Hay Juicio porque NO cumple con la cuota alimentaria

Hay Juicio porque NO cumple con la cuota alimentaria

Se llama Ezequiel Izurieta, y con una remera que decía ‘que no me dejes ver al Nene tmbn es violencia de género’, anoche se presentó en el Paseo Cultural para ‘escrachar’ a Soledad Carrizo, una de las artistas que exponía en la muestra. Izurieta parece haberse olvidado que existe una Perimetral que le impide estar a 100 metros de su ex pareja. La Policía lo echó del lugar. MIRÁ EL VIDEO!!!

Ezequiel Iturrieta generó un escándalo anoche en la Secretaría de Cultura al presentarse para reclamar que una de las artistas de la muestra no le deja ver a su hijo. Luego de que el caso se viralizace en redes la madre expuso la dura situación que atraviesa por la “falta de responsabilidad e interés” del padre por su hijo.

La policía sacó ayer a Ezequiel Iturrieta de la Secretaria de Cultura tras que rompiera las perimetrales de 100 metros que tiene respecto a Soledad Carrizo, su ex pareja con la que tiene un hijo de apenas cinco años.

El reclamo de Iturrieta se basaba en que la madre impediría el contacto entre él y su hijo, bajo el lema de que “eso también es violencia de género”. Lo que no valoró a la hora de planificar esta acción de protesta fueron las disposiciones legales a las que está sometido por las amenazas contra la vida de su ex pareja.

Si bien el padre denunció posteriormente en un video de redes sociales que la policía lo había patoteado para alejarlo del lugar, los testigos presentes afirmaron que sólo se le comunicó el incumplimiento del cerco de 100 mts. que debe respetar en relación a su ex pareja y se lo traslado a unas cuadras de distancia, sin siquiera salir del casco céntrico.

Luego de que el escrache de Iturrieta llegara a las redes sociales, este fue el descargo de Soledad Carrizo en Facebook:

Ayer mi hijo empezó el jardín. Fui a despedirlo y me emocioné al verlo irse solo dentro del aula, con una madurez y seguridad que sorprenden. Pero no siempre puede demostrar lo fuerte que es, porque aunque me duela debo admitir que hay situaciones de las que no sé cómo protegerlo.

No puedo hacer que su padre tenga un vínculo sano y estable con él, regido por la responsabilidad y el respeto como me gustaría, por eso hoy tenemos un juicio para determinar los regímenes de alimento y tenencia. No, en realidad no, al juicio lo tenemos porque asistió a una sola mediación y luego decidió que “nadie iba a manejarle la vida, ni decirle cuando ver a su hijo”.

Yo tengo tres trabajos, y la semana pasada tuve que esperar con mucho dolor que mi mamá volviera de viaje para poder terminar de comprar la interminable lista de materiales del jardín. Lista que su padre no conoce, pero ante la que seguramente se horrorizaría ya que una cuota de alimentos de $3.000 LE PARECIÓ “MUCHÍSIMO DINERO” . Seguramente para quien no tiene preocupaciones que lo lleven a trabajar de manera estable es mucho dinero, yo que gasto todos los días en comida, actividades recreativas, jardín, ropa, médicos, juguetes, paseos y ahora también en abogados sé que tres mil pesos pueden irse muy rápido de las manos.

A MI YA NO ME IMPORTAN SUS AMENAZAS y por suerte pude olvidarme de la VIOLENCIA que ejerció hacia mi cada vez que me hostigaba y acosaba bajo la excusa de querer volver conmigo para “recomponer la familia”. Nunca acepté porque me pareció extraño que alguien que quisiese tener una familia conmigo amenazara mi vida directamente por que yo no quería, RAZÓN POR LA CUAL TIENE DOS DENUNCIAS Y VAMOS POR LA TERCERA.

Lo que me importa, es que mi hijo no le importe a su padre. Yo nunca quise llegar a esto, jamás lleve adelante ninguna acción que la justicia pueda interpretar como incorrecta y ni se me ocurriría hablar mal de su familia. Pero luego de ver llorar a mi hijo de 5 años un mes seguido en vacaciones porque él desaparecía sin dar motivos si voy a hablar de él.

VOY A CONTINUAR EL JUICIO, para el cual todo lo acontecido ayer en las instalaciones de la Secretaría de Cultura no serán más que nuevas pruebas para determinar que es lo mejor para ese hijo que llevo a dormir todas las noches.

Ayer se acercó hasta una muestra en la que expongo por el mes de la mujer con una remera que decía “No dejarme ver al nene también es violencia de género“. IRÓNICO ¿NO?, en cambio si me parece violento que UNA PERSONA CON DOS ÓRDENES DE RESTRICCIÓN ROMPA LA PERIMETRAL luego de que la última vez que llevó a su hijo de paseo tuve que recuperarlo mediante una denuncia policial.

Deseo que todo esto se solucione, lo deseo con sinceridad porque sé que esto afecta a mi hijo. Pero no voy tambalear en mi objetivo de que la relación que sostenga con su padre sea en un marco de respeto y responsabilidad de todas las partes.
A diferencia de ellos no me interesa generar un debate público sobre algo personal, pero si defenderme y CONTAR LA VERDAD de la situación que vivo con mi hijo.
YO LO VOY A SEGUIR PROTEGIENDO, Y NO VOLVERÉ A EXPRESARME POR ESTO PUBLICAMENTE HASTA QUE LA SITUACIÓN SE RESUELVA EN EL ÁMBITO LEGAL