19 o 26 de Mayo son las fechas tentativas

19 o 26 de Mayo son las fechas tentativas

Si no pasa ‘nada raro’ en la Corte, las elecciones en La Rioja serán durante el mes de Mayo, o -a más tarder- el 2 de Junio. Si bien en un principio se hablaba del 5 o 12 de Mayo, los comicios se demorarán unas semanas. El Gobernador se tomará tres semanas para definir a su compañero de fórmula, y recién allí convocará a las elecciones, que deben ser 90 días después de la convocatoria.

Redacción de RiojaLibre

Ni el #5M ni #12M, al parecer las elecciones en la Provincia de La Rioja serán durante la segunda quincena de Mayo. Según puso saber RL por una fuente híper fiable en Casa de las Tejas, la idea del Gobernador es dejar pasar la Chaya, y a la semana siguiente, definir primero su compañero de fórmula, y luego convocar a elecciones.

La Chaya termina el 11 de Febrero. Una semana más tarde, el Lunes 18, sería el día tentativo para que el Gobernador Sergio Casas exprese quién desea como compañero de fórmula, y luego inmediatamente convoque a elecciones.

Si tenemos en cuenta que las elecciones deben ser convocadas con al menos 90 días de anticipación, y Casas convoca el 18 de Febrero, recién a partir del 18 de Mayo podrían ser los Comicios. La fecha estaría entre el Domingos 19 o 26 de Mayo. ‘Nuestro límite es Junio, el último plazo sería el 2 de Junio, más allá de eso ya se junta con el Proceso Electoral en Nación’, agrega nuestra fuente.

Es un hecho que Casas decidirá el desdoblamiento de los comicios con Nación, pero al parecer habrá que esperar unos 15 días para conocer precisiones, tanto en la fórmula como en la fecha de los comicios.

Calendario Nacional

De esta forma, serán diez los distritos que mantendrán unificados sus comicios con los nacionales, ya que también Catamarca, Chaco, Formosa, Misiones, Salta, Santa Cruz y Tierra del Fuego, confirmaron que seguirán el cronograma definido por el Poder Ejecutivo Nacional.

En ese esquema, Corrientes y Santiago del Estero que elegirán gobernador recién en 2021 también irán a las urnas este año solo para la elección presidencial.

En tanto, las provincias de Jujuy y de Mendoza, gobernadas por Cambiemos, aún no se pronunciaron sobre las fechas de votación, y si bien algunos especulan que podrían separarse de la elección nacional, los gobernadores de esos dos distritos, los radicales Gerardo Morales y Alfredo Cornejo, aún no dieron señales al respecto.

El oficialismo aspira a repetir el rendimiento electoral de 2017 para retener el poder en al menos 12 distritos, siete más de los que tiene en la actualidad, estimaron fuentes de Cambiemos.

La decisión de la gobernadora María Eugenia Vidal de no desdoblar las elecciones en el distrito bonaerense se dio a conocer el lunes cuando la mandataria informó que esa jurisdicción mantendría la agenda nacional, para no “cambiar las reglas de juego a poco de la elección”.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunció una decisión en línea con la mandataria bonaerense y confirmó que no desdoblará la elección en la Ciudad.

El jefe del Ejecutivo porteño aseguró de esta forma que “es bueno que se vote todo junto y, además, se ahorra plata”, al referirse a la unificación de las elecciones de la Ciudad de Buenos Aires con las presidenciales, el 27 de octubre próximo.

“Creo que es bueno que votemos todo junto, se ahorra plata, por eso pusimos la fecha coincidente con la votación nacional”, sostuvo el funcionario.
También celebró la decisión el secretario de Asuntos Políticos e Institucionales, Adrián Pérez, quien dijo que unificar las elecciones en la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires con la elección presidencial hace que “exista previsibilidad”.

“En materia electoral debería existir la previsibilidad porque ni el ciudadano ni los partidos saben nunca con certeza cuál será la fecha de la elección, y termina siendo la que decide el gobernador, y ese criterio no es bueno”, acotó.
Sin embargo, como contrapartida, la mayoría de los gobernadores peronistas analiza desdoblar los comicios provinciales, en un intento de salvación ante el hipotético escenario de un oficialismo fuerte y un peronismo atomizado.