Varios pre candidatos van quedando en el camino

Varios pre candidatos van quedando en el camino

Cada semana que pasa, es una semana menos que tienen para definirse los espacios políticos que disputarán el poder el año que viene. A medida que se acerca fin de año, se va terminando el tiempo para que cada Partido ‘se ponga de acuerdo’ en la elección del candidato. A medida que se llegue al ‘momento de la verdad’, las operaciones y chicanas quedarán de lado. El General Perón solía decir que ‘el mejor candidato es el que puede ganar’.

Si bien desde RL te lo venimos anticipando desde Diciembre del año Pasado, en la semana que pasó apareció la primera voz oficial -muy cercana al Gobernador- que se refirió al a posibilidad de tener a Sergio Casas como máximo mandatario hasta 2023. Claro está que ‘no es una voz más’, sino que se trata de una de las personas más influyentes del Gobierno Provincial: Gastón Mercado Luna es -por ahora- el Secretario general de la Gobernación, e inminente Juez del TSJ.

Sin entrar en tecnicismos por un artículo más o menos que utilizó, Mercado Luna fue claro y enfático al asegurar que “lo decidirá la gente“. Esa es la postura que predomina en Casa de las Tejas: si la gente quiere un segundo período de Casas como Gobernador, Sergio será candidato, ya sea por reinterpretación de la Constitución (desde el TSJ) o por una Consulta Popular.

Hay una variable que llena de dudas al Casismo: la imagen del Gobernador post consulta popular o reinterpretación. Si bien es cierto que hoy Sergio Casas es el referente del Justicialismo con mejor imagen positiva de la Provincia, también es cierto que gran parte de ese caudal político se debe a que Casas logró distanciarse de su antecesor, persuadiendo a la ciudadanía de que ‘no son lo mismo’.

Ahora bien, la incógnita que aún no puede resolver Casa de las Tejas -a pesar de las numerosas encuestas que van y vienen- es si ese caudal que logró edificar el Gobernador, no se derrumbará tras que Casa de las Tejas oficialice la ‘búsqueda de la re elección’ de Casas. Es que varias de esas encuestas indican que la gran mayoría de los riojanos se opone a una ‘reforma constitucional’, y si ‘Casas es es quien se beneficia con dicha reforma’, el efecto contagio lo podría salpicar.

Seguramente, no será el Gobernador quien ‘pida formalmente’ la reinterpretación o reforma, sino que los Diputados y/o Intendentes se pondrán al frente del Proyecto, pagando el costo político correspondiente; y dejando al Gobernador en la posición de ‘no quiero pero me obligan’. Aún así, en Casa de las Tejas se teme que una vez oficializado Sergio Casas como candidato a la reelección, el Gobernador pierda gran parte de ese 60% que hoy lo ve como un político honesto, limpio y ‘distinto al resto’.

En el PJ hay sectores con posturas distintas al respecto. La gran mayoría coincide en que -como decía el General Perón- ‘el mejor candidato es el que puede ganar’, respaldando y/o avalando la reelección de Casas. Sin embargo, se comienzan a escuchar algunas voces que alertan sobre ‘el riesgo’ de candidatear a Sergio. ‘Si vamos a una consulta popular y gana el ‘No a la Reelección’, cómo hace el PJ para enfrentar las elecciones sin nuestro mejor candidato; sería jugarse el todo por el todo en la Consulta’, confió a RL un histórico dirigente del PJ riojano.

Si no es Sergio, quedarán heridos a la espera de la Ambulancia

No insistan más, no voy a ser candidato, no se dejen confundir por los medios, sáquense esa idea de la cabeza‘, fue la frase que el propio Gobernador habría dicho a su ‘entorno político’ horas antes de ir a la Casa de Todos para asumir la Presidencia del Partido. Al parecer, según pudo averiguar RL, algunos ‘congresales’ y dirigentes dudaban de brindarle el poder total del Partido a Casas porque sería la antesala de su confirmación como candidato.

De esa frase se agarran un puñado de dirigentes para seguir soñando con la Interna Partidaria. Sin embargo, a esta altura, algunos creen que sería un suicidio político para el PJ no ir con Sergio Casas como candidato, porque -más allá de las posibilidades de Reelección- la definición de cualquier otro candidato, dejaría un tendal de ‘heridos’ en  busca de otra ‘contención’.

Es allí cuando aparece en escena el ex Gobernador Luis Beder Herrera, que progresivamente va incrementando el nivel de proselitismo en sus redes sociales: ya no oculta sus aspiraciones, refiriéndose a encuestas y utilizando el Hashtag #Beder2019. Tal como lo anticipó RL, esta semana Beder comenzará a recorrer el Interior, reencontrándose con una numerosa cantidad de dirigentes que le son fieles y leales.

El ‘ala tecnócrata’ del Gobierno ya no cree en ningún ‘Plan B’: solo Sergio Casas es la garantía de continuidad en el poder para el PJ. Para este sector, cualquier otro que sea el candidato, provocará un éxodo de dirigentes al Bederismo o Paredismo que se tornará incontrolable. Con Ricardo Quintela, Tere Madera, Alejandro Moriconi, Florencia López o cualquiera de otros de los nombres que en algún momento ‘se anotaron’ para la Interna, como candidato, la dirigencia de los espacios que resulten perdedores, lejos de acompañar, buscarán contención en otros espacios peronistass.

Es aquí cuando se mira de reojo a Luis Beder Herrera y Alberto Paredes Urquiza. Es que todos los funcionarios y dirigentes que hoy habitan el oficialismo provincial conocen muy bien al ex Gobernador y al ex Secretario General, y a la ‘primera de cambio’ que no se sientan contenidos en el Gobierno, no dudarán en marcar el teléfono del Dr. o del Cabrito.

Absolutamente nadie, por más ‘carisma’, ‘imagen’ o ‘antecedentes’ que ostente, puede llegar a la Gobernación sin la colaboración del denominado ‘aparato’ que conforman los dirigentes departamentales en el Interior de la Provincia.

Pero el Gobierno se enfrenta un doble peligro: el primero es ‘dejar ir’ una gran cantidad de dirigentes que sí puedan convertir en Gobernador a un candidato ‘no oficialista’; y el segundo es que -aún sin posibilidades concretas- un candidato identificado con el Peronismo (como Beder o Quintela por ejemplo) se lancen a la Gobernación, restándole al oficialismo votos cruciales a la hora de enfrentar a Julio Martínez. Con los tiempos que corren, el PJ no puede darse el lujo de ‘disperas’ el voto peronista.

Teniendo en cuenta todas las variables, si el PJ no quiere poner en riesgo la continuidad en el poder, debiera sentar sobre una mesa a todos sus posibles candidatos, y definir en consenso y con coherencia cuál es el mejor candidato. Lo mismo deberá hacer Cambiemos, que dependerá casi con exclusividad de lo que pase en Casa Rosada: si Marcos Peña sigue perdiendo poder, se diluyen las posibilidades de Julio Martínez y crecen las de Alberto Paredes Urquiza.

Tanto el PJ como Cambiemos deberán elegir a su mejor candidato. Siguiendo la sabia frase de Perón que titula esta columna, tanto el PJ como Cambiemos deberá elegir cuál es el candidato que pueda vencer al contrincante.