Fin de la Fidelidad: estudio científico determina cuántas parejas sexuales hacen falta para ser feliz

Fin de la Fidelidad: estudio científico determina cuántas parejas sexuales hacen falta para ser feliz

Tener relaciones sexuales, tanto para los hombres como para las chicas, es uno de los aspectos más importantes para lograr la felicidad y el bienestar. Sin embargo, también suele ser un problema, que nos quita el sueño. Las estadísticas consultadas incluyeron datos sobre comportamiento sexual y calidad de vida de 16 mil adultos norteamericanos (casados, solteros, divorciados, viudos y separados).

Por muchas razones, muchas personas viven su sexualidad no a favor de su vida sino de maneras más bien complicadas, con temores, culpas y prejuicios, sin darse cuenta de que se trata de una actividad para disfrutar con la misma felicidad que alimentarse saludablemente o hacer ejercicio. La sexualidad es parte de la energía de la vida.

Dos economistas, David Blanchflower y Andrew Oswald, que se especializaron en la relación de Economía y con el comportamiento humano, investigaron la relación entre sexualidad, nivel socioeconómico y felicidad, buscando las variables de esa delicada fórmula del bienestar personal.

Las estadísticas consultadas incluyeron datos sobre comportamiento sexual y calidad de vida de 16 mil adultos norteamericanos (casados, solteros, divorciados, viudos y separados).

Entre otras observaciones, los investigadores encontraron que ese adulto norteamericano:

+ Tiene en promedio dos o tres relaciones sexuales por mes.

+ Los casados o en pareja tienen más relaciones sexuales que los solteros o los divorciados.

+ El sexo es un factor de felicidad más importante entre las personas con niveles educativos elevados que entre quienes tienen poca educación formal.

+ Las mujeres con mayor nivel educativo tienden a tener menos compañeros sexuales.

+ El número ideal de compañeros sexuales que una hombre o una mujer para ser feliz por año es 1. Según este análisis, basta tener un compañero o compañera sexual en 365 días para que una persona se sienta satisfecha y feliz al menos con respecto a su sexualidad.