Increíble: impunidad en su máxima expresión

Increíble: impunidad en su máxima expresión

El Perito confirmó que desapareció el paragolpes del auto que conducía Diego Pedraza cuando atropelló y mató a Carlos Izaroque. Se trata de una prueba fundamental. Provoca bronca e impotencia que el padre de Pedraza es el titular de Vialidad. “En las fotos que se tomaron esa noche el paragolpes del auto no está desprendido del mismo”, disparó el Perito.

Diego Matías Pedraza (18), a bordo de un auto marca Renault circulaba por la avenida Félix de la Colina de este a oeste y al llegar a la intersección con Olsacher colisionó con una moto Motomel 150cc. en la que circulaba Carlos Irazoque. Como consecuencia, el motociclista falleció pocos días después en hospital.

Pedraza quedó imputado por homicidio culposo, aunque quedó el libertad debido a que el juez considera que no existe riesgo procesal.

Al respecto, Diego Romero, perito de parte de la querella, contó en Radio Fénix que el día que fueron a hacer la inspección de los vehículos siniestrados, en primer término no aparecían las llaves del auto que conducía Pedraza y luego se advirtió que tampoco estaba el paragolpes.

“El paragolpes es una pieza de fundamental importancia para la causa, para ver como toman contacto ambos vehículos, analizar marcas, golpes, deformaciones presentes y con ello poder determinar quién fue el embistente y quien el embestido, además de conocer como fue la dinámica del hecho”, explicó el perito y remarcó que si no aparece este elemento se está perdiendo muchísima información.

Por el momento, la querella solicitó al juez de instrucción que se busque dicho elemento y que sea entregado para poder realizar el estudio pertinente. En caso de no aparecer, solo se podrá hacer la pericia con el material fotográfico que obra en la causa. En este sentido, Romero resaltó que lo extraño es que en las fotos que se tomaron esa noche el paragolpes del auto no está desprendido del mismo y cuestionó la cadena de custodia: “alguien violó esa cadena, algo falló”, lanzó.