Golpearon a dos policías pero recuperaron la Libertad

Golpearon a dos policías pero recuperaron la Libertad

Otra vez el Diputado por Vinchina, Ariel Oviedo, queda envuelto en un fuerte escándalo, esta vez por el accionar de sus hijos. Dos hijos del diputado fueron demorados el Domingo a las 5 de la madrugada luego de golpear a dos policías, entre ellos una mujer, en un boliche. Denuncian que hubo presiones para que el Juez ordene la libertad de los detenidos.

“Los pibes se agarraron a piñas con otros chicos en el boliche Podium, los policías fueron a separar y les empezaron a pegar sin mediar palabra”, detalló una de las fuentes.

Según explicaron las fuentes, los detenidos fueron identificados como Joaquín Emanuel Oviedo y Rafael Leonel Oviedo, de 25 y 29 años, respectivamente, ambos con domicilio en Vinchina.

Los hermanos Oviedo fueron demorados por infracción a los artículos 32 y 34 del Código de Faltas, y quedaron alojados en la alcaldía de la comisaría de Villa Unión, a disposición del segundo jefe de la dependencia. Según las fuentes, tenían antecedentes por agredir a policías.

Hijos del poder

Una de las fuentes consultadas dijo que vio a Ariel Oviedo en la comisaría intentando que los liberen, pero que la petición fue rechazada por la policía. “Los dos jóvenes incluso amenazaron a los policías y les dijeron que no saben quiénes son ellos y del poder que tienen“, indicaron las fuentes.

Los policías formalizaron una denuncia por lesiones, pero hasta el cierre de este artículo, según las mismas fuentes, el juez Andrés Romero no había formalizado la detención y dijo que iba a ver lo que hacía, que tenía que estudiar el caso.

“Todos especulan con que Oviedo va a presentar un recurso de hábeas corpuspara que los liberen, porque están detenidos por dos faltas contravencionales, pero desde la comisaría ya notificaron al juez, que debería imputarlos por lesiones y atentado y resistencia a la autoridad“, advirtió una fuente judicial, que pidió extrema reserva de su identidad.

Los heridos

Los policías eran parte de un grupo de cinco uniformados que estaban cumpliendo tareas adicionales en el boliche. El jefe del operativo era el oficial Maximiliano Luna, uno de los que terminó herido.

Según el parte médico al que accedió EL FEDERAL, el oficial Luna sufrió “un hematoma en el ojo derecho, un rasguño en rostro, sangrado nasal y escoriaciones en un dedo de la mano izquierda”.

La otra herida es una mujer, la suboficial Flavia Tejada, quien terminó con un “hematoma en el ojo derecho”, además de una posible lesión en el hombro derecho.