los Intendentes y los Diputados le respondían sin chistar -aún cuando diferían en las decisiones que se tomaban- porque sabían que Casas seguiría al mando de la Gobernación hasta 2023.

Tras el fallo de la Corte, esa ‘presunción de poder’ queda desactivada, y cada Intendente y Diputado deberá hacer hacer su propia apuesta sobre quién será la figura política que le deba ‘firmar’ los fondos hasta 2023. Es allí donde se considera que el Pato comienza a ‘renguear’, cuando quienes antes le prometían lealtad exclusiva, ahora comienzan a ver hacia otros rumbos apostando a lo que será el período 2019-2023.

En esta línea de análisis, cada día que pasa, se debilita el poder del actual Gobernador; la ‘renguera’ se acentúa, ya que el horizonte cada vez está más cerca. A medida que se acerque el 10 de Diciembre, se achica el ‘margen de poder’ de Casas, ya que la ‘subordinación’ de Intendentes y Diputados no será la misma.

Consecuentemente, el razonamiento lógico nos dice que mientras más rápido se tomen las decisiones sobre el armado electoral, más preponderancia tendrá Sergio Casas. A su vez, mientras más se demoren las definiciones, menos incidencia tendrá el Gobernador. Hoy, a un Intendente le quedan 9 meses dependiendo de la ‘firma’ de Casas; si las definiciones se toman en Agosto, a ese mismo Intendente le quedarán 3 meses dependiendo de la firma del Gobernador.

Quizás a partir de allí se pueda comprender que un sector del Casismo insista con Sergio Casas candidato. Aún sabiendo que es imposible por la posición de la Corte, mantener a Casas como candidato es un intento de conservar el poder sin acentuar la renguera.

Beder, APU y Quintela/López como bastón

A medida que pasen los días, y quede atrás el enojo y enfado por el fallo de la Corte, el Peronismo/oficialismo deberá meterse de lleno en la definición urgente de un candidato a Gobernador que garantice la continuidad en el poder.

Para ello el PJ y la Casa de las Tejas tienen varias alternativas, pero ninguna que ostente los números que hoy (o por lo menos, hasta el viernes) tiene Sergio Casas en las encuestas. Dentro del oficialismo, la puja parecería estar entre Ricardo Quintela y Florencia López.

El ex Intendente capitalino siente que es ‘su oportunidad’, y cuenta con una larga trayectoria que lo respalda. ‘Sin Casas es quien más mide, es nuestro mejor candidato‘, coinciden varios dirigentes oficialistas. Como pasó en ocasiones anteriores, curiosamente su gran capacidad de gestión y liderazgo (que debería jugarle a favor) le terminaría jugando en contra.

Es un animal político, como Beder, si llega construirá poder como pocos lo saben hacer y no lo saca nadie‘, disparan desde Casa de las Tejas. La otra alternativa oficialista, en cambio, garantiza cierta continuidad del casismo puro en las áreas predominantes de poder. Por ideología y metodologías, Florencia López es la heredera natural de Sergio Casas en la conducción.

Ahora bien, aparecen otras alternativas impensadas hasta el Viernes, cuando Sergio Casas era el candidato invencible, fuera de lo que hoy es la estructura del oficialismo. Por el peso propio de su figura, Luis Beder Herrera; y por su actualidad, Alberto Paredes Urquiza.

Desde el 4 de Junio del año pasado, cuando el Casismo comenzó una nueva era en el Gobierno, se desplazó progresivamente al Bederismo, hasta que se llegó a desbancar al ex Gobernador de la conducción del Partido. Desde entonces, el Diputado Nacional inevitablemente se vio obligado a alejarse del Proyecto Político que él mismo había construido.

Sin embargo, fue cuidadoso y evitó criticar a los ‘compañeros’: sus cuestionamientos siempre se dirigieron al Secretario General de Gobierno, Gastón Mercado Luna, de orígenes radicales. El Viernes, tras el fallo de la Corte, Beder Herrera salió inmediatamente a defender al Gobernador, pidiendo que se lo respalde fuertemente hasta que termine su mandato.

En cambio, el Intendente capitalino no dudó en ‘plantarse en la vereda de en frente’, y hacer política con esa postura como bandera. Incluso, el partido que lo llevó a la Intendencia -‘Peronismo Sin Fronteras’- fue uno de los espacios que presentó un amparo en la Corte Suprema para frenar la candidatura de Sergio Casas.

Ese punto fue recordado por el propio Gobernador en el encuentro del Jueves con Intendentes y Diputados, cuando se discutían los pasos a seguir. A priori, Paredes Urquiza la tiene más difícil que Beder Herrera para ‘persuadir’ al oficialismo de ser la mejor opción de continuidad, al menos con el aval de Casa de las Tejas.

Los ‘mensajes’ y ‘llamados’ están a la orden del día. Intendentes y Diputados ya ven más allá del 10 de Diciembre y hacen sus respectivas apuestas. Las definiciones no deben hacerse esperar, de lo contrario la ‘renguera’ será inocultable.