A Mario Rearte lo atacaron en la puerta de M&M

A Mario Rearte lo atacaron en la puerta de M&M

Hoy, Mario Alberto Rearte está vivo de milagro; y no es una simple frase, sino una realidad. Pese a que en el 95% de los casos de las personas que reciben una herida en el corazón no sobreviven, un riojano pudo quedar entre ese exiguo porcentaje de sobrevivientes. Rearte tiene 31 años y fue apuñalado en el corazón en un hecho registrado el 23 de febrero en M&M.

El pasado miércoles, el joven que recibió más de treinta puntos de sutura en la zona del corazón fue dado de alta del hospital Enrique Vera Barros y continúa con su recuperación en su casa.

“Es una nueva oportunidad que me dio la vida. Tengo que pensar que voy a hacer desde ahora”, dijo el joven, quien además indicó que hoy fue a realizarse placas y el jueves tiene que volver al hospital para conocer el parte médico.

“Estoy bien, tengo dos meses de reposo”, agregó y mostró su preocupación por las secuelas que le dejará la lesión.“No sé cómo voy a quedar de salud para volver a trabajar, no voy a ser la misma persona”, se lamentó.

Pese a ello, Mario destacó la importancia de haber sobrevivido a tremenda herida y resaltó que “es un milagro que esté hablando con ustedes”.

Por su parte, la madre del joven, Nelly, también habló sobre la salud de su hijo. “Va evolucionando bien. Damos gracias a Dios porque está vivo, y que está con nosotros”, recalcó y agregó: “lo demás lo lucharemos de a poco”.

En ese sentido, la madre indicó que los médicos le dijeron que la vida de él no va a ser la misma. “Se tiene que cuidar muchísimo, no podrá hacer esfuerzos grandes y también tendrá que cuidarse con las cuestiones emocionales”, completó.

Cabe recordar que el joven de 31 años, identificado como Mario Alberto Rearte, recibió una terrible herida tras ser apuñalado en la zona del corazón. El hecho ocurrió en la madrugada del sábado 23 de febrero, cuando se encontraba con sus dos hermanos, a quienes había ido a buscar a la salida del local bailable MyM.

Según explicó en su momento Ramón Rearte, el padre de la víctima, iban por calle Pamplona en el barrio Unión y Fuerza, a cuatro cuadras de su casa, cuando fueron atacados por otro grupo de jóvenes, quienes los agredieron. En ese marco, Mario recibió una puñalada en la zona del corazón.