Con nombres definidos, se trabaja en la estrategia…

Con nombres definidos, se trabaja en la estrategia…

En cuanto a nombres, el panorama de cara al 2019 parece esclarecerse: Julio Martínez, Sergio Casas, Luis Beder Herrera y Alberto Paredes Urquiza aparecen como candidatos puestos. Ahora bien, históricamente las elecciones tienden a polarizarse entre dos opciones. Hoy, se observan dos frentes: Martínez vs Beder, y Provincia vs Municipio (Casas vs APU). Habrá que ver cuál se impone de aquí hasta Marzo.

A pesar de que va habiendo un poco más de certeza en cuanto a los nombres de quiénes serán los máximos protagonistas el año que viene, todavía resta mucho por definir. Aún no queda para nada claro cuál será el ‘eje de confrontación’ de las próximas elecciones; no sabe si en las urnas predominará el antagonismo entre oficialismo y oposición, entre peronismo y radicalismo, entre macrismo y anti macrismo, o entre bederismo y anti bederismo.

Sin temor a equivocarse, puede afirmarse que Sergio Casas, Julio Martínez, Luis Beder Herrera y Alberto Paredes Urquiza lograron reducir a solo ‘cuatro nombres’ el lote de posibles candidatos a la Gobernación. Hoy, parecería un hecho que no se escapa de ese Póker de dirigentes el nombre del sucesor de Sergio Casas el próximo 10 de Diciembre de 2019.

A pesar de ello, las variables para enfrentar a estos posibles candidatos son numerosas, y van desde un escenario totalmente polarizado entre dos listas a un esquema con cuatro candidatos fuertes que partirán la torta de porcentajes en partes similares.

Hoy por hoy, los cuatro nombres en cuestión están lanzados; tres públicamente y uno puertas adentro. Julio Martínez quedó naturalmente lanzado a la Gobernación cuando venció al Carlos Menem (con todo el oficialismo junto) en las elecciones de octubre del año pasado. Por su parte, luego de tres meses de silencio tras su alejamiento del ‘poder real de la Provincia, Beder Herrera volvió a la escena pública asegurando que será candidato, y ya se lo ve haciendo campaña por el Interior de la Provincia y por distintos Barrios Capitalinos.

Para sorpresa de muchos, Paredes Urquiza parece que cumplirá lo que viene diciendo en voz baja desde el año pasado: no será candidato a Vicegobernador, ni buscará la reelección en la Intendencia, el Cabirto solo será candidato a Gobernador. El Miércoles en el Teatro Municipal lanzará oficialmente su candidatura. En el Casismo, el Gobernador ya no niega a sus funcionarios la posible candidatura; por el contrario se muestra dispuesto a dar batalla si el Partido lo necesita. Nadie sabe bien hasta cuándo se dilatará la comunicación oficial a la ciudadanía, pero el oficialismo tiene decidido ir con Sergio Casas como candidato. Esto ya lo saben la pierna de nombres que todavía soñaba con una interna para definir el candidato del PJ.

Para el Casismo Beder NO será candidato

En Casa de Gobierno manejan solo dos escenarios posibles: Casas vs un solo candidato opositor (en las últimas encuestas APU supera a Martínez), o Casas vs la oposición dividida en dos (Martínez por Cambiemos y APU por Encuentro Por La Rioja). Para el oficialismo Provincial, de ninguna manera Luis Beder Herrera será candidato a Gobernador; solo pretende ‘decir presente’ con el juego que está haciendo para negociar el apoyo del oficialismo en su afán de renovar la banca de Diputado Nacional en Octubre.

En la cabeza del Casismo, existen un factor clave que anula la candidatura del ex Gobernador: ‘no tiene plata para la campaña’. Claro está que no se trata de ‘plata propia’, sino de fondos y presupuestos del Estado o del Partido para ‘bancar’ una campaña a Gobernador, que no baja -según dicen los que saben- de los 50 millones de pesos (1,5 millones de dólares).

Sobre las reuniones y encuentros que Bader mantiene con vecinos en varios puntos de la Provincia, en Casas de las Tejas aseguran que ‘tienen fecha de vencimiento’. ‘En cada encuentro, el vecino pide cosas, exige que se le solucionen problemas concretos; hoy Beder no tiene fondos para satisfacer esas demandas, por lo que no podrá volver a ir a verlos con las manos vacías’, confió a RL una importante fuente casista.

El Gobierno Provincial esperan que APU alimente su Ego con las últimas encuestas que aparecieron, y de batalla interna contra Mashasha. Nación no avalará una Elección Interna en Cambiemos, y -empujado por Provincia- Paredes Urquiza saldrá a jugar con partido propio (Encuentro Por La Rioja) en las Generales.

Al respecto, vale decir que tanto Provincia como Municipio eligen confrontar mutuamente, retroalimentándose. En los últimos meses, en el Palacio Ramírez de Velasco guardaron los cartelitos de ‘Basta Beder’ bajo el colchón, y prefirieron rediccionar sus feroces críticas -con denuncias penales incluidas- contra el Gobernador Sergio Casas. No hay indiferencia en Provincia, por el contrario, los funcionarios más representates del Casismo responden los misiles que llegan desde la Muni, apuntando directamente contra Paredes Urquiza.

En las últimas semanas se observa una clara intención -por parte de los dos Poderes Ejecutivos más importantes de la Provincia- de polarizar el escenario entre el Gobernador y el Intendente Capitalino, haciendo que la agenda política sea dominada por la confrontación entre Casas y APU. Si esta estrategia da resultados, se lograría ‘borrar de escena’ a la ‘vieja política’ (Martínez vs Beder), ofreciendo al electorado riojano una nueva ‘pelea estelar de pesos pesados’.

Martínez vs Beder

A sabiendas del juego de Provincia y Municipio, el Senador Nacional y el ex Gobernador intensificaron las críticas mutuas durante la última semana. Desde Cambiemos se pidió en la Cámara de Diputados un informe sobre el convenio firmado por Julio De Vido y José López (hoy presos) con el entonces Gobernador Luis Beder Herrera.

Rápidos de reflejos, Beder salió a responder por las redes, acusando a Julio Martínez de montar un circo, preocupado por el recupero de la confianza del riojano que el ex Gobernador ostenta en las últimas encuestas. Martínez disparó y Beder contaatacó. No hubo indiferencia, por el contrario, se ‘reaccionó’ rapidamente, no solo para ‘ofrecer la otra parte de la campana’, sino -de alguna manera- para darle entidad a la denuncia del martinismo.

Tanto a Mashasha como a Beder les conviene que su ‘histórico enemigo’ sea candidato, ya que de esa manera habrá una ‘ida y vuelta’ inevitable que les garantizará protagonismo a ambos. Si Martínez es candidato y Beder no, Mashasha quedará como espectador del fuerte enfrentamiento entre Casas y APU; y si Beder es candidato y Mashasha no, sucederá lo mismo, ya que el Diputado Nacional perderá a quien históricamente se ha opuesto a sus políticas.

Pero si ambos son candidatos, la pelea que viene predominando la política riojana en la última década (Mashasha vs Beder) se podrá dirimir en las urnas tras ocho años (desde 2011 que no se enfrentan en una elección), logrando acaparar la máxima atención del elector. Si Julio Martínez y Luis Beder Herrera son candidatos a Gobernador, inevitablemente el escenario se tornará a polarizarse entre estos dos nombres, obligando al resto a encolumnarse detrás de alguna u otra alternativa.

Si esta tendencia prospera, desde Casa de las Tejas se trabajará duramente para ‘bajar la candidatura de Beder’. Al argumento expuesto más arriba por el Casismo (‘Beder no tiene plata para la campaña’), el entorno del Diputado Nacional rechaza jocosamente esa versión: ‘se olvidan que es amigo de los empresarios más poderosos del País, si él es candidato le llueven al menos ‘diez inversores’ mega millonarios, para los que invertir 10 palos en el que será el próximo Gobernador es ‘un vuelto”.

Sobre la necesidad fondos para satisfacer las demandas de los vecinos, en el bederismo retrucan que ‘Beder no va con el viejo discurso, lo primero que les dice es que él no viene a pedir planillas para conseguir cosas, sino que viene con lo que ya hizo, para hablar desde ahí con los vecinos’. ‘Beder entendió que hay una nueva política en marcha, y la gente le responde fenomenalmente, nosotros tenemos que frenar a los vecinos porque cuando se enteran que van quieren hacer reuniones multitudinarias, y esa no es la idea’, agregan.

En el supuesto caso de que el ‘peronismo oficial’ vaya con un solo candidato (ya sea Casas o Beder), Mashasha se verá obligado a bajar la candidatura de Paredes Urquiza si sueña con tener chances concretas de arribar a Casa de las Tejas. Al respecto, el martinismo jugará con dos factores principales:

  • En Capital la disputa será palo a palo, y aún perdiendo por poco, Mashasha recupera terreno en el Interior, donde hace más de 30 años viene siendo candidato, logrando que su figura llegue a todos los rincones de la Provincia. Aunque no le sirva para ‘ganar elecciones’, Mashasha tiene garantizada una estructura en cada Departamento que le asegura un piso del 20% de los votos.
  • Esa estructura APU no la tiene, y es imposible construirla en un año y medio. Por otro lado, en el martinismo creen que Paredes peca de inocente si piensa que el PJ le va a prestar dirigencia departamental para una posible interna. Cada dirigente del Interior sabe que si ‘juega para Cambiemos’ en la Interna, no tendrá retorno en las Generales. Mashasha sería el encargado de ‘filtrarle’ al casismo cada dirigente del oficialismo provincial que se meta en la Interna para darle una mano al Cabrito.

Esas son las variables en juego más importantes de cara a las próximas elecciones. Podría decirse que en los próximos meses se evidenciará una fuerte énfasis de Casa de las Tejas por bajar a Beder, y del martinismo por hacer lo propio con APU. Por el momento, tanto Beder como Paredes aseguran que sus respectivas candidaturas están más fuertes que nunca, lo que es un ‘verdadero problema’ para Casas y Martínez.