Una joven riojana contó una experiencia paranormal

Una joven riojana contó una experiencia paranormal

La historia es contada en la página “Historias y Mitos Riojanos” por una mujer de La Rioja y que narra la experiencia paranormal que vivieron los presos de una cárcel, sin aclarar si se trata de la penitenciaria local. El relato es una de la publicaciones más vistas en la página que cuenta historias de distintas experiencias de terror en la provincia.

El relato:

Mi mamá es una persona que siempre ha visto y escuchado de todo mas en su oficio. Esta vez los que se iban a llevar él susto eran los Reos. Una vez nos contó que estaba de turno y esa noche habían como cinco presos en el calabozo.

Eran casi las dos de la mañana cuando ella y su compañero de turno escucharon a los reos gritar y sacudir la celda. Ellos se acercaron a ver que pasaba y estos le pedían por favor que les encendieran la luz, que se escuchaba un llanto de un bebé. A lo que ellos no creyeron, se fueron nuevamente a la guardia y se volvió a escuchar los gritos y llantos desesperados de estos. Nuevamente ambos se van al calabozo y los alumbran a todos, estos estaban abrazados contra la pared mirando hacia la ventana donde según ellos provenía el llanto del bebé.

Al verlos tan asustados, incluso algunos se habían hecho pis encima, decidieron encenderles la luz para que estos durmieran tranquilos. Se retiraron del lugar y a los minutos el grito vuelve a escucharse, otra vez ambos van a ver que sucedía, la luz estaba apagada pero esta vez ambos lograron escuchar el llanto de un bebé que provenia de adentro de la celda y los reos estaban todos contra la celda, gritando y sacudiendo, pidiendo por favor que los sacaran de ahí.

Era tanto él miedo que estos tenían que le pidieron dormir en cualquier lugar, que se portarían bien. Así fue que estos chicos pasaron la noche en la cocina en silencio pues esa noche había sido terrorífica para ellos.

La segunda historia o anécdota se trata de un reo que había sido arrestado por un violento asalto en el cuál la víctima había perdido un ojo. Este sujeto había sido llevado a una celda en la cual ninguno de los otros presos quería compartir con él pues se rumoreaba que él de noche se transformaba. Por lo violento que este era se había decidido dejarlo solo en una celda pero ella nunca va olvidar que por las noches este sujeto se “transformaba” así como los demás presos comentaban.

De noche se escuchaba que hablaba tan fuerte que no les permitía a sus compañeros del calabozo vecino dormir y no era sólo eso, si no que este al hacerlo lo hacia en otro idioma, en un lenguaje que según ella describía parecía arameo o algo parecido al de las películas de terror. Además decían que este hablaba con alguien, se reía, se enojaba y su timbre de voz podía cambiar de muy grave hasta la voz de un niño. Otros de los presos decían que este de noche flotaba en el aire que sus ojos se cambiaban a un color rojo y así una infinidad de cosas.

Ella recuerda la transición de voz que este hacia y también que los reos de la otra celda de noche dormían abrazados si es que dormían. Porque aveces se tornaba tan insoportable escucharlo, tenían miedo y según ellos este de noche hablaba con él diablo.