“Solo soy un trabajador que defendió a su hijo”

“Solo soy un trabajador que defendió a su hijo”

Por primer vez tras la pelea fatal con Diego Torres que lo llevó a prisión, habló Juan Cano. Lo hizo mediante una emotiva y sentida carta. “Los que somos padres saben de qué hablo, ya cansado de esta situación. Cansado de los robos a mis niños y de los robos en mi propiedad. Solo soy un trabajador que se parte el alma todos los días por darle lo que más pueda a mis hijos”, explicó. MIRÁ EL VIDEO CON LA CARTA COMPLETA!!!

Juan José Cano, quien asesinó a Diego Torres en el barrio Yacampis, escribió una dura carta donde relató como se siente, pidió perdón por lo que realizó, y agradeció el acompañamiento de todos los riojanos.

Aquí el video del Programa de Nadia Araya donde lee la carta de Cano:

En las primeras líneas, Cano señaló que “mi familia está pasando por un momento muy difícil. Esto es durísimo para mis niños”, y añadió que “ellos no saben nada de las cosas que hacemos los grandes. Ellos solo saben que su papá no está a su lado como siempre. Ellos eran felices, la gente que me conoce sabe cómo educo a mis hijos”.

“Lamentablemente estoy destruido por esta situación. Ese día no era yo y pido perdón, porque no quería este final”, expresó, y agregó que “los que somos padres saben de qué hablo, ya cansado de esta situación. Cansado de los robos a mis niños y de los robos en mi propiedad. Solo soy un trabajador que se parte el alma todos los días por darle lo que más pueda a mis hijos”. Al mismo tiempo, dijo que “no soy perfecto, por supuesto cometí errores en mi vida, pero vivo para mis hijos y ahora me veo aquí, privado de mi libertad”.

Cano señaló que cuando sus hijos le preguntan cuándo volverá a casa “juro que siento que mi corazón se destruye. Es durísimo esto, pero saco fuerza de donde no la tengo”.

Finalmente, agradeció el acompañamiento de la sociedad riojana, “gracias a todos por el apoyo, a la gente que sin conocerme me escribe cartas y me da mucha fuerza. Gracias a los bocinazos, y también al face. No me quiero olvidar de nadie, ojalá algún día pueda conocerlos a todos y darles un beso y un abrazo. Los bendigo a todos, y un millón de gracias por sacarle una sonrisa a mis hijos con sus donaciones”.