El debate que sacude a la sociedad riojana

El debate que sacude a la sociedad riojana

Durante la jornada de hoy Juan José Cano declarará ante el Juez, argumentando emoción violenta por el asesinato de Diego Torres. En pocas palabras dirá: ‘fui a ver por qué hostigaban a mi hijo, me agredieron y me defendí, pero no quería matarlo’. ¿Qué debe primar el juez? ¿Las innumerables veces que Cano y su familia fueron víctimas de los delitos impunes de Torres? ¿O el desenlace final, que lo tiene a Cano como Victimario? Si vos fueses el Juez… ¿Qué pena le darías? ENTRÁ Y VOTÁ.

Redacción de RiojaLibre

En esta nota te proponemos dos preguntas:

Dependiendo de la perspectiva con la que se analice el caso, la sociedad se divide entre quienes piensan que -pese a todo- Cano es un asesino que mató a un joven de 18 años; y quienes creen que Cano es víctima de una de las tantas familias de delincuentes que habitan en La Rioja, y ante la complicidad de la Policía, definió hacer Justicia por Mano Propia.

Si uno ve estas fotos, es difícil situarlo a Cano en el rol de víctima:

Ahora bien, si uno ve el siguiente video o lee la primer nota de RL que contó la versión de la Familia Cano o la declaración indagatoria que Cano brindó ante el Juez, el acusado termina siendo una víctima no solo de los delitos de la familia Torres, sino de la inactividad e incapacidad de la Policía:

El hijo a Cano: “gracias Papi por lo que hiciste”

El hijo a Cano: “gracias Papi por lo que hiciste”

Luego de hablar con varias fuentes, entre ellos vecinos del Barrio, en esta nota te presentamos lo que todavía nadie te contó: la otra campana del asesinato de Diego Torres. ¿Por qué Cano fue a su casa a buscarlo? ¿Qué lo motivo? Te contamos todos los detalles de una historia que comienza el 9 de Julio mientras se festejaba un cumpleaños en la familia Cano. Hablamos con la mujer de Cano. Punto clave: la inactividad cómplice de la Policía.

Redacción de RiojaLibre

El Martes cerca de las 14:00hs Juan José Cano fue a la casa de Diego Torres, y tras una pelea le asestó dos cuchillazos que terminaron con su vida. A partir de allí, muchas versiones trascendieron, pero en esta nota te detallamos paso a paso lo que sucedió, qué fue lo que motivó a Cano a que tenga semejante ataque de furia contra Torres.

Para entender el enfrentamiento hay que remontarse al 9 de Julio de este año, cuando se festejaba un cumpleaños en la casa de la familia Cano. Uno de los chicos invitados, llamado Ismael, va a comprar una Gaseosa al Kiosco, y vuelve llorando y asustado, con el cuello cortado. El chico cuenta que un joven lo había agredido y amenazado. Ese joven era Diego Torres. Se hace la denuncia correspondiente, pero la policía no detiene al agresor.

Diego Torres

Vale agregar que las familias Cano y Torres viven a solo 200 metros de distancia, por lo que se cruzan cotidianamente. Según la familia Cano, a partir de esa fecha, el hostigamiento de Diego Torres al hijo de Juan José cano, creció paulatinamente. En el medio, se produce el robo de una moto de la familia Cano, que apunta a Torres.

Siempre molestaban, agredían, amenazaban y asaltaban, es una cosa de todos los días, y cuando presentamos la denuncia, nunca pasa nada“, asegura a RL la mujer de Cano, quien luego agrega: “un día Cano fue a defender a su hijo luego de uno de los tantos ataques de Torres, y Torres y sus amigos lo increparon con un cuchillo a mi marido”.

Juan José Cano es Albañil, se levanta todos los días a las 6 de la mañana para cumplir con la jornada laboral de de 7 a 13, vuelve a su casa a almorzar, y luego -de 18:30 hasta las 22hs- retorna a otra actividad laboral con su hijo. Su hijo tiene 13 años, estudia por las mañana y trabaja con su padre a la tarde; es un estudiante ejemplar: participó de las últimas olimpiadas de matemáticas.

Juan José Cano

El martes 1 de Noviembre, Cano regresa del trabajo y manda a su hijo a comprar pan. El menor se se cruza con Diego Torres, quien lo vuelve a hostigar (‘te voy a pisar el coco’) y lo amenaza con un arma blanca. Luego de esa amenaza, Torres -en evidente estado bajo efectos de estupefacientes- agrede a otro sujeto. El hijo de Cano vuelve corriendo a su casa, sin el pan. Al ser consultado por su padre, cuenta lo sucedido.

Un dato importante: Cano va a la Comisaría y hace la denuncia, y Cano le aclara a las fuerzas policiales que Torres todavía permanecía en el Kiosco. La Policía no actúa. 

Mientras Cano hace la denuncia, Torres intenta robar un Camión de Gaseosas, a cargo de Wilson Tobares. Se cruzan Cano y Torres, y el clan Torres lo agrede con piedras a Cano. Fue entonces, que al llegar a su casa -y presuntamente tomar el Cuchillo- luego decide ir hasta el domicilio de Torres y se producen las agresiones mutuas, que terminan con el desenlace fatal de Diego Torres.

Solo Cano sabrá si tenía en la cabeza llegar hasta las últimas consecuencias, como finalmente sucedió, o si solo pretendía dar un ‘correctivo’ a quien hostigaba a su hijo. Cuando Cano decide entregarse a la Policía, recibió una frase de su hijo que se le quedará guardada mientras esté en prisión: “gracias Papi por lo que hiciste”.

La defensa de Cano se basará en que lo sucedido el martes no es producto de un caso aislado, se venía pidiendo la asistencia de la policía y nadie hacía caso. La propia hermana de Torres confiesa que su hermano se drogaba todo el día y cometía delitos. “Cuando se habla de que mucha gente fue a la casa de Torres, es porque a Cano lo apoyaron muchos vecinos que también padecían a Diego Torres”, aseguran desde la defensa.

Seguramente, se va a encuadrar la defensa de Cano en la falta de asistencia del Estado en estos casos. Por otra parte, según pudo averiguar RL, se pedirá al Juez de instrucción que brinde resguardo a la casa de la familia de Cano, ya que existen amenazas concretas de incendiar la vivienda de su familia.

Cano se puso a disposición de la Justicia, y su defensa pedirá que se tome el contexto completo de lo sucedido, no el hecho puntual. Ayer, el abogado visitó a Cano al servicio penitenciario: “estaba devastado”, aseguró.

Emotiva e impactante declaración indagatoria

Emotiva e impactante declaración indagatoria

El principal imputado por el asesinato de Diego Torres en el Barrio Yacampis, declaró ante el Juez, dando su versión de los hechos. Aseguró que en el momento puntual de la muerte de Torres ‘me nublé, pensé que le había pegado en el brazo’. Entre lágrimas, miró a los ojos al Juez y le dijo: “la vida de mis hijos está en sus manos”. Cantó contó todos los detalles del hecho. Su defensa pide la Libertad. 

Redacción de RiojaLibre

Este jueves, Juan José Cano y su hermano Miguel llegaron al juzgado de instrucción ubicado en Pelagio B. Luna, pasados unos minutos de las ocho y media de la mañana; y -tal como te anticipó ayer RL- no se abstuvo de declarar, sino que por el contrario, contó en detalle todo lo sucedido.

Juan José Cano en el momento de su Declaración Indagatoria

Se trató de una indagatoria que parecía la declaración de una víctima, y no del autor material del asesinato. En un momento, Cano miró a la cara al Juez y le dijo: “la vida de mis hijos esta en sus manos”. Los ojos vidriosos dominaron la escena y la emoción se apoderó del lugar.

Se pudo ver a un Cano totalmente devastado y emocionado. Afuera, una manifestación pedía su Libertad.

Juan José Cano contó con detalle todo el hecho, y ahora quedará en manos del Juez definir cuál es el grado de su culpabilidad. Cano no dudó en desvincular al resto de los imputados (recordemos que hay cuatro detenidos más), haciéndose cargo del hecho.

Cano hizo hincapié en dejar en evidencia una incompetencia y desidia policial alarmante, siendo la causa principal que origina todo lo sucedido.

Respecto al momento puntual en el que da muerte a Diego Torres, Cano aseguró que se nubló: “no era yo, creí que le había pegado en el brazo”.