“Esto es un ‘ojo por ojo’ por el caso Felipe Álvarez”

“Esto es un ‘ojo por ojo’ por el caso Felipe Álvarez”

El dirigente quintelista fue habilitado por el TSJ para ocupar la banca vacante en el Concejo Deliberante, pero -con mayoría- el Paredismo y Cambiemos lo impidieron. Menem sostuvo que es una venganza por lo que sucede con Felipe en Diputados, aunque aclaró: “esta situación no es comparable con la del ex viceintendente. yo no tengo denuncias ni estoy acusado por corrupción, tampoco entré al recinto a insultar a nadie”.

En diálogo con medios de comunicación, Alfredo Menem, se expresó sobre el impedimento para su asunción como concejal y dejó en claro que su situación no se puede comparar con la de Felipe Álvarez.

En la oportunidad expresó que “entre gallos y medianoches, buscaron un lugar para sesionar y coartar no solo la voluntad popular sino también las decisiones tanto del Tribunal Electoral como del Tribunal Judicial”.

Consultado sobre si se trata de una “venganza” hacia el quintelismo o peronismo, Menem resaltó que no cree que sea así sino más bien una cuestión de “ojo por ojo” respecto al caso de Felipe Alvarez: “esta situación no es comparable con la del ex viceintendente. Yo no tengo denuncias ni estoy acusado por corrupción; tampoco entré al recinto a insultar a nadie. No tengo impedimentos para trabajar en el Concejo”.

También aseguró que “falta una instancia judicial. Ellos presentaron un recurso extraordinario para que pase a la Corte Suprema de la Nación. Se puede aceptar o rechazar, cuando se determine eso, vamos a ingresar un pedido para tratar de ingresar a la banca”.

A su vez, remarcó que “fui muy respetuoso de los tiempos judiciales, incluso de sus dudas e interpretaciones de este caso. No incurrí en ningún destrato a nadie, ni a la justicia, ni al Concejo, ni a los medios. Hoy el concejo no puede estar siendo noticia por esto, tenemos que tener la suficiente madurez para llevar soluciones a la gente. En el país no estamos pasando un buen momento económico que repercute en nuestra provincia, y la clase política debe ponerse por encima de las cuestiones internas partidarias para solucionar los problemas de los vecinos”.

Finalmente, expresó que “mi postura es trabajar en lo positivo. Confío en la Justicia y en Dios. La sociedad espera una clase política madura, que genere consenso y alternativas y no que involucione con decisiones que destruyan al país”.