La dura derrota dejaría a Mashasha fuera de carrera

La dura derrota dejaría a Mashasha fuera de carrera

Alguien debe hacerse cargo de la durísima derrota en las urnas, alguien debe pagar los platos rotos, alguien debe ser el responsable del revés electoral del Macrismo en La Rioja. En Nación ya encontraron ese alguien: Julio Martínez. El enojo con el Senador Radical es muy fuerte, tanto que algunas versiones que salen de Casa Rosada hablan de un 2019 sin Mashasha como candidato. APU-Inés o Inés-APU por la Gobernación y Felipe-Cutrona por la Intendencia sería el nuevo equipo de Nación en La Rioja.

Redacción de RiojaLibre

El enfado de Nación con Julio Martínez es inocultable. Varios medios nacionales, con fuertes fiables en Casa Rosada, lo reflejaron (click aquí). Tal es la disconformidad con Mashasha (ni siquiera pudo ganar en su Departamento: Chilecito), que algunos empiezan a hablar de una nueva fórmula para que Cambiemos luche por la gobernación en La Rioja.

Hasta el Domingo no había dudas de que el candidato era Julio Martínez, pero con calculadora en mano, los operadores macristas en La Rioja se dieron cuenta de que Mashasha no tiene ningún tipo de posibilidades de disputar seriamente la Gobernación al PJ. ‘Ni hablar si se va Alberto, ahí el papelón de Cambiemos en Mayo sería el hazme reir de todos los medios opositores en Buenos Aires’, confió a RL una fuente macrista.

En Casa Rosada se empieza a hablar del ‘efecto dominó’: las elecciones en La Rioja serían el 5 de Mayo, un fin de semana antes que en Córdoba. Una derrota abrumadora en nuestra provincia, podría repercutir en Córdoba, y una victoria del PJ en Córdoba influirá indefectiblemente en las cuatro elecciones siguientes (La Pampa, Entre Ríos, Santa Fe y San Juan), y así sucesivamente hasta Octubre.

Es por ello que la elección en nuestra Provincia toma preponderancia en el escenario nacional, ya que sería la primera de una seguidilla de 7 Provincias que adelantaron sus comicios. Consecuentemente, el Macrismo quiere ‘sacar a la cancha’ en La Rioja a su mejor equipo, y hoy Alberto Paredes Urquiza es la ‘figura estelar’ de ese ‘mejor equipo’.

El Macrismo sabe que en 2017 Julio Martínez estaba al borde de la jubilación política, y Paredes Urquiza lo rescató, le dio vida. Si APU no se metía en Octubre, y Menem repetía la victoria sobre Julio Martínez que había conseguido en Agosto, Mashasha entraba por la minoría al Senado y tendría una beca de 6 años alejado de los primeros planos.

Pero APU rompió con el PJ, jugó para Mashasha y con una formidable elección en Capital (diferencia de 20 mil votos a favor) logró que Julio Martínez venciera a Menem en la general, ganando en un solo Departamento (Capital), contra 17 derrotas de Martínez en el Interior.

El nuevo Dream Team Macrista

Alberto Paredes Urquiza-Inés Brizuela y Doria por la Gobernación, Felipe Álvarez y Sebastián Cutrona disputando la Intendencia con dos colectoras en Capital, y -en Octubre- Olivares y Bordagaray como Diputados Nacionales. ‘La oposición también necesita una renovación de nombres; el oficialismo se avivó y cambió a Beder por Casas, el frente opositor no puede seguir con el mismo candidato de hace 30 años‘, disparan desde el Palacio Ramírez de Velasco.

Claro está que habría que ‘afinar’ detalles en la fórmula: con APU-Inés, el Interior no tiene presencia y solo se apostaría a una victoria apabullante en Capital. Si APU va como Gobernador y Felipe Álvarez como Intendente, el paredismo se estaría quedando con todo… ¿Aceptará eso la UCR?

Como sea, lo cierto es que en Casa Rosada comienzan a sentir que el desgaste de la figura de Julio Martínez es irremontable. Las urnas, el último Domingo, demostraron que el NO a Macri/Mashasha fue 20.000 veces más fuerte que el NO al Gobierno Provincial. A Macri no se lo puede tocar, pero a Mashasha SÍ.