Una familia destruida por una pelea fatal

Una familia destruida por una pelea fatal

Juan José Cano no soportó que su hijo sea robado y maltratado, y fue a buscar al agresor (Diego Torres) a su casa. La pelea terminó con Torres muerto, y Cano entregándose a la Policía. Esa fue la noticia que durante varios días ocupó todos los medios. Hoy, el caso ya no despierta interés en las Radios y Diarios, pero la familia Cano sigue sufriendo. ‘Cano no come, no quiere hablar con nadie, y amenaza con quitarse la vida’, aseguran.

Dos hechos que se difundieron en la jornada de ayer evidencian el drama que sigue atravesando la familia Cano. En primer lugar, en las redes se viralizó este mensaje:

Ruego compartir el pedido de la familia de Juan José Cano que está preso por el crimen de Diego Torres y necesitan útiles para que los chicos retornen a la escuela ya que se quedaron sin el sustento de su padre. La señora vive por calle Cabo primero Rodríguez al lado del centro de capacitación del barrio Yacampis.

¿Qué pasó con las áreas competentes del Estado que debían contener a la Famila Cano? ¿Dónde está Derechos Humanos? ¿Dónde está Desarrollo Social?

Por otra parte, fuentes policiales confirmaron que Cano se encuentra en una profunda depresión, y su comportamiento fue detectado por autoridades de penitenciaría que denunciaron su estado de salud. “no come, no quiere hablar con nadie, delira y amenaza con matarse constantemente”, dijeron.

Cano quedó alojado en la Alcaldía cuando fue detenido y había sido trasladado al Servicio Penitenciario pero por problemas de salud, debió volver a las instalaciones de la Alcaldía.

Se solicitó una junta médica, con el fin de conocer su estado de salud física y también emocional ya que temen que puede atentar contra su vida.