Diputados empiezan a definir las autoridades 2019

Diputados empiezan a definir las autoridades 2019

En esta nota te contamos quién es quién en la Cámara de Diputados: existe un grupo de 18 Diputados justicialistas que respaldan la continuidad de Adriana Olima como Vicepresidenta Primera de la Legislatura y Hugo Páez como Presidente de Bloque. Sin embargo, ‘los 9 rebeldes’ amenazan con dar un golpe: no les alcanzan los votos para discutir la vicepresidencia primera, pero sí para ‘romper el Bloque oficialista’.

Redacción de RiojaLibre 

Antes de comenzar, vale especificar quiénes son los que integran el grupo de ‘Los 9 rebeldes’:

  • Ricardo Quintela (Capital)
  • Tere Madera (Capital)
  • Claudio Saúl (Chepes)
  • Marcelo Del Moral (Castro Barros)
  • Jorge Salomón (Gral. Ocampo)
  • Andrés Navarrete (Gral. Lamadrid)
  • Sergio Brizuela (Chamical)
  • Ricky Herrera (Chilecito)
  • Raúl Andalor (Chilecito)

Ahora bien, muchos se preguntan por qué se los denominó el Grupo de ‘los 9 Rebeldes’. Es que el único carácter que los sintetiza a todos es la ‘rebeldía’. Algunos son Rebeldes a la conducción de Olima dentro de la Cámara, y otros redoblan la apuesta y son ‘rebeldes’ al liderazgo de Sergio Casas en el Gobierno y en el PJ.

Con 9 integrantes, a este sector no le alcanza para poner en discusión la Vicepresidencia Primera de la Cámara, en manos de Adriana Olima, que cuenta con el respaldo de 18 Diputados Justicialistas, y los que habría que sumarle el ‘voto extra’ de Daniel Miranda, que tendrá otro gesto con Casa de las Tejas en caso de que el Gobernador se lo pida.

En dos semanas, los Diputados deben definir las autoridades de la Cámara: Vicepresidencia Primera, Vicepresidencia Segunda y autoridades de Bloque. Con mayoría, al oficialismo le alcanza para ratificar a Olima en la conducción y designar a Daniel Miranda (Cambiemos) como Vicepresidente segundo, lugar que se le deja a la oposición.

Pero los ‘rebeldes’ tienen reuniones todos los días, y en Casa de las Tejas piensan que ‘algo traman’. Quizás, el mayor poder de daño que tengan es el de ‘romper el bloque oficialista’, arremetiendo contra la Unidad que se pretende desde el Casismo.