Miriam pide ayuda a gritos: ‘no quiero ser otra Deolinda’

Miriam pide ayuda a gritos: ‘no quiero ser otra Deolinda’

Mariana Ocampo (foto) denunció que su ex pareja, Diego Olivera, sargento de Policía provincial, fue condenado a tres años y seis meses por violencia de género, estuvo detenido en Bomberos, y al salir en libertad la semana pasada, volvió a las amenazas contra ella y sus hijos. “Quiero que me garanticen la seguridad. Duermo intranquila, constantemente con miedo. Pido que me garanticen seguridad”, rogó públicamente.

La víctima comentó que ni bien recuperó su libertad, Olivera se comunicó con ella y la amenazó de muerte, por lo que pide garantías a la justicia.

La mujer siete años casada con Diego Olivera, sargento de la policía, quien durante ese lapso ejerció violencia física y psicológica.

Detalló que empezó a pedir ayuda cuando comenzaron los golpes, ya que primero la violencia fue solamente psicológica, al mismo tiempo que llegó a ser apuntada con el arma reglamentaria, ella y sus hijos, y que en una ocasión la dejó encerrada todo un día en el baño.

“Solo recibí ayuda después de realizar la denuncia en violencia de género, ya que en la policía no me daban ayuda”, remarcó, y aseguró que hizo doce denuncias.

El caso fue elevado a juicio, donde lo condenaron a tres años y seis meses de prisión, por lo que estuvo detenido en bomberos, uno de los beneficios asignados a los policías que se encuentran con causas penales y con sentencias de prisión efectiva.

Sin embargo, desde la semana pasada ya salió en libertad y desde entonces, la mujer vive con miedo.

“Dijo que iba a salir y les iba a dar una sorpresa a mis hijos”, denunció y reclamó porque “no me informaron con anticipación de la liberación”.

“Quiero que me garanticen la seguridad. Duermo intranquila, constantemente con miedo. Pido que me garanticen seguridad”, completó.