En la UNLaR reina un machismo recalcitrante

En la UNLaR reina un machismo recalcitrante

En su rol de candidato, Fabián Calderón pidió que haya un Vicegobernadora, y paridad de género en la Legislatura. Pero se olvida que es Rector de una Universidad donde NO hay paridad de género por su culpa: en marzo de 2018 se presentó un Proyecto y el calderonismo lo rechazó in limine (sin leerlo). En el Consejo Superior NO hay cupo femenino, y la gran mayoría de las Secretarías la ocupan HOMBRES. 

Redacción de RiojaLibre

Fabián Calderón se está cavando su propia tumba. En su afán de ser ‘candidato a algo’, apela a la más pura Demagogia para captar votos, pero se olvida que hoy es la máxima autoridad de una Universidad, donde sucede todo lo contrario a lo que reclama. Cada vez que el Rector habla, en la UNLaR aumenta la bronca e impotencia.

Ayer, en el Encuentro de Mujeres que impulsó UNAMOS, Calderón se despachó con fuertes críticas al sistema político riojano por no darle lugar a la Mujer. Pidió que la próxima vicegobernadora sea mujer, y que haya paridad de género en la Justicia y en la Legislatura:

Con qué cara Calderón puede pedir una Vicegobernador mujer, si su propio Vicerector es HOMBRE y TRANSODIANTE. Con qué cara Calderón puede pedir paridad en la Legislatura, y cuando reformó el Estatuto en 2016 se negó que se incorpore el cupo femenino en el Consejo Superior, y los HOMBRES son amplia mayoría en las listas y en la conformación del Consejo.

De todas las Secretarías que tiene la UNLaR, Calderón brindó solo tres a Mujeres, y ‘casualmente’ las de menor importancia:

 

La UNLAR tiene una estructura totalmente machista. Y desde que asumió Calderón esa realidad no cambió, sino que se profundizó. En 2018 la oposición presentó un Proyecto de Paridad de Género, y el Consejo Superior -presidido por Calderón- lo rechazó IN LIMINE; es decir sin ni siquiera leerlo. Solo por ser presentado por el frente opositor, el oficialismo lo rechazó.

Aquí el proyecto competo que presentó el Frente Para Todos UNLaR y que Calderón rechazó IN LIMINE:

Proyecto Ordenanza Paridad de Género

Ese mismo proyecto fue tomado por la edil Selva Puga, quien lo presentó en el Concejo y logró que se apruebe. Es decir, hoy la Ciudad de La Rioja se rige por una Ordenanza de Paridad de Género, que el Calderonismo rechazó SIN NI SIQUIERA LEERLO.

Luego de la aberrante discriminación de Género que hizo Gaspanello en Julio de 2018, el oficialismo se vio obligado a presentar un Proyecto de Paridad de Género propio, pero hoy ‘duerme’ en el Consejo Superior: se presentó hace dos sesiones y está ‘guardado’ en los cajones.

 

Es evidente que Calderón tiene un discurso y relato para la tribuna que pretende ser convincente, pero puertas adentro de la UNLaR la realidad es totalmente distinta. Aquí Calderón se pone en rol de ‘candidato a Vicegobernador’ y propone:

Pero Calderón se olvida que es Rector y que si no hay una Vicerectora es porque ÉL MISMO se negó a incorporar la paridad de género en la reforma del Estatuto que concretó en el 2016. En ese entonces para Calderón fue más importante garantizar su reelección junto con la de Gaspanello que darle lugar a la Mujer en el Consejo Superior.

La UNLaR es absolutamente patriarcal y machista en esencia. Los cargos más importantes de la Universidad son ocupados por varones. Calderón decidió llevar a Gaspanello como Vicerrector y ahora se pregunta por qué no tener una Vicerrectora en 2020. Si realmente quería una Vicerrectora, por qué no llevó a una mujer como compañera de fórmula en 2017. Recordemos que en la oposición sí hubo presencia femenina: la fórmula era Alejandro Álvarez-Cecila Matzkin.

El colmo de la discriminación de género en la UNLaR se dio el año pasado cuando en el Hospital de Clínicas se despidió a mujeres trabajadoras, incluyendo embarazadas, y se las reemplazó por hombres. Increíblemente, a pesar de la demagogia de Calderón, esas chicas siguen esperando indemnización.

Otra prueba más del patriarcado en la UNLaR tuvo lugar en abril del año pasado, y fue reflejada por el Diario Nueva Rioja:

Por todo eso desde RL nos animamos a gritar bien fuerte que Fabián Calderón es DEMAGOGO y CARADURA. Antes de pedir paridad de género afuera, se debiera preocupar por garantizarla puertas adentro de la UNLaR, y -como mínimo- garantizar el debido respeto a las Mujeres, que su propio Vicerrector infringe.