El Gobierno Nacional aniquila la producción local

El Gobierno Nacional aniquila la producción local

La política económica del Gobierno Nacional sigue aniquilando a la industria local. La empresa Alpargatas, con más de cien años, que nació en la Argentina pero que después pasó a ser de capitales brasileños y que hoy es dueña de la marca Havaianas y Topper en la Argentina, dejó de operar en el mercado textil local, donde producía denim, el material con que se hacen los jeans, y otros artículos.

«Con la transferencia real de estos activos a sus respectivos compradores, que serán efectivizadas el 1 de octubre, Alpargatas Argentina deja de trabajar en el segmento textil», informó la empresa a la Bolsa de San Pablo, en Brasil.

Esta compañía -que es controlada por el holding brasileño Itausa entre otros accionistas- se desprendió de tres plantas y una desmontadora de algodón por US$ 14 millones. Todas las instalaciones estaban con los días contados, ya que la compañía o las había cerrado o planeaba hacerlo.

Se informó que las filiales que Alpargatas tenían en Corrientes y Chaco, donde operaba la desmontadora, pasaron a manos de la argentina Marfra. Tenía 30 empleados, mientras que la planta de Florencio Varela -que ya había sufrido un ajuste de personal el año pasado- fue vendida a Cladd Industria Textil Argentina.

Como se recordará, la subsidiaria de Catamarca, que contaba con 112 empleados, pasó a manos de Fibran Sur, también de capitales argentinos. Allí se fabricaban repasadores, trapos rejilla, franelas y otros tipos de productos de limpieza de la marca Media Naranja.

En este caso, la situación de esta planta era delicada y Fibran Sur consiguió que el gobierno de Catamarca se haga cargo del salario mínimo de los nuevos trabajadores que tomen y, además, la compañía ingresará al programa Transformación Productiva, que contempla que el Estado Nacional pague un salario mínimo por cada empleado actual por seis meses.

Pero además, la crisis económica de los últimos años en la Argentina provocó que la empresa también haya vendido el 22,5% de la unidad de negocio relacionada con la marca Topper en el país y en todo el mundo al empresario Carlos Wizard Martins.

LAS MARCAS WRANGLER Y LEE CIERRAN SUS FÁBRICA Y TODOS SUS LOCALES

La crisis económica una vez más golpea a la Argentina. Esta vez las marcas Wrangler y Lee, con presencia desde hace más de 20 años en nuestros país cierran su fábricas. Ambas se van de la Argentina.

Se trata de las marcas que pertenece al holding VF Corporation, que también dejaría otros países de la región con su negocio del denim (mezcla de tejido empleado en la ropa de trabajo), en medio de un esquema de reorganización global, según se pudo saber.

De acuerdo a información generada desde el INDEC, la cantidad producida de ropa cayó 15% en mayo en comparación con igual mes del año anterior, a la par de la producción de hilados y tejidos, principal insumo del sector de indumentaria, que cayó un 13.8% en el período.

Al cierre de las marcas Wrangler y Lee, en las últimas horas se supo que Alpargatas deja también su negocio textil local y sólo se queda con una planta de calzado en Tucumán.

El caso de VF Corporation, es el holding gigante que también es dueño de The North Face y otras muchas marcas globales, las que ese ofrecían con un 40% de descuento en los últimos días y horas después a mitad de precio y terminaron liquidándose a irrisorios $500 por unidad.

Lamentablemente y con la profundización de la crisis en la Argentina, pocos días después se confirmó que ambas marcas de VF dejan el país y cierran todos sus locales (unos 30, en total), algo que ya pasó esta semana en los principales shoppings y otros puntos de venta que tenían en la ciudad de Buenos Aires y zona norte del GBA.

Pudo saberse además que junto con el cierre de los locales, también se bajaría la persiana de la planta que produce los jeans de VF en Benito Juárez, en Buenos Aires, donde trabajan unas 50 personas, mientras que trascendió que en principio, VF Corporation mantendrá en el país otras empresas que no son del rubro del denim, como Timberland y Vans.

Indumentaria y calzado sigue en baja

Las empresas del sector ropa y calzado están entre las más golpeadas por la crisis económica y la caída en el consumo, entre ellas marcas como Legacy, Wanama, Ayres, AY Not Dead entraron en concurso, mientras que Grimoldi presentó la semana pasada un procedimiento preventivo de crisis y otras, menos conocidos —que fabrican a terceros—, cerraron, como el caso de Sport Tech, que fabricaba para Adidas, Puma y Nike, y la fábrica de trajes Agrest.