Un político con muchos ‘rótulos’

Un político con muchos ‘rótulos’

El fantasma de la causa por estafas en viviendas sigue merodeando al todavía Diputado Nacional (no renunció) que se consolida como el Super Ministro del Gobierno Provincial. El entorno de Beder Herrera asegura que Javier Tineo es quien cuenta con todo su aval para sucederlo. Para esa difícil misión, el futuro candidato desembarcaría en el mercado periodístico.

Redacción de RiojaLibre

Las máquinas e impresoras de última tecnología para darle una ola de renovación al diario ya estaría compradas y guardadas en un Depósito del Barrio San Martín. Comenzó siendo solo un rumor de chusmerío barato en las mesas del Naíndo y el Plaza, pero tomó fuerza y esa versión estaría muy cerca de ser realidad en los próximos días: Javier Tineo estaría a punto de comprar el Diario Nueva Rioja.

La operación no se enmarcaría solo en el terreno empresarial, sino que implica un sacudón en el amperímetro político: el visto bueno y/o apoyo del Gobernador para que Tineo ‘maneje’ Nueva Rioja sería un fuerte indicio de que el ‘muchahito de la foto’ (así lo llama Harry Pérez) sería el elegido por Beder Herrera para disputarle la gobernación a Ricardo Quintela en 2015.

Según una fuente de RiojaLibre, cuando el ‘Doctor’ le rogó al entonces Diputado Nacional que abandone su banca en el Congreso para integrarse a su Gabinete, Tineo le habría puesto una sola condición: “Si no arreglás con el Gitano, YO tengo que ser tu candidato”. Al parecer, el Ministro de Producción se encuentra entre los bederistas que descarta la Re re de su Jefe.

En este panorama que tiene a Tineo como el gran sucesor, dueño de un Diario y con todo el aval del Gobernador, Alberto Paredes Urquiza se consolida como candidato a Intendente de la Capital. El peronismo bederista de base (como ellos mismos se autodefinen) que trabaja en este Proyecto lo integran –además de Tineo y Paredes- Raúl Larraín, Ariel Puy Soria y Sergio Casas entre otros. No les cierran las puertas a ningún Intendente ni militante justicialista, pero todos los referentes mencionados tienen un enemigo interno en común: Tití Bosetti.