Los hermanos acusados quedaron en libertad

Los hermanos acusados quedaron en libertad

La familia de la joven que resultó gravemente herida en Chilecito denunció que los dos tucumanos acusados de golpearla fueron liberados. “Vamos a viajar a la capital de La Rioja a hacer la denuncia en una fiscalía porque las comisarías de Chilecito no elevaron nada a la jueza y están sueltos”, se quejaron. Apuntaron contra la fiscal Analía Alcaraz. FOTOS Y VIDEOS!!!

Los acusados son los hermanos Luis y Matías Cortez, quienes serían oriundos de Tucumán y, según los vecinos, se quedaron con la distribuidora de lácteos que todos conocen como “el galpón de SanCor”.

Drogas, violencia y armas: cómo fue la agresión contra la joven en Chilecito que casi termina en tragedia

Como siempre, EL FEDERAL te cuenta todos los detalles -algunos exclusivos- del tema más comentado en la semana en La Rioja.

En un confuso episodio que fue aclarado con las horas, una joven resultó herida en Chilecito y terminó con 11 puntos de sutura, en el barrio Evita. EL FEDERAL conversó con familiares de la víctima, vecinos y testigos, y brinda en esta nota detalles exclusivos.

Todo ocurrió alrededor de las 14 horas. Los acusados son los hermanos Luis y Matías Cortez, quienes serían oriundos de Tucumán y, según los vecinos, se quedaron con la distribuidora de lácteos que todos conocen como “el galpón de SanCor”.

Luis Cortez

Los problemas con la familia Manrique, que vive en diagonal a su galpón, vienen de larga data. De hecho, habría tres denuncias policiales contra los Cortez, que según los vecinos consumen drogas y son violentos. Incluso aportaron a EL FEDERAL fotos del supuesto narco que les vende. “Se llama Patricio, todos acá lo conocen”, escribieron.

No está claro el inicio de la pelea, pero todos coinciden en que los hermanos agredieron al padre y al hermano de 13 años de Azul Manrique, la joven de 20 años que finalmente resultó herida.

“Luis Cortez tenía un arma. Gatilló tres veces a mi hermano y dos veces en la cabeza a mi papá. Cuando le estaba pegando a mi hermano, yo lo quise sacar y me pegó con su puño en la boca, me agarró del pelo y me tiró al piso“, contó la víctima.

En ese momento, según dos testimonios coincidentes, el padre intentó defender a la joven y fue golpeado con un gaño. “Le gatillaron tres veces, pero por suerte no salió la bala”, contó Evelyn Manrique, hermana de la víctima, a EL FEDERAL.

Azul fue hospitalizada por los cortes alrededor de su boca. Le dieron siete puntos de sutura arriba del labio y otros cuatro sobre la pera.

Varios vecinos y transeúntes presenciaron la secuencia y quisieron linchar a los Cortez, que se refugiaron en el galpón de su empresa. En ese llegó la policía, que tuvo que protegerlos.

En este punto hay que hacer una aclaración. Esta semana fue nefasta para la policía de Chilecito, con cinco efectivos detenidos: cuatro están acusados de torturar a un joven ciclista con varios logros en competencias nacionales y uno fue denunciado por violación.

En ese marco hay que interpretar la bronca de la familia y los vecinos contra la policía, que se redobló cuando se supo que a los Manrique les costó hacer la denuncia. “En la oficina de Violencia de Género están de vacaciones y nos dijeron tenemos que esperar hasta el lunes para hacer la denuncia, porque además en la policía el jefe no está”, explicaron a EL FEDERAL. Finalmente, luego que el caso se mediatizó, en otra comisaría les tomaron la denuncia. Fue un escándalo que también deberá ser investigado.

Hasta donde pudo averiguar este medio, los Cortez fueron demorados, pero no están claros los motivos, ya que en la tarde de ayer se habló en varias radios de una contravención. Lo cierto es que se esperaba alguna decisión de la justicia de instrucción para definir los pasos a seguir. Eso sí: en el acta policial no figura que los hermanos tenían una pistola. ¿Los uniformados no lo vieron o lo ocultaron?

Poco después del incidente, Azul dejó un mensaje en su cuenta de Facebook, junto a las fotos de su boca destrozada por el golpe que recibió: “Esto no viene de hoy, viene de hace muchísimo. Este hombre antes nos amenazó con un cuchillo y ahora con una arma. Este tipo se droga constantemente y siempre busca problemas con nosotros, que vivimos en diagonal a su galpón. Ya no se puede vivir así. ¿O están esperando que mate a uno de nosotros?”.