#Elinterpretador Si el riojano quiere, habrá ‘Casas 2019’

#Elinterpretador Si el riojano quiere, habrá ‘Casas 2019’

A veces se pierde mucho tiempo discutiendo en tecnicismos o interpretaciones sobre un determinado artículo, olvidando que la esencia de la Democracia es garantizar que ‘prime aquello que quiere la mayoría’. Solo eso hace falta saber para entender que si la mayoría de los riojanos quiere que Casas siga siendo Gobernador, habrá reelección. Casas solo tiene en mente ‘enamorar’ a la gente, ese es el único camino en el que se enfoca. 

La carrera hacia 2019 ya se vive a pleno en la política riojana. Como te anticipamos en este mismo espacio desde hace varias semanas, hay cuatro candidatos que se mueven como tal: Sergio Casas, Luis Beder Herrera, Julio Martínez y Alberto Paredes Urquiza. Los primeros dos lo hacen por el peronismo/oficialismo, mientras que los últimos dos por la oposición local y oficialismo nacional (Cambiemos). La curiosidad es que tres de los cuatro candidatos admiten públicamente sus aspiraciones, pero el Gobernador no dio ni una pista concreta sobre su reelección: “no lo he pensado aún, Dios dirá”, se limitó a decir.

A pesar de ello, hasta Febrero, Sergio Casas será el gran favorito a quedarse con la elección. Seguramente, como en toda ‘carrera’, irá habiendo distintas etapas donde los competidores escalarán posiciones y perderán terreno según su andar. Luego del anuncio de aumento salarial y Bono de fin de año que tuvo lugar el último Jueves en el Salón Blanco de Casa de Gobierno, no quedan dudas que en el tramo ‘Diciembre-Febrero’, el Gobernador picará en punta.

Contra todos los pronósticos, el Gobierno Provincial logró cerrar los números para que el empleado estatal riojano sea uno de los más beneficiados en todo el País con el tercer aumento salarial del año. Ni el más casista de los casistas se esperaba semejante anuncio del Gobernador: 16% de incremento, llegando a un salario mínimo, más un bono de 10.000 repartido en dos meses.

Con esta medida, Sergio Casas logra algo histórico para La Rioja: por primera vez en mucho tiempo, durante Diciembre y Enero, el salario mínimo del estatal riojano se ubicará por encima de la línea de la pobreza. Con el sueldo de $15.000, más el Bono de $5.000, el estatal riojano de menor categoría cobrará en Diciembre y Enero $20.000, superando ampliamente la línea de la Pobreza (ronda los $18.000). A ello hay que sumarle el medio aguinaldo que se cobrará en Diciembre, que representa la mitad del mayor sueldo de los últimos seis meses.

Esta inyección financiera que hace el Gobierno Provincial no solo beneficia al empleado público, sino a toda la economía riojana. Según informaron desde Hacienda, estos anuncios representan que en Diciembre y Enero habrá 230 millones de pesos ‘extra’ en el circuito local: es decir, los 77.000 empleados públicos tendrán 230 millones más para ‘gastar’. Varios comercios y fábricas locales lograrán revivir gracias a ese dinero.

Es cierto que la gran masa de empleados públicos hace que nuestra Provincia tenga uno de los salarios más bajos del País, pero los anuncios de ‘Papá Casas’ cambian el escenario, al menos hasta Febrero. El gran desafío del Gobernador será seguir luchando por los fondos que le pertenecen a la Provincia, para en Marzo anunciar el primer aumento del 2019. Dicho aumentó será decisivo para ver con qué ánimo ‘la gente’ encara los últimos meses de campaña hacia la Gobernación, ya que se presume que la elección local será en el mes de Mayo.

A partir de Diciembre, cuando el riojano empiece a ver su bolsillo lleno, será difícil encontrar el rechazo generalizado que –según las encuestas- hoy se impone ante una posible ‘enmienda’ a la Constitución Provincial para habilitar la candidatura de Sergio Casas. Entendidos en la materia aseveran que habrá un rotundo cambio en la mentalidad del riojano: si cambia su situación financiera, la ‘continuidad’ del actual Gobierno será bien vista.

Recordemos que Sergio Casas tiene dos caminos para ser candidato: reinterpretación del artículo 120 por parte del TSJ y enmienda consitucional para modificar dicho artículo y despejar todo tipo de dudas. La reinterpretación no requiere de consulta popular, pero se corre riesgo hasta última instancia de ser ‘revocada’ por la Corte Suprema. Para la enmienda, debe lograrse dos tercios en la Cámara y luego ratificar la modificación con una consulta popular. Si bien es un camino más engorroso, de conseguirse la Corte NO tiene autoridad para recovarlo.

Una fuente interna de RL en Casa de las Tejas se animó a pronosticar que ‘si Sergio logra extender el Bono para Febrero y Marzo, la gente apoyará en masa su continuidad, votando por el SI en una posible consulta popular a principios de Marzo’. ‘Ganar la Consulta será ganar la elección a Gobernador, se adelantarían los tiempos’, agrega.

Oposición embaucada

Algunos sostienen que el Secretario General Gastón Mercado Luna fue el ‘cerebro’ de la maniobra, otros agregan que Pichi Solorza tuvo mucho que ver; lo cierto es que el anuncio de Sergio Casas no solo fue positivo por la ayuda real que significa para los más de 77 mil agentes que conforman la administración pública, sino que en materia de ‘comunicación política’ el oficialismo le propinó un golpe de Knock Out a la oposición.

Hace dos semanas, Casa de las Tejas dejó trascender –extraoficialmente, claro está- que el aumento rondaría el 10% y el Bono sería de $4.000, dividido en dos cuotas de $2.000. La Semana pasada, Santiago del Estero anunció un Bono de $15.000 (una cuota de 5 ya se pagó en Noviembre) y un aumento anual del 40%.

Con esos dos antecedentes, los referentes opositores riojanos salieron a meter presión públicamente a Sergio Casas. Primero fue Julio Martínez, quien –pensando que el Bono no superaría los $4.000- hizo hincapié en la necesidad del estatal riojano de contar ‘con un Bono similar al de Santiago del Estero’. Luego, Alberto Paredes Urquiza alimentó esa presión, pidiendo un aumento salarial del 15%. La Senadora Inés Brizuela y Doria se sumó al ‘operativo’ en esas cifras.

Cuesta imaginar las ‘caras’ de los ‘rivales’ de Casas al enterarse del anuncio del Gobernador. Tras la conferencia de Sergio Casas, Julio Martínez y Alberto Paredes Urquiza se llamaron a silencio. Lo que había pretendido ser una ‘presión’ que perjudicaría al Gobernador, terminó siendo ‘promoción gratis’ de la reelección: APU pidió aumento del 15% y fue del 16%; Martínez pidió un Bono importante, y fue de $10.000.

Quizás lo sucedido con el aumento salarial sea un presagio de lo que suceda de aquí hasta el cierre de listas: mientras los candidatos opositores desfilan por los medios, ‘apurando’ y exigiendo definiciones de Sergio Casas, este se dedique silenciosamente a su Gestión. El Gobernador sabe que si su Gestión ‘enamora’ a la gente, no hará falta campaña ni operetas; la gente querrá que siga. El aumento salarial y el Bono de Fin de Año fueron la mejor manera de iniciar esa reconquista.